jueves, 9 de febrero de 2012

LA AFORTUNADA (Y MALTRATADA) NIÑERA.

Supongo que todo el mundo ha oído alguna vez el tema de The Loco-Motion... Se han hecho muchas versiones y es una canción bastante popular. os suena, ¿no?

Lo que igual no sabéis es su curioso origen. La canción está escrita por la pareja que  por aquel entonces (año 1962)  era   además matrimonio de  Gerry Goffin, que se encargaba principalmente de las letras,  y Carole King,  que se encargaba de la música ( y sí, es esa Carole King, claro). 



Eva Boyd (la chica a la que podéis ver en el primer enlace, o en la imagen de al lado) era la canguro de tan singular pareja (incluso esos melenudos dijeron que aspiraban a ser los Goffin y King de Gran Bretaña), y por lo visto, les cayó en gracia,  así que grabaron esta canción inspirándose en su forma de bailar y ella cantó en la maqueta, que fue la que finalmente apareció como sencillo con el nombre artístico de Little Eva.

Pero la pequeña Eva Boyd no sólo sirvió de inspiración para ese tema, sino para otro menos conocido. 
Resulta que la chica tenía un novio que no debía ser buena pieza... así que aparecía por casa de la pareja de compositores con un ojo morado un día y al siguiente el otro.  El matrimonio le debió decir que cómo toleraba ese comportamiento... y ella les soltó que su chico lo hacía porque la quería (así es el amor; esto pretende ser ironía, por si alguien lo duda)...

A Goffin y King no les hacía falta mucho más para escribir un tema, así que de ahí salió  "él me pegó (y fue como un beso)"

No lo interpretó Little Eva, sino The Crystals...  Lo otro hubiera sido demasiado sangrante, ¿no?... 

Ahora en la wikipedia podéis leer que si la producción de Phil Spector y sus arreglos no daban ironía o un punto satírico a la canción (¿¿??), sino que contaba la historia tal cual, como si el chico maltratador no hubiera hecho nada malo. Claro, como Phil ha acabado como ha acabado, por lo visto ya se estaba curando en salud.

Y leo también que la canción recibió protestas por verse como algo que alentaba el maltrato, y que por ese motivo no tuvo mucho éxito. No me creo nada de nada. En serio. Esto de reescribir la historia...

Me da que si no tuvo éxito fue probablemente porque aunque no está mal,  tampoco es un pedazo de canción como   Da Doo Ron Ron  (también de las Crystals; pero no de Goffin y King; bueno, en realidad tampoco es de las Crystals; pero eso es tema para otra entrada).

Añadido: Esta entrada viene originada por un intercambio de opiniones que tuve con abril en paris a causa de un tema al que ella hace referencia aquí.

Añadido II (Fe de prejuicios y desconocimiento): Dicen que rectificar es de sabios y todo eso... Así que debo aclarar una cosa. La wikipedia no debía mentir sobre el motivo de por qué no fue radiada y yo debía haberme informado mejor. Mis disculpas. 
Un amable comentarista nos aclara que:  "Lo de que He Hit Me fracasó por su temática se viene diciendo desde hace décadas. De hecho, y cito la Historia del Rock publicada por entregas en El País en 1986 a propósito de Phil Spector "tuvo (...) enfrentamientos con las emisoras de radio. Por ejemplo, le obligaron a retirar He Hit Me, un disco de las Crystals, por una leve referencia masoquista." "

lunes, 6 de febrero de 2012

TERCERA TEMPORADA DE MISFITS: A) SÍ, SUPERHÉROES o B) CÓMO ENVEJECÍ MÁS DE 20 AÑOS EN APENAS UNOS MESES...



La serie es buena cuando aparece el de en medio
(aunque no sólo por ese motivo).
Dice Jero en su última entrada  que está enamorado de los super-héroes. Es por eso que a pesar de definir Misfits como "...una chorrada divertidísima que no puede ser tomada en serio..." en su original reseña sobre la serie,  sabemos que la disfrutó con ganas.


El amigo que no sólo me recomendó sino que me  proporcionó la serie, es otro enamorado de los super-héroes (de un melenas rubio cachas especialmente; cuánto homosexual reprimido entre este tipo de lectores) y pensaba que " el balance de la tercera temporada (...) es muy positivo. De nuevo, la serie creada por Howard Overman rebosa imaginación, mala leche, humor destroyer y sorpresas, y se revela como un verdadero exponente de lo que debería ser una historia de superhéroes..."


Yo hace tiempo que perdí  ese lovin' feeling por el género de los tipos en pijama...  En realidad, por cualquier género... Lo cual no impide que disfrute como un enano de cualquiera de ellos cuando la ocasión lo requiere. 
Es por esto que me lo pasé genial con las dos primeras temporadas de Misfits. Una serie fresca, original (sí, me da igual que volviera sobre temas que ya estaban más que vistos en los tebeos), divertida, gamberra y que en ciertos momentos (el episodio lácteo, por ejemplo) me hacía revivir la sensación que tenía cuando leía tebeos como los de La patrulla X de Claremont y Byrne (tebeos que también habían leído los guionistas de la serie, claro).  


Entonces, ¿por qué esta tercera temporada me ha parecido aburrida, gastada y que no daba más de sí y no estoy interesado en ver una cuarta?


Puede que porque vuelve sobre lo mismo, no aporta nada nuevo y creo que la serie ha perdido totalmente esa "frescura" (que no tiene nada que ver con que haya desaparecido el personaje de Nathan). En realidad, mientras la veía, pensaba que con la tercera temporada estaba ocurriendo más o menos lo mismo que con los tebeos de supertipos. "Las historias están agotadas, vale. Pero las volvemos a contar con algunas variantes y a ver si cuela". 


Si te gustaron las dos primeras, puede que disfrutes también con esta... ya que como habéis leído, rebosa imaginación, mala leche, etc...    pero si queréis mi opinión y consejo, pillad y disfrutad las dos primeras, que son altamente recomendables... lo que sigue no está a la altura.

LA "CLASE" DEL CAPITÁN RICHARD. ABEJAS DE CRISTAL II

Tal vez porque pocas cosas hay tan anacrónicas como un jinete de caballería desde el momento en el que hacen su aparición los tanques, al Capitán de Caballería Richard no le quedará más remedio que integrarse a la fuerza y por necesidad en un mundo que no siente como propio.  No es lo que ocurre por ejemplo con Wittgreve, su antiguo instructor y domador de caballos, feliz ahora con su trabajo como vendedor de billetes en el tranvía.

Así pues, la añoranza por ese pasado como oficial de caballería es una cuestión personal de Richard. Alguien que observa una paulatina deshumanización de los tiempos actuales cuando recuerda épocas pasadas. Pero que no olvida en sus recuerdos que incluso en épocas pasadas había momentos para cosas que poco tenían de humanidad (o más bien al contrario, depende si lo veis desde el punto de vista de Mark Twain)
Richard no cree sólo que ha desaparecido su oficio, sino el mundo en el que este tenía lugar.  

Para ser una novela de ciencia-ficción escrita en 1957 y ambientada en un tiempo indeterminado, no deja de resultar extraño la presencia que tiene el pasado dentro de esta novela de Jünger.  Un pasado que desaparece, un mundo que se acaba. 

UN CINEASTA PARA LA ADOLESCENCIA




(Y antes de que los fans de este director se me lancen a la yugular o empiecen a clavarme alfileres en un muñeco, que se fijen en que digo "para la adolescencia", y no "para adolescentes").

Dedico esta breve entrada al amigo que acuñó esta "definición" cuando hablamos del cine del tipo de la foto hace ya unos años.

CIENCIA y FICCIÓN


El problema de ver algunas películas en la pequeña pantalla del ordenador, con sus cotidianas interrupciones, es que tal vez no te metes tanto en la historia como cuando estás en la sala de cine, y claro, acabas notando detalles que te chirrían.  Y eso fue lo que me pasó con la versión de Star Trek del 2009 (esa en la que salen Winona y Zoe Saldaña)
El primero me lo encontré nada más empezar la película. Estamos en el futuro, en una nave espacial, alienígenas por aquí y por allá, y una mujer dando a luz a uno de los protagonistas de la historia... Pero vamos, dando a luz como siempre.
Como señaló mi hijo cuando se lo comenté: "ya sabes lo que le dijo Dios a Eva... y eso no va a poder arreglarlo la ciencia, por mucho que avance".

GIL KANE: LA ENTREVISTA


El escritor Jonathan Littell, de quien sólo he leído algunas entrevistas cuando publicó "Las benévolas", comentaba que odiaba hacer entrevistas  a la hora de promocionar un libro para los medios de comunicación porque las preguntas siempre solían ser las mismas, demostrando la falta de originalidad de los entrevistadores, y  que esto acababa siendo monótono y aburrido para el entrevistado.

A lo que añado que no sólo para el entrevistado. Durante muchos años, si leía entrevistas en diferentes medios de alguien que o bien sacaba un disco,  una novela o  acaba de dirigir o aparecer en una película, me daba cuenta de que las preguntas y las respuestas tendían a ser muy similares. Igual que Littell, acababa aburriéndome al  leer la misma entrevista con ligeras variaciones después de tres o cuatro veces.

Además, las entrevistas siempre eran breves y no iban más allá de los cuatro tópicos sobre los que giraba la vida o la personalidad del entrevistado y lo que estaba promocionando.
Así que terminé detestando ese tipo de entrevistas.
Pero claro... cuando te encuentras con otro tipo de entrevistas...la cosa cambia.

Todo el mundo conoce el libro Hitchcock-Truffaut.  Pero hay otros libros de entrevistas que he disfrutado tanto como ese o más todavía. El de Hawks según Hawks (la entrevista la hace Jim McBride), el de Conversaciones íntimas con Truman Capote (de Lawrence Grobel).
Pero para leer una buena entrevista no sólo podemos recurrir a los libros. 
La revista U  publicó en su día unas estupendas entrevistas con autores de tebeo que merecen mucho la pena. Seguían el ejemplo de una revista sobre comics americana, The Comics Journal, con la que puedes estar de acuerdo o no con su política editorial, pero a la que no se le puede dejar de reconocer la cantidad y calidad de las entrevistas que ha ofrecido a lo largo de su historia.

Y probablemente sea la que hay entre el editor Gary Groth y el dibujante Gil Kane entre los números 186 y 187, mi favorita de todas las entrevistas que he leído. Sí. Más que la de los libros que os he citado. La entrevista definitiva.  No porque Gil Kane sea mi autor favorito de tebeos. En realidad, más que autor completo, era un dibujante al servicio de guión ajeno. Y como dibujante, ya os digo que no estaría entre mis cinco favoritos (aunque igual sí entraría entre mis diez; pero tampoco lo tengo tan claro).  Tampoco porque esté de acuerdo con lo que expone... 
De hecho, hay muchas veces que no estoy de acuerdo con las ideas de Gil o sus puntos de vista, como ocurre aquí: 
"Eisner siempre se vio a si mismo en términos elevados, y se dedicó continuamente a apoyar esa idea. Está seriamente obsesionado con la idea de hacer algo más importante, de dejar alguna huella. Es un artista serio. Para el estándar de los cómics. Pero, ¿ es su trabajo serio para un estándar literario?"

Comparativa que me llevó en su día a la que hizo no sé muy bien si George SteinerAlain Finkielkraut Magnus Enzesberger (no voy a ponerme a buscarlo ahora) entre la poesía de Rilke y la de Bob Dylan. Por supuesto, la de Rilke tenía más categoría (¿acaso lo dudabáis?).


Por cierto, Abril. Igual tienes un motivo para leer algo de la entrevista. ¿Sabes de quién fue vecino Gil Kane? La respuesta, aquí.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...