viernes, 9 de abril de 2010

PHILIPPE MAURICE

Gracias a una sugerencia del Dr. Quatermass he podido averiguar quién era la persona de la entrada anterior (muchas gracias, de verdad, no te haces idea de lo que me ha servido tu comentario y lo torpe que me he sentido de paso también).

Philippe Maurice... Nace en Paris en 1956. Es condenado a muerte en 1980 por el asesinato de dos polícias (había escapado de la cárcel y los mató durante un control). Agravó su caso tras agredir y herir gravemente a un funcionario de prisiones con un arma. En 1981 Mitterrand le conmuta la condena a muerte por la de cadena perpetua. Obtiene una licenciatura en Historia en 1987. Y en diciembre de 1995 presenta su tesis de historia medieval sobre la familia en Gévaudan a finales de la Edad Media.

En otoño de 1999 se le concede el régimen de semi-libertad y en el 2000 obtiene la libertad condicional.

¡Es fantástico! No sabéis lo que me alegra saber el modo en que se ha desarrollado su historia. Cuando leí acerca de Philippe Maurice pensaba que su historia (aún condenado de por vida) daba para un gran guión de cine. Sabiendo lo que sé ahora, me reafirmo. ¿Y no han hecho una película en Francia todavía?

Y pensar que aquí todavía tenemos que aguantar por parte de los medios de comunicación su insistencia en que parte de la población exige que habría que recrudecer las penas o que Francia aún tiene la posibilidad de la perpetua.

30 comentarios:

Josep dijo...

La historia de ese hombre puede ser un buen guión, sí.

Pero, sin ánimo de molestar, creo que tu último párrafo tiende a simplificar demasiado: un asesino es un asesino, con independencia de la cultura que pueda tener o alcanzar, así como de su propia posición económica, por ejemplo.

Es un tema arduo y complejo y no se puede despachar fácilmente; no desde luego en un medio tan breve como éste en el que nos movemos.

Saludos.

Nemo Nadir dijo...

Oh, fantástico, qué bonita historia. ¿Sabemos algo de los dos policías a los que mató? ¿Quienes eran? ¿Qué les gustaba? ¿Estudiaron algo después? Ah, no pudieron...

David dijo...

Genial. Sabemos que están muertos... y no nos olvidemos de que también hirió de gravedad a otro.
Pero estamos hablando (o yo al menos trato de hacerlo) de un hecho que ocurrió hace más de veinte años y de otras cosas:
-¿Podemos cambiar interiormente gracias a la educación y la cultura? La respuesta obvia es sí. Pero, retomando el comentario de Josep, ¿una mayor cultura o educación puede modificar nuestro comportamiento social o nuestra psicología? En COU me descojonaba cuando el profesor de filosofía comentaba que Platón afirmaba que sólo hacía mal alguien por ignorancia. Ahora no me río tan alegremente.
- ¿Podemos admitir que alguien que ha hecho algo terrible puede ser perdonado y reintegrarse en la sociedad? Eso debe responderlo cada uno. Supongo que tendrá mucho que ver con el grado de relación que puedas tener con el criminal.

Y sí, sin ironía alguna, son temas demasiado complejos como para ser tratados en un blog, o al menos en este. Pero respondiendo a vuestros comentarios


- Josep: "Un asesino es un asesino, con independencia de la cultura que pueda tener o alcanzar, así como de su propia posición económica". Sin duda. De hecho, los casos de mujeres maltratadas no sólo se dan entre gente sin cultura o educación, aunque pueda parecerlo. Y sí... gente mala hay en todos los ambitos sociales y económicos.Sobre mi último párrafo... Simplifico, desde luego. Como hacen también todos los medios de comunicación o todos aquellos a los que les ponen una alcachofa delante y dicen que "ojo por ojo, diente por diente" y que tienen un concepto de justicia que no comparto. Por otra parte, quiero pensar que una de las funciones de la cárcel es la de reformar y reintegrar al individuo en la sociedad... pero si consiste en apartar a los maleantes y chusmas del resto y hacer que paguen con años lo que es imposible de recompensar de manera alguna (una vida) es otro tema que sí, considero incapaz de discutir aquí, entre otras cosas, por el motivo que señalas.

-Nemo: Sí. La historia es bonita, y fantástica, como el adjetivo que he empleado.
Por otra parte, la de los policías no la conozco. Debieron pensar que no era tan interesante como la de Philippe al redactar la noticia.

Tu comentario me ha recordado una entrevista con Carlos Giménez en la que decía que cada vez que veía con qué facilidad mataban a un indio en los westerns, pensaba eso mismo que has dicho... que ese indio tenía familia, amigos, una vida...
Así que lo que planteas es interesante, pero me parece que debes tener en cuenta que el hombre no se licencia y hace la tesis desde la cárcel en cinco años... sino que ha estado veinte años en la cárcel...con una pena de muerte colgando sobre su cabeza y durante muchos años pensando que no iba a tener más vida que la que pasaba entre rejas. Haces bien poniéndote en el pellejo de sus víctimas... y sin duda es en los primeros en los que hay que pensar... pero insisto.. no creo que el hombre que asesinó a aquellos dos gendarmes sea el mismo hombre, ni las circunstancias lo son tampoco, claro.
Así que desde luego, alguien que ha cometido un asesinato siempre habrá sido un asesino...Pero en vosotros está pensar si tiene por qué seguir siéndolo o puede no volver a serlo. A mí me gusta El hombre del Oeste de Anthony Mann... Y Shane mata al malo, pero él supongo que no debía ser trigo limpio antes de pasarse al bando de los buenos. Sí, estoy simplificando, pero es que esto es un blog.

No he leído el libro de Philippe, y ya que es historiador sería interesante ver si ha sentido un mínimo de curiosidad por la historia de esas vidas que con las que él terminó.

Gracias por vuestros comentarios.

ANRO dijo...

Sí David, realmente es peliagudo ser algo objetivo en un asunto de esta clase. Probablemente el hombre pudo superar lo que fue gracias a que le fue conmutada la pena de muerte, pero a los dos polis nadie le dió una oportunidad. Oportunidad que Philippe Maurice sí que tuvo.....Yo estoy en contra de lapena de muerte y espero que la sociedad no la reclame nunca, pero....algo muy malo se está cociendo en esta sociedad que nos ha tocado vivir y cada vez se están dado casos más siniestros que tocan a los sentimientos más primitivos.
En fin, como dice Josep, estas cosas no se pueden discutir tan alegremente ni de forma tan esquemática.
Un abrazote.

David dijo...

Y remarcó lo de fantástico porque cuando recordaba la noticia todos estos años pensaba una y otra vez en que ese hombre no podía ser el mismo delincuente juvenil que robaba coches y que por no dejarse atrapar en un control acababa con la vida de dos hombres... Si hubiera seguido en la cárcel, pues bueno, es lo que recordaba del texto, que estaba en cadena perpetua...pero comprobar que su caso mereció la atención de la justicia y se modificó (transcurridos veinte años) a pesar de haber matado a dos policías!!!... En fin... Lo siento por los familiares de las víctimas, pero me alegro por él.

David dijo...

Sí, Anro... Las víctimas mortales no tienen segunda oportunidad, eso está claro (y no hay ironía alguna en mi frase). Yo también estoy en contra de la pena de muerte... y de la cadena perpetua... Pero sí.. son cosas subjetivas que no se pueden discutir aquí, porque me temo que cada uno dará su opinión que tendrá más o menos asentada. Otro abrazo para ti.

Marcos Callau dijo...

Desconocía a éste hombre pero su historia da para hacer una película muy buena. Pensemos actores...

Anónimo dijo...

los comentarios de esta entrada demuestran que sí, que ahí hay una película, pero no una fácil de hacer, porque está claro que hay mucho conflicto dentro. de hecho, esa película se acaba de estrenar: ésa de cinco minutos de gloria va de lo mismo, en otro contexto histórico y social.

Nemo Nadir dijo...

No, si ya lo veo en esas fotos la mar de feliz y sonriente. Seguro que los familiares de los asesinados se alegran también de verlo así de satisfecho y reivindicativo. A eso se llama hacer bien las cosas.

David dijo...

- Anónimo: Acabo de leer sobre qué va esa película, de la que no sabía nada. Y sí... En parte recordaba casos como ése al escribir el post...En concreto un reportaje sobre la "reconciliación" o el perdón entre víctimas y asesinos del IRA para lograr el proceso de paz.

- Nemo: No sé si reirme o enfadarme con tu comentario. ¿Qué parte de "este hombre no es el mismo que cometió los asesinatos" no has pillado en mi post?
Y no sé... Hablando sobre el tema mi mujer dijo que si realmente ha evolucionado recordará y se arrepentirá todos los días de lo que hizo... Yo no lo tengo tan claro... Tal vez prefiera no pensar sobre ello... porque no podemos estar viviendo siempre con miedos y culpabilidades, ¿no? Hay que asumir el mal que se ha hecho y seguir. ¿tú no sonreirías después de poder salir de la cárcel tras veinte años?

Nemo Nadir dijo...

Si hubiese matado a dos personas inocentes me cuidaría mucho de sonreir así, sí. Es más, dudo mucho que ni siquiera tuviera ganas de sonreir.

"¿Qué parte de "este hombre no es el mismo que cometió los asesinatos" no has pillado en mi post?" Eso te ha sonado un pelín sobrado, no?

Porque sí, ese SÍ es el mismo hombre que mató a dos personas. No lo hizo "el hombre que era antes". No lo hizo "una enfermedad mental". No lo hizo "la sociedad". Lo hizo él. Que vivimos en unos tiempos en lo que es taaaan facil desviar las responsabilidades hacia otro lado para no asumirlas uno mismo...

David dijo...

A ver... No por partes, por líneas.

- Joder! No puedes dejar de sonreír por algo horrible que cometiste hace veinte años, Nemo. No podrías vivir si no. Lo digo en serio. ¿Tiene que tener presente en cada segundo la hijoputex que hizo? No sé.

- Tienes razón. Te pido disculpas. Es cosa de la confianza, ya sabes. Metedura de pata.

- Y sí. ¿Tienes razón también?
Esto es demasiado complejo para debatir aquí... Además, puede que sea el mismo hombre. Charles Manson, por lo visto, da igual los años que lleve en la cárcel, sigue pensando de forma parecida. Mark David Chapman dice que se arrepintió de lo que hizo y todo el mal que ha causado. ¿Dejarías libre a Mark David Chapman? No lo sé... Supongo que sí.
De todas formas, tienes razón en lo de que en estos tiempos desviamos responsabilidades para no asumirlas, pero Philippe (y es algo que creo que he remarcado) ha pasado veinte años en la cárcel... Y no sé por qué, pero en mi interior, dudo que tenga la misma rabia que le llevó a la cárcel de joven. Igual estoy equivocado... no lo sé..

Nemo Nadir dijo...

Citando a la inmortal Lisbeth Salander: "No hay excusa para matar a una persona. Siempre hay opción".

David dijo...

"Matar a un hombre es algo muy duro, le quitas todo lo que tiene y todo lo que podría llegar a tener."

Por cierto... No he leído ni he visto las películas de Lisbeth Salander. Pero ella no debe buscar muchas opciones a la hora de ejercer su justicia, ¿no?

Nemo Nadir dijo...

¿De veras quieres que te explique lo de la Salander?

David dijo...

Yo creo que "Stieg Larsson tuvo la habilidad de crear con Lisbeth Salander a una heroína atípica y fascinante a la vez. Un nuevo icono de los tiempos que corren." Y eso que como te digo... ni he leído los libros ni he visto las películas. Pero sigo blogs "que merecen la pena".

Nemo Nadir dijo...

Yes, darling, eso fue lo que escribí. Yo sí he visto las pelis y he leído los libros (bueno, no, fueron audiolibros en mis interminables viajes por los caminos de hierro). Lo que pretendía decir es que Lisbeth es un personaje que ha sido sistemáticamente violado, torturado, anulado, menospreciado y machacado por los hombres. Y aún así ha crecido para convertirse en una mujer capaz, autosuficiente e inteligente. Cuando se encuentra con un hombre que ha tenido un padre violador y asesino, y que ha sido conducido desde niño por el mismo camino, su partenaire de aventuras le dice algo así como: "Cualquiera en esa situación se hubiera vuelto loco y se hubiera convertido en un criminal". Es entonces cuando Lisbeth contesta: "Era un hijo de puta, siempre hay opción". Es un reflejo de su propia situación y una reflexión con la que estoy absolutamente de acuerdo.

David dijo...

Sí. Estoy de acuerdo... Pero, ¿ella no se toma la justicia por su mano? No sé, recuerdo que en algún blog decían que era como la historia de un vigilante que nos parece fatal cuando es un hombre (Charles Bronson, creo que mencionaba) pero que como era una tía, nos entraba de otra manera. No sé... Hablo sin saber (como siempre, vamos).

Nemo Nadir dijo...

¿La justicia por su mano? Mmmm... no, creo que no. Que alguien me ponga un ejemplo concreto y lo rebatiré. A mí no se me ocurre ninguno. Pero nos desviamos, messié...

Mr. Lombreeze dijo...

Siento dos cosas: la primera no haberte podido ayudar a encontrar a este tipo. Menos mal que Doc Q. es un tío sabio de verdad.

La segunda es que me pasa un poco como a Nemo, es comenzar la biografía de un fulano leyendo que mató a dos policías y no sé qué me pasa que deso que le suceda todo lo peor y no todo lo mejor.

Su arrepentimiento me importa un comino. A mí no me sirve, a las víctimas y a las familias tampoco.
Si realmente fuera consciente de lo que hizo se tiraría por un barranco. Entonces sí que merecería algo de respeto su comportamiento.

Si hubiera inventado la vacuna contra el sida como expiación.., pero ¿a quién cojones le importa la familia en Gévaudan a finales de la Edad Media?.
Que le den.

David dijo...

Ja,ja,ja. Contundente, Mr. Lombreeze.

A ti no te sirve su arrepentimiento, pero no extiendas tu comentario a los familiares de las víctimas. Es muy probable que sea tal y como afirmas, pero no lo puedes saber.

Si realmente fuéramos conscientes del mundo en que vivimos no sé qué narices estamos haciendo aquí debatiendo este tema.

A mí me importa la familia en Gévaudan a finales de la Edad Media, por ejemplo. Y supongo que también a los historiadores.

"Que le den." Sin comentarios... Bueno sí. Ja,ja,ja (en plan bien, que conste).

Anónimo dijo...

La verdad es que me parece absurdo exigir al hombre este que no esté sonriendo en la foto porque mató a dos hombres. En primer lugar, los seres humanos somos extremadamente complejos, y cuando estamos hechos una mierda podemos reírnos de algo gracioso e incluso de nuestra propia mala suerte. igualmente una persona puede sonreír y llevar encima un trauma de tres pares de cojones.

Por otro lado, si este tío al que la vida le ha dado una segunda oportunidad no sonríe, cuando lo normal para la mayoría de los seres humanos es que no te den ni una primera, eso sí que sería insultante y como para volver a meterlo en la cárcel y que cumpla otros veinte o más.

David dijo...

Anónimo: Pienso bastante parecido. Gracias por tu comentario.

lokodatar dijo...

Mucha policía, poca diversión
¡Un error, un error!
Mucha policía, poca diversión
¡Represión, represión!
Mucha policía, poca diversión
¡Un error, un error!
¿Quién tiene el dinero? ¿Quién?
¿Quién tiene el poder?
¿Quién tiene el futuro? ¿Quién?
¿Quién lleva la ley?
Mucha policía, poca diversión
¡Un error, un error!
Mucha policía, poca diversión
¡Represión, represión!
Mucha policía, poca diversión
¡Un error, un error!
¡Represión, un error!

Eskorbuto, que es igual de válido que la Salander como cita de nivel, más allá del tema a tratar....manda webos....

Por cierto David, por experiencia, creo en la reinserción, y sino que haya pena de muerte para no llegar a ella.

Manuel Márquez dijo...

Hice un comentario en la reseña anterior, sin haber leído esta posterior. Mea culpa... El tema, desde luego, es de una enorme complejidad; a mí me parece fenomenal que este señor haya tenido una segunda oportunidad, porque ha habido un sistema penal y penitenciario que así lo ha permitido, y porque, a buen seguro, él ha hecho un tremendo esfuerzo por su parte para que así fuera. La gravedad e irreparabilidad de lo que hizo no se puede cuestionar, pero soy de los que piensan que, en esta vida, siempre ha de haber responsabilidad, por supuesto, y el que la hace, la ha de pagar (con proporcionalidad y justicia), pero con vistas a mejorar, no a empeorar. Condenar a alguien de por vida, o, lo que es peor aún, ejecutarlo, no mejora para nada la situación de la víctima, ni le devuelve nada de lo perdido: simplemente, añade una víctima más al cuadro de situación.

Un abrazo y hasta pronto.

David dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, Manuel. Gracias por tu comentario. Otro abrazo para ti.

Mr. Lombreeze dijo...

Puede que condenar a alguien de por vida o ejecutarlo reconforte las almas de los familiares y amigos de las víctimas.
Yo reitero que si este señor fuera realmente consciente del horror que cometió y se arrepintiera, se tiraría por la ventana él solito.

David dijo...

Desde que dejaste este comentario había decidido pasar. No estaba de acuerdo, pero bueno, no quería tener el último comentario, pero no puedo, es más fuerte que yo. Espero que aunque no perdones lo de Philippe, perdones esto (ja,ja).

Sentirte reconfortado por la muerte o la condena de por vida de alguien que hizo mal a un allegado tuyo puede aliviarte momentáneamente, pero no creo que sea lo más adecuado. De entrada no soy partidario de la ley del talión, e insisto, quiero creer que todos podemos cambiar a pesar del mal que hayamos hecho y ser mejores personas.
Tú reiteras eso. Yo te digo que si muchos poderosos fueran realmente conscientes de las cantidades de dinero que ingresan en sus arcas a costa de la vida de millones de personas (te recomiendo el libro de Jean Ziegler "El imperio de la vergüenza") supongo que harían por cambiarlo. También te digo que que hay gente que por beneficiarse económicamente o por motivos ideológicos o religiosos es capaz de comerciar con armas de todo tipo, imponer sanciones a países necesitados de ayuda o decidir sobre la vida de las personas como si de meras cucarachas se tratase. El crimen de Philippe me parece una nimiedad en comparación con los crímenes de esa gente, que ni son conscientes de lo que hacen, ni por lo visto lo somos el resto que dejamos que el mundo vaya como va. Pero es que encima esos crímenes son "indirectos" y "nadie" se responsabiliza de ellos.

Y es que si analizamos todo esto al final es como el discurso de Chaplin en Monsieur Verdoux, aunque claro, él se refería a la guerra: "los números santifican, si matas a unos pocos eres un criminal, si asesinas a miles, eres un héroe."

Y ojo! Yo no niego que Philippe fue un criminal.Pero insisto. Ha pasado veinte años (20) en la cárcel... No va a devolver la vida a esos polícias que pase más tiempo en la cárcel, y además no creo que tuviera sentido porque... y es lo que he argumentado más mal que bien por lo que veo.. para mí no es la misma persona que cometió esos crímenes (aunque Nemo y tú si digáis que lo es).

Dr. Quatermass dijo...

Con un poco de retraso pero me alegro que sirviera la sugerencia, Googlemaster, me llaman ;-)

abril en paris dijo...

Tremenda polémica. Entiendo los distintos puntos de vista. Creo en la reinserción...me cuesta cuando hay delitos de sangre, en especial cierto sadismo pero tendremos que creer en las segundas oportunidades, hay ejemplos positivos de gente que ha cambiado. Si no '¿ para qué la cárcel? directos al paredón!..claro que si es tu hijo/hija...cuesta ser tan generoso.. En frío, si creo en dar oportunidades a la gente, te soy sincera.
Recuerdo una peli El hombre de Alcatraz..la tengo pendiente para una entrada precisamente.
¡ Ufff ahora si que es tarde !...¿ ya te digo! Toda tuya la culpa...(jeje) Zzz

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...