martes, 8 de diciembre de 2009

PUEDES SER ARTESANO O ARTISTA, PERO ESO NO TIENE NADA QUE VER CON LA POPULARIDAD

Hace ya bastantes años vi por televisión una película que me sorprendió gratamente, y que no me importaría revisitar.

La película era Algo en que creer (1984) dirigida por Glenn Jordan, quien al parecer ha desarrollado su carrera prácticamente en el medio televisivo, ya que sólo tiene otras dos películas. El film está basado en una obra teatral de Bill C. Davis escrita cuatro años antes y que él mismo se encargó de adaptar para la pantalla.

Os copio el argumento extraído de la red: Un sacerdote católico sufre una aguda crisis personal cuando a su parroquia llega un joven seminarista. El párroco, acostumbrado a atraer a la iglesia a sus acomodados feligreses con bromas y sin entrar en temas cruciales, ve amenazado su estatus por la rebeldía del joven, que intentará concienciar al sacerdote para que vuelva a ejercer su ministerio con honestidad.

El sacerdote católico que sufre esa crisis está interpretado por el "buscad vosotros el epíteto laudatorio que prefiráis" actor Jack Lemmon. En el papel del joven seminarista se encontraba el actor Zeljko Ivanek, al que debo confesar que no recuerdo haber vuelto a ver, pero que no estaba nada mal, y su presencia no empequeñecía frente a un gigante como Jack Lemmon.

La película podía tal vez tener cierta factura televisiva, o notársele un poco su origen teatral, pero tenía también algunas ideas de guión francamente buenas. Su inicio me pareció arrollador, un buen ejemplo de cómo atrapar al espectador nada más empezar la historia.

Un joven con ropa deportiva (viene de hacer footing) entra en la iglesia cuando Lemmon está dando su misa dominical, interrumpe al sacerdote y le pregunta por qué las mujeres no pueden ser sacerdotes aprovechando un comentario de Lemmon desde el púlpito. Obviamente, los feligreses miran con malos ojos a ese joven no sólo vestido inadecuadamente, sino que se atreve a cuestionar a su "querido" párroco. Pero los argumentos que expone el joven deportista hacen ver a Lemmon que no está frente a un simple provocador. Y no será tanta su sorpresa cuando descubra que el joven tiene vocación sacerdotal, y va a ser su "pupilo".

Y el tema de la película me parece a mí que enlaza directamente este post con el que colgué ayer sobre Barry Windsor Smith, John Buscema, Jack Kirby y esos dos artistas de los que tanto me han oído hablar mis allegados.

Ivanek tiene la vocación de la que Lemmon carece, ya que fue "direccionado" desde su juventud para ser sacerdote. Él no tiene la llama, o la "visión" de la que hablababa Windsor-Smith. El joven sacerdote sí la tiene, en cambio. Pero no es una visión agradable, no es algo que tal vez quieran "conocer" sus feligreses.

La diferencia que hay entre ambos religiosos es la diferencia que hay entre el artesano y el artista, entre el que cree en aquello que hace y aquel que lo hace mecánicamente por muy bien que lo haga.

El título original de la película, Mass Appeal (Popularidad) hace notar la diferencia que hay también en el modo en el que ambos hombres actúan. Lemmon no quiere "molestar" a su "público", recibe regalos de ellos (genial el detalle de guión que hace notar el "alcoholismo" de Lemmon mediante los regalos de su parroquia), les reconforta, no quiere agitar sus conciencias... y está contento con el hecho de que le sean "fieles". Su joven discípulo, en cambio, quiere hacerles "sentir", "pensar", cuestionarse por qué están ahí, por qué son como son y lo que es más importante, qué podrían ser.

Hace muchísimos años que no he vuelto a ver esta película. De hecho, no recuerdo en qué año la vi. Pero como podéis ver me dejó una fuerte impresión.
Tal vez no sea todo lo buena que me pareció en su momento u os hago creer en este post. Y a lo mejor no resiste un segundo visionado por mi parte o un primero por la vuestra. Pero prefiero pensar que es una buena película, y mientras tanto, tengo algo en que creer hasta que vuelva a verla.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Curioso. Zeljko Ivanek es un actor de mucho prestigio en Estados Unidos. Sale mucho en series de televisión en papeles pequeños pero con enjundia. En Homicide era un fiscal de distrito. En El Ala Oeste era un peso pesado republicano en el congreso, y tenía importancia en los episodios en que John Goodman se hacía cargo de la presidencia. La última vez que lo he visto ha sido en True Blood, donde interpretaba a un magistrado vampiros en una escena memorable por lo siniestra.
Esta Mass Appeal la vi hace muchos años, pero no recordaba quién hacia del cura joven.

Humberto dijo...

Zeljko Ivanek también participó de manera brillante en la primer temporada de "Damages" donde no solo no se empequeñeció oficiando de contrapunto de la genial Glen Close sino que por momentos la llegó a eclipsar.
Excelente comentario acerca del film.

David dijo...

Vale. Gracias por la información. La película la vi hace tanto que no recuerdo ni la cara del joven. Me alegro de que siga trabajando como actor. No recuerdo su aspecto pero me dejó grata impresión. Y bueno. Gracias por vuestros comentarios.

Nemo Nadir dijo...

Yo no la he visto, pero a tenor del argumento el título original debe de ser un juego de palabras, no?

David dijo...

Sí, Nemo. Supongo que es un juego de palabras y confieso que yo no había caído. Mass Appeal puede traducirse bien por "popularidad" como yo he hecho, o por "llamada a misa". En fin... Gracias por notar el detalle.

abril en paris dijo...

Tambien la recuerdo y como Jack Lemmon es otro de mis favoritos no he podido olvidarla..me ha bastado ver el cartel y tu resumen.
Tampoco sé si ahora me gustaria tanto pero cuando la ví por primera vez me emocionó porque tiene más que ver con la honradez y el temor al hombre que nos vuelve cobardes , con la fé en la gente que solo lo religioso.
Me ha gustado encontrar ésta entrada.

Siempre pensando en lo bueno...:-)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...