martes, 27 de julio de 2010

CERRADO POR "VACACIONES" HASTA EL 13 DE AGOSTO.

Iba a titular esta entrada "15 días en la millor terra del món" (aunque con eso de la millor no estoy de acuerdo, por cierto), pero como la función básica de este post es deciros que me voy quince días a un sitio en el que no tengo internet, me parece que con leer el título no hace falta que diga más. Hasta la vuelta.

EL SOMBRERO DE WOODY

Os aviso de que esto no es una reseña sobre la película. Tenéis muchas otras por la red, así que no creo que vaya a añadir nada nuevo y si es lo que buscábais, mejor que vayáis a otro sitio. Deciros tan sólo que la película me gustó un montón (tanto como las dos entregas anteriores) y que la disfruté muchísimo (al igual que el corto que la precedía y que ya había visto en el blog del amigo Josep).

Mi hijo nació en 1995, el año en el que se estrenó Toy Story. No fue a verla al cine, claro. Pero sí la vio en vídeo con apenas dos años y también jugó con Woody y Buzz.
Lo cierto es que hubo un período de tiempo en el que llevaba el muñeco de Woody todo el tiempo y a todas partes.
Tendría dos años y en un viaje que hicimos a Barcelona, no se desprendía de él.
Las veces que se perdió (y se volvió a encontrar) el sombrero de Woody fueron incontables. Mi hijo nos avisaba constantemente: "¡¡El sombrero, el sombrero!!".
Y volvíamos a recorrer el camino andado para encontrar el sombrero tal vez a 20 metros de donde se le podía haber caído. Pero el sombrero no se perdió en aquella semana que estuvimos en Barcelona, y cada vez que lo encontrábamos mi hijo se alegraba muchísimo, y nosotros también. El sombrero se había convertido en un asunto familiar.

En 1999 fuimos juntos a ver Toy Story 2... Y cuando la película apareció en DVD, él y su hermana (que había nacido un año antes) la disfrutaron bastantes veces...

Y llegamos a Toy Story 3.

Este domingo nos encontrábamos "aislados" en una cabaña cerca del parque de Cabárceno. Yo propuse ir hasta Santander para ver Toy Story 3. Mi mujer y mi hija estaban dispuestas, pero mi hijo dijo que pasaba, que no le interesaba la película.
Al final no fuimos.

Así que ayer lunes, cuando por fin fuimos a verla mi mujer, mi hija y yo... y Woody perdió el sombrero en un momento de la película, no pude evitar acordarme de mi hijo... y eché en falta que no estuviera ahí, que no viera esa película que en realidad estaba hablando de cosas por las que él estaba pasando, como es abandonar la infancia (tal vez a marchas forzadas en su caso)...

miércoles, 21 de julio de 2010

LA CANCIÓN DEL PIRATA BOB (MR. GEORGE HARI SON)




Oh! I'd like to be a pirate
A pirate's life for me
All my friends are pirates
And sail the B. B. sea
I've got a Jolly Roger
It's black and white and vast
So! Get out of your Skull and Crossbones
And I'll run it up your mast

With a yo-ho-ho
And a ha-ha-ha
And a ye-hee-hee-ha-ha-hum
With a yo-ho-ho
And a ya-ha-ha
And a yum-yum-yum-jum-jum
I've got a Jolly Roger
It's black and white and vast
So! Get out of your Skull and Crossbones
And I'll run it up your mast

Altogether! I'd like to be a pirate
A pirate's life for me
All my friends are pirates
And sail the B. B. sea
I've got a Jolly Roger
It's black and white and vast
So! Get out of your Skull and Crossbones
And I'll run it up your mast

With a yo-ho-ho
And a he-he-he
And a ye-hee-hee-ha-ha-hum
With a yo-ho-ho
And a ya-ha-ha
And a yum-yum-yum-jum-jum
I've got a Jolly Roger
It's black and white and vast
So! Get out of your Skull and Crossbones
And I'll run it up your mast

One more time! (repeat)

martes, 20 de julio de 2010

TIEMPO DE AMAR, TIEMPO DE MORIR

El año es 1944, durante la Segunda Guerra Mundial.

Ernst Graeber (John Gavin) es un soldado alemán en el frente ruso a quien le conceden un permiso de tres semanas para volver a su hogar en Alemania.

Al regresar allí se encontrará con que las cosas no siguen igual que cuando se marchó. Empezando por el hecho de que su casa ha sido destruida, e ignora el paradero de sus padres o si siguen con vida.

Buscándolos, acaba por encontrarse con Elizabeth (Lilo Pulver), la hija del médico de su familia, que también ha "desaparecido", aunque por otros motivos al parecer.
A pesar de las tiranteces que encuentran al principio en su relación, como demuestra este estupendo diálogo, acabarán por encontrar un tiempo en el que amarse.


- Elizabeth: ¿Ha sabido hoy algo de sus padres?

- Ernst: No, pero tuve suerte. Encontré a un viejo amigo mío. El jefe político del distrito nada menos. Me prometió hacer lo necesario.

- Elizabeth: ¿El jefe del distrito es su amigo?

- Ernst: Fuimos condiscípulos. Binding, el hijo del lechero. Se ofreció para hacer cualquier cosa para ayudarme a encontrar a mis padres. ¿Qué iba a decirle? ¿Que no?
Y no sólo eso, Elizabeth. Me preguntó varias veces qué más podía hacer. Yo pensé que con diplomacia... podría averiguar algo acerca de su padre.

- Elizabeth: Eso será fácil para él. Lo único que tiene que hacer es preguntar a la Gestapo. Tal vez sea uno de ellos.

- Ernst: Sólo sé que es el primer ser humano que he encontrado aquí que se ha ofrecido a ayudarme.

- Elizabeth: No digo que los criminales lo sean veinticuatro horas al día. Algunos adoran a sus madres o lloran cuando se les muere el perro. Pero es suficiente para ser criminal con un minuto al día. Al menos para el pobre que cae en sus garras en ese minuto. ¿Qué le pasa, Ernest? ¿Está usted ciego... o es que no quiere ver?


Para finalizar, os dejo con un monólogo que me gustó todavía más que el diálogo que habéis leído arriba y que suscribo plenamente desde la tercera línea.

- Elizabeth: Esta es la primera noche de nuestra matrimonio. Y tal vez soñaremos lo mismo... que el tiempo se ha detenido. Y en nuestros sueños quizá hallaremos el lugar donde la gente no nos odie, ni nos pregunte nuestra nacionalidad, sino sólo si nos queremos. Eso bastará como pasaporte y visado.



AÑADIDO: En De gusanos y lombrices, Mr Lombreeze ya hizo un más que recomendable post sobre esta película que podéis leer en este enlace. ¡¡Aviso!!... En su post aparece el final de la película (la única cosa que recordaba de ella... de todo lo que me impactó siendo niño).

Se me olvidaba... película dirigida por Douglas Sirk en 1958, protagonizada por John Gavin y Lilo Pulver, basada en una novela de Erich Maria Remarque, que en la película interpreta al Profesor Pohlmann, etc, etc...

lunes, 19 de julio de 2010

HARVEY DUNN Y LA "ORIGINALIDAD" DE LOS TÍTULOS.

Harvey Dunn (1884-1952) no se preocupaba mucho de etiquetar su trabajo. Según dicen, en cierta ocasión, cuando una pequeña anciana le preguntó candidamente por el nombre de una pintura que estaba viendo, dijo resoplando: "Señora, si necesita un título para saber de qué trata esta pintura, he fracasado".

Extraído de The prairie is my garden. The story of Harvey Dunn, Artist de Robert F. Karolevitz . Modesta traducción de un servidor.

Yo no pienso que Harvey Dunn fallara o fracasara en modo alguno, y no me hace falta ni saber los títulos de sus cuadros, ni explicar qué veo en ellos para traerlos aquí.

De todas formas, si queréis saber algo más de este artista y ver otras obras suyas, os recomiendo encarecidamente que visitéis este enlace en el recomendable blog del amigo Kraustex.










sábado, 17 de julio de 2010

VECINOS

Este cortometraje es tal vez el más conocido de los dirigidos por  Norman McLaren.
A pesar de ser de 1952, a mí me parece absolutamente moderno (tanto en su aspecto formal como en su contenido, que desgraciadamente me temo nunca pasará de moda).

LA "APOLÍTICA" EVANGÉLICA.

La predicación de Jesús se dirige, en consecuencia, de manera especial a los desheredados, pero para mostrarles que la verdadera felicidad es de distinto orden que los placeres de la tierra, y que hay que soportar las desgracias terrenas, sean físicas o sociales. Indudablemente, cabe vacilar, para la interpretación, entre el texto de Mateo (V, 3): "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos... Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados", y el de Lucas (VI, 20): "Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el reino de los cielos. Bienaventurados los que tenéis hambre ahora, porque seréis saciados. " Entre ambos textos hay algo más que un matiz, ya que el primero nos presenta un apóstol de los justos y el segundo un profeta de los pobres. Pero el espíritu es, a lo largo de los Evangelios, idéntico. Esclavitud, enfermedad, pobreza, todos los males de esta tierra son del cuerpo y no deben tomarse como tales: la tierra impone una serie de pruebas que el hombre debe sufrir lo mejor posible en provecho de su vida espiritual. La pobreza es una desgracia, pero también pueden serlo la riqueza o el poder, si son mal ejercidos. Desde el momento en el que el dominio del cuerpo y del espíritu se escinden tan radicalmente no hay política posible. En los Evangelios no hay pensamiento político, precisamente porque las cosas de la comunidad terrestre se sienten radicalmente diferentes de las cosas de la comunidad celeste y se rechazan en bloque, no como males, sino como un dato de la condición humana sobre el que no vale la pena operar distinciones.

Extraído de Historia de las ideas políticas de Jean Touchard. Traducción de J. Pradera.

AÑADIDO: Pero... Si en los Evangelios no hay pensamiento político... ¿de dónde sale la política que ha ido estableciendo la Iglesia (todas ellas en realidad) a lo largo de la historia? ¿Del mundo terrestre?


EL VALOR DE LAS COSAS.

Cuando era niño solía ir a Alicante para pasar veranos, navidades y demás periodos festivos. Iba con mis tíos y mi primo, aunque en realidad eran los tíos de mi madre, no mis tíos. Pero para que os hagáis una idea de la relación que tenía con ellos, para mí, eran como mi verdadera familia, y a él lo consideraba mi padre.

Mi tío tenía un Renault Gordini, como el de la foto de al lado, pero de color amarillo.
El coche era bastante viejo incluso ya en aquellos años, pero funcionaba perfectamente y nunca dio problemas durante los trayectos. Tal vez porque mi tío, que había sido mecánico de aviones y en su jubilación ejercía de mecánico para los amigos, lo mantenía siempre a punto.

A mí me encantaba aquel coche. ¿Por qué?

Para empezar porque en él viajaba la persona que más quería (y otras dos a las que también quería mucho) y se podía cantar, hablar, comer bocadillos, jugar...
Los trayectos en aquel coche nunca eran aburridos. Si viajábamos de Vitoria a Valencia, pasábamos por Cariñena para comprar moscatel, que bebíamos dentro del coche. Y al contrario que en el coche de mis padres, los bocadillos se podían comer dentro del automóvil, no se paraba y se tenía que salir fuera para no llenar el coche de migas.

Así que como comprenderéis, para mí nunca hubo mejor vehículo que aquel viejo Gordini. Supongo que no hace falta decirlo, pero el valor del vehículo no residía en cuántos kilómetros por hora alcanzaba, su marca, o su diseño...

Lo que nos lleva a...

Ayer, dos señores, a los que llamaremos F y A, me invitaron a cenar en un restaurante de esos de nueva cocina en los que los platos son enormes y las raciones más bien pequeñas (¡pero cómo llenaron al final!). Y digo invitaron por ser amable. En realidad fue una encerrona en toda regla que me dejó bastante sorprendido y que no me esperaba en absoluto.

No estoy acostumbrado a ir de restaurantes, y menos a los de ese tipo.
Algún chino o alguna pizzeria o bocateria de vez en cuando, y a veces alguno de los bares que estaba al lado del almacén donde el menú costaba una séptima u octava parte de lo que debió costar el de anoche.

La cena fue Menú Degustación, y debo confesar que mientras probaba el primer plato, Mejillón con pulpa de tomate picante, algas y jugo de coco y citronela, pensaba por qué me relaciono y tengo que sufrir a gente de gusto tan exquisito, cuando el mío es más bien casero y está claro que jamás llegaré a ser un buen grumete (y sí, sé que ese no es el término adecuado).

Para ser justos, diré que plato a plato la cena fue mejorando progresivamente, y que el postre final, Chocolate, pan de especias y tamarindo, ha sido uno de los mejores postres que he probado en mi vida.

Pero lo importante de esa cena no estaba ni en el sabor de los platos, ni en el precio de los cubiertos (prohibitivo para mis bolsillos y mi criterio)... sino en la presencia de los señores A y F que me acompañaban a la mesa, y a los que agradezco desde aquí que hagan mi vida más agradable (y que me llevaran a un sitio en el que al menos pude sustituir los callos por otro plato).

Supongo que no hace falta decirlo, pero el valor de las cosas muchas veces no tiene nada que ver con ellas.

miércoles, 14 de julio de 2010

¿ALGUIEN SE ACUERDA DE "PERDIDO EN EL DESIERTO"?

Un sábado en el que no tendría ni 10 años de edad iban a emitir en Primera Sesión una película por la que llevaba esperando toda la semana desde que la vi anunciada en alguna revista del corazón o en algún anuncio televisivo (eso ya no lo recuerdo).

La película era, por supuesto, El Príncipe Valiente, la adaptación cinematográfica que hizo Henry Hathaway de un tebeo del que estaba enamorado.

Así que cuando empezó la película, yo no podía estar más contento hasta que...


A los pocos minutos del inicio del film, avisaron por televisión de que había problemas técnicos o alguna historia parecida y en su lugar veríamos otra película.

Esa otra película fue una de la que no recordaba el título hasta que hoy me he decidido a buscarla. Dirkie: Perdido en el desierto.


Empecé a ver esta película enormemente disgustado. Francamente, sus posibilidades de que pudiera gustarme eran nulas, si tenemos en cuenta mis expectativas respecto a la película a la que había sustituido. Pero el caso es que la película fue ganándome poco a poco, y al final me dejó un recuerdo mucho más intenso que el que me produjo la visión de El Príncipe Valiente un tiempo después (una decepción bastante grande al compararla continuamente con el tebeo que había leído... error de mi niñez, que eran medios y situaciones diferentes y no debían compararse. No la he vuelto a ver, y era de Hathaway, así que no me hagáis mucho caso).

En el enlace que os he puesto comentan que es una película que dejó un recuerdo bastante vívido en aquellos que la vieron de niño. Os puedo asegurar que así fue en mi caso.

Lo que más recuerdo (y espero no equivocarme, que no la he vuelto a ver) es la escena en la que el niño empezaba a comer hormigas ya que estaba hambriento...
aparte de la angustia que te transmitía todo el tiempo ver que el niño (que podías ser tú) estaba solo en el desierto y no había manera de que lo encontraran. No he vuelto a ver esta película, pero me gustaría saber si alguno de vosotros la vio también de niño y le dejó también parecidos recuerdos.

domingo, 11 de julio de 2010

UNA DECORADORA DE 11 AÑOS.















Materiales empleados: Tronco: Papel de un póster perros marrones. Hojas: Papeles verdes.

AÑADIDO:

Diseño no utilizado para la empresa MPL, con seis años.












AÑADIDO II:
Dibujo sobre el Museo Guggenheim Bilbao.



jueves, 8 de julio de 2010

DADA LA SITUACIÓN...

Hoy ha aparecido por el almacén la responsable de recursos humanos. El caso es que mañana finalizaba mi contrato (bueno, en realidad el 10, que es sábado, pero no los trabajo) ... y como no me decían nada, pues allá que he subido por recomendación de un compañero.

-Toc, toc...

- Adelante.

- Hola. Que mañana termino el contrato y aunque supongo que me lo ibáis a decir mañana, hace una semana que os estoy diciendo a ver si me ibáis a renovar por el tema de las vacaciones , y bueno pues....

- Sí. Estos temas los tratamos los viernes. De todas formas, dada la situación, no te vamos a renovar. Ya lo siento.

- Vale. No pasa nada.

Sí. Mi frase de despedida no ha sido muy afortunada, lo sé. Pasa y pasarán muchas cosas. Tengo poquísimo paro... Si en un trabajo en el que me volvieron a contratar porque hacía falta gente, la situación dada no permite que me renueven, no quiero ni pensar cómo estarán las cosas en otros sitios donde lo más probable es que les sobre gente.
Pero lo importante es que España es finalista y que vamos a ganar el mundial. Lo demás, tonterías que sólo afectan a los que conviven (mal o bien, ellos sabrán) por aquí conmigo.

Y dentro de unos días, un interesante post con imágenes para el recuerdo de ese purgatorio tan entrañable que me acogió durante dos años (a ver si no me olvido mañana de la cámara).

domingo, 4 de julio de 2010

ENSALADA DE VIDA

¡En la mayor parte de los tebeos que leo te cuentan cada cosa!

Por eso no me queda más remedio que hacer una entrada con la receta que emplea Edmond Baudoin, un autor que sabe cómo contar una historia de cosas tan sencillas y complejas a la vez como la vida, el paso de los años, el amor, la amistad, los recuerdos, las relaciones de pareja (buenas y malas)... y todas esas cosas que conocemos, pero rara vez reconocemos.

La receta que utiliza Baudoin para contar sus historias es
sencilla. Baste de ejemplo su reciente Ensalada de Niza.

1. Esta obra no lleva ningún subterfugio o trama interminable e incomprensible que al final no cuenta nada importante. Son diferentes historias ambientadas en Niza con un personaje, Manu, que sirve de nexo entre ellas.

2. Sólo lleva el increíble talento de su autor como dibujante, su gran habilidad como narrador y su visión y conocimiento acerca de lo que es la vida para sus personajes.

3. Tal vez su sabor pueda ser algo fuerte para aquellos que no lo han probado, pero sin duda alimenta que da gusto, como suelen decir.

Y ya.


Bueno, no... A mí, el título que me hubiera gustado para esta entrada es el que ha usado Santiago en Mandorla, que no dice mucho sobre la obra aparte de que le ha gustado (con las entradas tan largas que suele hacer en otras ocasiones), pero en la que podéis leer algún comentario de un servidor.

Y una vez más, tenéis una reseña más convencional en este enlace que os animo a visitar si queréis saber algo más sobre este genial obra.

sábado, 3 de julio de 2010

CONOCER Y RECONOCER.

Ayer vi una película que estaba en mi lista de obligadas desde hace mucho tiempo.

À nous la liberté con puesta en escena como dirían allí de René Clair, o Viva la libertad, que es como se tradujo por aquí, es una película de 1931, y si me interesaba entre otras cosas es porque conocía la influencia que había tenido sobre la de Tiempos Modernos de Chaplin.

Para quienes no conozcan esta historia... La productora alemana del film demandó a Chaplin acusándolo de plagio.
René Clair, el director y admirador confeso de Chaplin dijo que para él era un honor haber servido de inspiración a su maestro y que en todo caso la obra de Chaplin había sido una inspiración para él y el resto de cineastas.

Por supuesto, a la productora, este respeto entre artistas le daba igual ya que por una parte, Alemania estaba "enemistada" con Chaplin (no sé si recordáis ese asunto del pequeño energúmeno y el gran artista), y por otro lado, eso eran menudencias en una industria como la cinematográfica.

No voy a hablar mucho de la película. Hace un par de meses leí una buena reseña en alguno de los blogs que sigo, pero no recuerdo en cuál fue. Si aquella persona que la hizo pasa por aquí y tiene la amabilidad de comentarlo, añadiré un enlace a la entrada con mucho gusto.
Por mi parte, apenas señalaros que me ha gustado, que creo que tiene momentos muy logrados que se mantienen a pesar de los años transcurridos, que se acerca a un musical un tanto atípico y que tal vez en otros momentos ha "envejecido" un poco y las escenas se alargan demasiado.

Sí quisiera puntualizar un par de cosas sobre la película...

Una: Cada vez que he leído algo sobre este film era para notar ese "debe" por parte de Chaplin hacia ella, pero como bien hizo notar su director, la influencia del mejor Chaplin se deja ver en toda la película... y mucho! El mismo personaje de Émile es totalmente chapliniano. Así que reconozco que el film tal vez influyó en esa obra maestra de Chaplin, pero que éste también influyó mucho en la película de Clair.

Dos: La escena más bonita del film o la que más me gustó. No quisiera destriparos la historia por si alguien quiere verla y no sabe nada de ella... así que los que vayáis a hacerlo, no sigáis (aunque en realidad no destripo nada)... el resto, o aquel al que le interese... sigue debajo de la foto.




Al inicio de esta historia, Louis y Émile, dos amigos presidiarios y compañeros de celda planean una fuga. Émile no puede escapar, y se "sacrifica" para que lo haga su amigo Louis. Por azares y casualidades de la vida, el evadido Louis acaba siendo un potentado empresario de la industria discográfica...
Pasan los años y su antiguo compañero de celda acaba trabajando de peón en una de sus fábricas.
El encuentro entre los dos viejos amigos es muy curioso. Louis conoce a Émile en el sentido de que lo percibe distinto a todo lo que es él, y así, lo primero que hace es apuntarle con un arma pensando que tal vez Émile tiene intención de arruinar su nueva vida... Después le ofrece dinero pensando que lo que quizás pretende es chantajearle... No reconoce a su amigo...

Pero después de algo tan insignificante como un corte en una mano que evoca un pasado compartido, Louis reconoce por fin a su amigo, es decir, acaba de comprender quién es y rectifica el juicio que se había formado sobre él, cambiando también su actitud. Es un hermoso momento que desgraciadamente no suele ocurrir en la vida real, donde todos conocemos a los demás, pero difícilmente los reconocemos.

AÑADIDO: Lo acabo de recordar. Para los interesados en una reseña más ortodoxa del film, podéis visitar este enlace.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...