sábado, 9 de enero de 2010

ACEPTANDO DESAFÍOS. SEGUNDA PARTE.

Bien. La avería ha sido reparada. Volvemos a ponernos en marcha, señoras y señores pasajeros. Para los recién incorporados a este peculiar viaje sobre la música prefabricada, recuerden que partíamos de la puerta de mi vecina.
Revisen pues su equipaje y comprueben una vez más sus cinturones.

Habíamos tenido que realizar una parada forzosa justo cuando íbamos a descubrir qué tenía que ver Nina Agustí con mi vecina.
Bien, antes de que Nina volviera a ser popular gracias a Operación Triunfo, y después de que la chica hubiera dejado de ser azafata del programa de Chicho, la única manera que pude saber algo de ella fue gracias a algunas revistas del corazón, que no me dijeron si estaba grabando un disco, o si actuaba en un musical (un amigo me dijo que estuvo bien en Cabaret)... sino que estaba saliendo con el bajista de la Orquesta Mondragón!! ¿Recuerdan quién era? El hijo de aquella vecina que tuve.

Ahora, dejamos atrás unos cuantos años en nuestro viaje, y nos situamos justo en el momento en el que aparece el primer disco de Operación Triunfo.

INCISO: Este post (y el anterior) están motivados por un comentario de Jaime, autor de Travellings en los surcos, que en una de sus entradas comentaba lo difícil que era hacer un buen post sobre algo como Operación Triunfo. Es muy probable que tenga razón... y más cuando no sé mucho sobre el programa, ni soy la persona indicada para hablar de ello, pero leí aquello y me lo tomé como un desafío personal. O.T.. No puede ser tan difícil! Así me va, claro.

Una pequeña aclaración. Por aquella época, en casa todavía teníamos televisor, pero debo confesar que no veíamos O.T, y que yo apenas sabía qué narices era. Sencillamente, no me interesaba. Vi alguna imagen del programa, reconocí a Nina (qué bien se conserva esta chica, pensé) y cambié de canal.

Así que imagínense la siguiente escena cuando me encuentro con un amigo en la calle y ambos contemplamos una enorme cola saliendo de unos grandes almacenes. No es de extrañar que le preguntara qué narices pasaba, si había entradas para algún concierto o algún popular personaje promocionaba algo... y que su respuesta me dejara más extrañado todavía:

- No. Es que ha salido el primer disco de O.T. ¿No lo sabías?

Reconozco que no me contagié de esa "euforia" colectiva hacia el programa, y que seguí sin verlo. Si no me engañaron con el marketing que envolvía a esos cuatro melenudos, como comprenderán no iba a caer ahora.

Eso no quiere decir que fuera totalmente ajeno a lo que rodeaba a O.T. Sí. Me suena lo de Eurovisión, y oí algunas de las canciones del programa (A tu lado, Europe's living a celebration y... lo siento, no recuerdo más). También conocía los nombres o apellidos de algunos de sus participantes: Rosa, Bisbal, Chenoa, Bustamante, así como algunas de las salsillas que acompañaban sus vidas (que si Chenoa y Bisbal salían, que si Bustamante había tenido una pelea en no sé dónde, que si lloraba todo el rato, que un tal Manu Tenorio tenía ojos como los de Pablo Hombrenuevo, etc..) gracias una vez más a la valiosísima información de algunas revistas del corazón.

Por otro tipo de prensa no tan colorida y desde luego mucho más aburrida (no salen chicos y chicas tan guapos) averigüé que los productores del programa así como de los discos eran dos de los miembros del grupo La Trinca , que otros "artistas" de habla castellana protestaban contra la supuesta validez artística de los participantes del programa, señalándolos como artistas prefabricados y de poca calidad, un producto "adulterado", vamos... Celos, en mi opinión, porque el sello discográfico ya decía claramente que era una música que valía desde el principio: VALEMUSIC.

Y qué quereis que os diga... No puedo opinar sobre si estos artistas son buenos, malos, regulares, auténticos, o prefabricados, así que pasaré sobre ellos casi de puntillas.
En primer lugar porque no los conozco, no he oído sus discos y apenas sé nada de ellos, y también porque ... si mi madre es feliz comprando un disco de Manu Tenorio, ¿quién narices soy yo para decirle que lo que debería hacer es comprar uno de Findlay Brown?
Ni siquiera he escuchado al hombre, y lo único que sé es que va acompañado de una chica muy mona cuando aparece en las revistas del corazón.

Y entonces diréis y con razón... ¡Pues vaya timo! Si no te mojas con O.T, ¿dónde está tu opinión acerca de la música "prefabricada"?. No la vemos por ningún lado.
Ahí os equivocais. Existe un grupo totalmente "prefabricado" que no sólo me gusta, sino que demuestra que incluso dentro de la música prefabricada, puede haber verdadero arte.


Estoy hablando de The Monkees, por supuesto.

Los Monkees fueron un grupo "fabricado" para un show televisivo entre los años 1966 y 1968. La serie estaba inspirada en el éxito de una de las ¿películas? del grupo formado por esos cuatro melenudos de Liverpool.
Al casting para la creación de la "banda" se presentaron muchos músicos (Stills entre ellos) sin saber que lo que se buscaba para la serie eran "personajes". Por este motivo primaron en la elección de sus componentes la imagen que proyectaban y no sus habilidades o el talento musical que pudieran tener. Por supuesto, eso tenían otra forma de solucionarlo.
Al principio, en los discos del grupo los chicos se limitaban a poner las voces, siendo los intrumentos tocados por excelentes músicos de estudio, y la composición de los temas creaciones de gente como Carole King o Neil Diamond. Pero los chicos, cansados de dar esa imagen de producto manufacturado lucharon por interpretar su música o incluir temas propios en sus discos, con mayor o menor fortuna.
Llegaron incluso a hacer una gira en directo acompañados de un tal Hendrix, y si uno de los pasajeros de este viaje no se ha dormido o nos ha abandonado, podrá confirmar en los comentarios si es cierta (y si no es mucha molestia incluso transcribir) la cita que aparecía en aquella Historia del Rock de El País en la que Jack Nicholson decía que los Monkees dieron unos conciertos muy majos y fueron unos chicos muy simpáticos.

Sí. Antiguamente, cuando lo que se llevaba era la música que salía de tres o cuatro instrumentos, los músicos "prefabricados" podían tener cierto orgullo, y trataban de probarse a sí mismos. Cuando con el paso de los años aparecieron los grupos vocales acompañados de coreografías, eso dejó de tener sentido.

Y me parece que es demasiado tarde para continuar el viaje. Así que haremos otra necesaria parada. Ya queda poco para llegar a nuestro destino. No desfallezcáis.

- Señoras y señores pasajeros, les habla el conductor de este blog. Si alguno de ustedes desea hacer alguna sugerencia o comentario, ahora es el momento adecuado. Gracias por su atención. Esperamos continuar en breve el viaje.

7 comentarios:

Nemo Nadir dijo...

"¡Nadie vio la película que hicimos con Los Monkees! [se refiere a Head] Pues me encanta, la he visto millones de veces. Cinematográficamente, es la mejor película de rock que se haya filmado. De hecho, es antirrock, tiene una estructura única. Yo trabajé incluso en la sesiones de grabación de la banda sonora, y aparezco en la contraportada del disco, que era realmente bueno. Pero, ah, nadie se enteró". La cita de Nicholson en cuestión. Y es que Nicholson, como Peter Fonda, era el perejil de todas las salsas de la contracultura de la época. No hay más que ver su presentación de Bobby Dylan en Live Aid.

Y sí, Stills, entre otro montón de aspirantes a famoso que luego llegaron a serlo, se presentó al casting pero fue rechazado porque "sus dientes daban risa". Como si los otros no la dieran. Pero si tenían incluso dos "Ringos" en el grupo. The Monkees fue el primer boy-group de la historia. Una banda de chicos prefabricada para el consumo inmediato del público. Como los Bay City Rollers, New Kids on the Block y Take That. Y como todos, cuando crecieron quisieron hacerlo a su manera. Les molestaba el sentirse manejados. Viviendo en un mundo creativo, tenían inquietudes. Otra cosa es que fueran realmente brillantes. Al menos uno de ellos, Michael Nesmith, lo era.

Nesmith aportó a The Monkees algunas de las canciones más paladeables (y más extrañas) de la época. Todos los grupos prefabricados se hacen a imagen y semejanza de otro. En el caso de The Monkees se hizo replicando a The Beatles y se puso a su disposición un plantel de compositores y músicos de estudio imbatibles. Hasta sus canciones seguían las pautas de las de los Fab Four, así que no es de extrañar que, aunque fuesen un producto de la industria, The Monkees fueran realmente excitantes. A mí me encantan y tengo todos sus discos, incluídos el montón de Missing Links que aparecieron con la enorme cantidad de canciones que se descartaron. Eran buenísimos.

... Huh... es esto un spoiler?

David dijo...

Ja,ja.. Para nada. Es más bien una "trampa". Pienso igual que tú, y ayer me dolía la cabeza mientras escribía esto. Pensaba.. qué digo de los Monkees para ponerlos bien.. Y se me ocurrió que igual podías contarlo tú mejor que yo.
Yo escuché un Missing Links y me gustó mucho la canción de Riu, Riu, laagualariberaDiosguardóelobo, etc.. Menudo castellano. Pero no. La verdad es que tienen canciones buenísimas y es un grupo que merece la pena. Además, que según las notas de los Missing Links, en algunos temas tocaban ellos o intervenían al menos con otros instrumentos, ¿no?

Nemo Nadir dijo...

No al principio, tan sólo en la composición. Luego llegaron a grabar un par de discos totalmente por si mismos que no desmerecen en absoluto. Al final ganó la partida la discográfica, pero siempre consiguieron tocar algún instrumento, hacer cositas. Excepto Tork, al que siempre le costó más ésfuerzo y más tiempo. Y es que a veces desafinaba como un canalla. Pero, hey, son geniales. Puro Rubber Soul / Revolver con gotitas de Magical Mystery Tour.

ANRO dijo...

He leido y he escuchado humildemente. Aquí el amigo Nemo parece ser un magnífico experto en Los Monkees.
Sigo callado, esperando voces más expertas que las mías.

David dijo...

Pero, Anro, ¿qué importa lo que Nemo o yo podamos saber sobre los Monkees? ¿Qué importa si tocaban ellos o no? ¿Qué importa si era un "procuto" o verdaderos artistas? Lo que importa es la música. Si te gusta o no. A mí me gusta.. Y si alguien va a decirme que no son músicos y cómo puedo oír eso. No hay problema. Me voy a casa y escucho el I'm not your steppin' stone. Un abrazo, Anro. ¡Qué vengan los "expertos"! No voy a cambiar de opinión, aunque me digan que ellos ni cantaban.

David dijo...

Me gustaría añadir que el hecho de que una canción como Sugar de los Archies no "dispusiera" de un grupo de imagen real, vino provocado por las constantes peleas y problemas que les plantearon esos chicos tan "monos" a los productores al querer tener control sobre su obra.
Curioso que con los años, lo "cool" sería crear un grupo ficticio animado que escondiera a los verdaderos intérpretes (¿alguien dijo Hewlett?)

Jaime Sirvent dijo...

Yo he de decir que la música de los Monkees me gusta, tengo un recopilatorio, y lo he disfrutado mucho las veces que lo he escuchado.

El problema está en los tiempos, lo prefabricado de los 60 tenía mucha más calidad que lo prefabricado de ahora, más que nada porque entonces para vender debías tener calidad, vaya, exactamente igual que ahora.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...