domingo, 31 de octubre de 2010

TINTINEANDO


LA CENSURA.
- Sadoul:  ¿Qué piensa usted de la censura?

- Hergé: ¿A qué censura se refiere?

- Sadoul: A la censura en general.

- Hergé: Fundamentalmente, me opongo a ella. Digo esto e inmediatamente me entran ganas de decir lo contrario. Porque me gustaría que toda expresión  fuese libre, pero ¡hay tantos imbéciles!... ¿En qué medida se puede dejar que los imbéciles se expresen con toda libertad? Me pregunto si algunas veces no sería necesarios ponerles un freno...

- Sadoul: ¡Cuidado! ¡Todo lo que diga puede volverse en contra de usted!


- Hergé: ¡Ya sé!, ¡ya sé!... ¡Me da igual!

-Sadoul: La censura es un signo de debilidad: ¿no es precisamente lo propio de un estado fuerte, desarrollado social e intelectualmente el no practicarla?... Los países nórdicos, por ejemplo, no la conocen...

- Hergé: Probablemente tiene razón. ¡Sin duda debe ser mi trasfondo "derechista" que resurge!... A pesar de todo, creo que debería censurarse la tontería, la mediocridad... ¿Pero cuáles serían los criterios de enjuiciamiento?

Extraído de "Conversaciones con Hergé" de Numan Sadoul. Traducción de Johanna Givanel

POLÍTICAMENTE CORRECTO.

Mientras comentaba ayer con un amigo la realización de esta entrada y hablábamos acerca de Hergé, su pasado, su personalidad, su obra... Mi amigo comentó que Hergé había sido un precursor de lo políticamente correcto. Y tenía razón. Hergé fue modificando con los años los albumes de Tintín,  no sólo para actualizar herramientas o máquinas que aparecieran en sus páginas, sino también para no herir sensibilidades o eliminar cosas que en la actualidad podían ser consideradas... eh, bueno. Queda claro con las imágenes.






No es que yo sea muy partidario de lo "políticamente correcto", pero en este caso, las "modificaciones" de Hergé no son tan graves. No alteran el ritmo narrativo de la historia (de la misma forma que no lo hacía el hecho de  que redibujara un camión de bomberos)... y responden a una decisión meditada por el autor.  Por supuesto, a la vista de la viñeta anterior me vienen a la cabeza las palabras de Hanna&Barbera cuando en su serie de Tom y Jerry modificaron los dibujo de la sirvienta negra que se ocupaba del gato (a la que normalmente se le veían sólo los pies), para  cambiarlos por una sirvienta de piel blanca pero con acento irlándes. En opinión de Hanna y Barbera (malcito de memoria): "Está mal hacer gracioso el acento de una persona de color, pero no pasa nada si nos reímos del acento de un irlandés".

MODIFICACIONES Y PECADOS DE JUVENTUD.



- Sadoul:  Ya que hemos tocado este tema, ¿por qué ha vuelto a escribir el texto de Stock de coque?

- Hergé: Bien, ya veo a dónde quiere usted ir a parar... Me habían reprochado que yo hacía hablar a los negros en una jerga de "negrito", cosa que significaba que yo era ¡un asqueroso racista! En la nueva versión de este álbum les hago expresarse como en las novelas traducidas del americano. Es más directo, y ciertamente, más justo también. Ya no dicen: "Señó, yo no tener"..., sino "Señor, yo no tengo". Es verdad que esta jerga resulta completamente convencional y poco conforme a la realidad. Pero ¿qué hacer para que los negros den la impresión de que hablan como los negros?...

Por lo demás, mis negros no son ni ridículos, ni despreciados: o, si lo son,  no lo son más que los blancos, o los amarillos, o los rojos que he puesto en escena. ¡Mis personajes son todos una caricatura, no lo olvide!... Dicho esto, mis negros, aquí, son oprimidos, y Tintín toma su defensa porque Tintín está, desde siempre, contra la opresión.

- Sadoul: Usted habla de convención; es cierto que hacer hablar a los negros en una jerga de "negrito" proviene más de una ingenua tradición cómica que no de un racismo subyacente. Pero, bueno, no es malo, a veces, pasar por encima de las tradiciones... Yo creo que Tintín en el Congo, por razones análogas, ha sufrido una larga cuarentena, ¿no?

- Hergé: Sí, pero ¿sabe usted dónde ha reaparecido por primera vez? ¡En una revista del Zaire!...

- Sadoul: Se ha dicho y repetido muchas veces que usted era racista. Éste es el momento de puntualizar las cosas; ¿qué tiene usted que alegar en su defensa? ¿Qué contesta cuando le tratan de racista?

- Hergé: Contesto que todas las opiniones son libres, incluso la de pretender que yo soy racista. Pero, bueno, ¡adelante! Ha habido Tintín en el Congo, lo reconozco. Era en 1930. Yo no conocía de ese país más que lo que la gente contaba en aquella época: "Los negros son unos niños grandes... Tienen suerte de que nosotros estemos allá", etc. Y yo dibujé a esos africanos con esos criterios, con el más puro paternalismo, que era el de la época en Bélgica. Por el contrario, más tarde, en Stock de coque - e incluso si se habla en "negrito"- me parece que Tintín da prueba de su antirracismo, ¿no es cierto?...
Es como con los gitanos de Las joyas.  La actitud de Tintín y la del capitán Haddock son idénticas, toman su defensa en contra de todos los prejuicios. Únicamente en Stock de coque, viendo a los negros destinados a la esclavitud y a unos árabes negreros, hago también racismo, ¡pero contra los árabes esta vez!  ¡No se terminará nunca!... Para el Congo,  al igual como para Tintín en el país de los soviets, ocurrió que yo estaba imbuido de los prejuicios del ambiente burgués en el cual vivía. De hecho, los Soviets y el Congo han sido unos pecados de juventud. No es que yo reniege de ellos. Pero, en fin, si tuviese que volverlos a hacer, estoy seguro de que los haría completamente diferentes. Además, de todos modos ¡misericordia para los pecados!.. .Y observe que ya en Tintín en America yo evidenciaba el poder blanco, la finanza blanca explotando a los indios. Para un "racista", ¡me parece que yo no ocultaba mis simpatías! ¿Y mis chinos de El loto Azul? Recuerde las vilezas que los blancos les hacían sufrir... No intento excusarme; confieso que mis libros de juventud eran típicos de la mentalidad burguesa belga de entonces: ¡eran unos libros "belgacanes"!...

Extraído de "Conversaciones con Hergé" de Numan Sadoul. Traducción de Johanna Givanel

(...) se evoluciona incesantemente y constantemente: no hay nada fijo, no hay nada estable, todo se destruye y todo recomienza. En el fondo, en mi juventud, componía mis "Tintín" sin preguntarme nada, sin razonar. Ahora reflexiono y medito más: respecto a lo que veo a mi alrededor y respecto a mí mismo. Y sobre todo, sobre todo, intento aceptarme tal como soy. Quizá sea lo más importante de la existencia: llegar a vivir en paz consigo mismo. Éste es el gran problema.  (Hergé)

Extraído de "Conversaciones con Hergé" de Numan Sadoul. Traducción de Johanna Givanel

ENLACES RELACIONADOS:

Tintín. ESE SOI DISANT PERIODISTA. De Ignacio Fontes. I y II 

Nueva York retira Tintín en el Congo de las bibliotecas públicas. 

Los problemas judiciales de Tintín en el Congo.

Tintín sigue en el Congo.

La polémica de Tintín y el loto rosa.

32 comentarios:

johnphillips1981 dijo...

Me encanta todo lo que tiene que ver con Tintín, sus cómics (creo que es la única colección de tebeos que tengo completa), su merchandising (muñecos, réplicas de situaciones, camisetas...) y sinceramente creo que Hergé era ante todo un tipo muy inteligente.

Un abrazo.

David dijo...

-jonphillips1981: ¡Cuánto tiempo! Me alegra verte por aquí.
Coincido en lo de Hergé. Precisamente, yo creo que lo que me gusta de él (aparte de Tintín) es que era un hombre que cambió, que trataba de cambiar a mejor a pesar de lo que le habían inculcado desde crío. Y eso se notó también en su obra, por supuesto.
Otro abrazo para ti.

Pepo Pérez dijo...

David, ¿y del color no habla nada? Es que no encuentro mi ejemplar, tengo el libro pero no sé dónde lo he metido. Si lo encuentras, dímelo. Recuerda que en un pasaje explicaba la dificultad para sacar tal o cual color, creo que era Jacobs u otro ayudante el que perdía la cabeza intentando sacar los colores que buscaban...

David dijo...

Pepo Pérez: Hola, Pepo. Pues he estado mirando ahora y no he encontrado. Yo es que este me lo leí hace unos años, y ahora lo había ojeado para la entrada. De hecho, me había fijado en un párrafo que me interesaba y por no apuntarlo... no ha habido manera de encontrarlo.
De el color sí que hablan en Cómo nace un cómic Espiando a Hergé
"Salvo en contadísimas excepciones, el color se aplica uniformemente, es decir sin tener en cuenta los sombreados ni las gradaciones de color. Lo que, en mi opinión, confiere mayor legibilidad y frescor a los dibujos" Hergé
Luego comentan en el libro: "Para Hergé resulta inútil, peligroso, y en cierto modo, ilógico tratar de conseguir efectos de colores. Para él, una prenda de vestir conservará el mismo tono en cualquier circunstancia. Ni hablar de irlo variando en función de la dirección de la luz: a contraluz o a pleno sol.
Ni hablar tampoco de gradaciones: la sombra y la luz no alternan alrededor de un personaje (por lo demás, apenas si se proyectan unas pocas sombras en los álbumes de Tintín). Es un cuestión de legibilidad, de compresión inmediata."
Y sigue un poco más.
No sé...Sigo mirando el de Sadoul y si encuentro lo que habla del color, te lo mando.
Un saludo.

miquel zueras dijo...

Stock de coque es mi preferido de la serie Tintin. Es curioso que no se hable mucho de ello pero parece que lo que se volvió contra Hergé no fue la publicaión de sus trabajos durante la ocupación sino el haber ilustrado un libro de Leon Degrelle en los años 30. Borgo.

David dijo...

-Miquel: No sabría decirte cuál es mi preferido de la serie. ¡El libro de Leon Degrelle! En realidad hay dos. El que ilustró Hergé y el que sacó Degrelle muerto Hergé, el de Tintin mon copain En el primer enlace, el de Ignacio Fontes, habla acerca de ambos libros. El artículo es bastante interesante. Pásate por ahí si tienes tiempo o ganas.
Un saludo y gracias por tu comentario.

PEPE CAHIERS dijo...

Con estas cosas de lo políticamente correcto hay que tener cuidado con las exageraciones. Recuerdo el caso del personaje de Speedy Gonzáles y como fue retirado de la circulación para no ofender a la minoria hispana, a pesar de que éstos habían expresado, en numerosas ocasiones, que no solo no se sentian ofendidos por Speedy, sino que además se sentían orgullosos de estar representado por un dibujo animado que siempre resultaba vencedor.

David dijo...

Pepe Cahiers: Para lo de Speedy Gonzales, te recomiendo que vayas a ver esta estupenda entrada
Un saludo.

abril en paris dijo...

¿ Y porqué hay que disfrazarlo todo? Las personas, la sociedad en sí ha ido cambiando ( no siempre para mejor creo ) pero si se trata de contar gráficamente o como sea una realidad o una mirada sobre esa realidad habrá que reconocer que todos tenemos o hemos tenido prejuicios, ideas equivocadas una determinada educación y luego hemos ido madurando o aprendiendo simplemente que no todo es blanco o negro ( como metáfora )que hay muchisimos matices y muchas 'realidades'. La verdad absoluta no existe ( pero es solo mi opinión ) Hergé me parece un tipo razonable, simplemente humano y "nadie es perfecto "

Un saludo :-)

Marcos Callau dijo...

Una entrada completísima, como nos tienes acostumbrados ya, David, en este estudio sobre Tintín. Me quedo con las palabras de Hergé se evoluciona constantemente". Los textos de tintín evolucionaron para bine, en mi opinión. En cualquier caso, no creo que se pueda tachar a Hergé de racista por esas viñetas u otras de mismo contenido. un saludo.

abril en paris dijo...

En todo caso siempre están los argumentos para rebatir o refutar cualquier expresión contraria u ofensiva. El debate enriquece, la censura solo esconde, amordaza.
Me ha parecido genial la ilustración de cabecera.

Otro saludo ;-)

Blueberry dijo...

Todo es una visión sumamente cínica, no se puede valorar el pasado de esa forma, lo malo es que el asunto de Herge sale periodicamente y normalmente por malos periodistas ociosos.
Yo creo que de las acusaciones de racismo, por otra parte nada opuestas a otras publicaciones de la época, quedan absueltas por el estupendo trato (y audaz) en Stock de Coque y de los gitanos en la magistral obra Las Joayas de la Castafiore. Despues de leer el cetro de Ottokar tampoco se puede decir que comulgase mucho con el ideal fascista.
Sin embargo, La Estrella Misteriosa si que son los científicos buenos de paises del eje y simpatizantes, y figura la bandera de EEUU como la de los malos. Comprensible si se tiene en cuenta que está en un país ocupado y hay que comer.
De lo único que se puede culpar a Herge es su poca utilización de las mujeres ¿misoginia? no creo, yo creo mas bien que incapacidad para introducir mujeres en las historias y al mismo tiempo complacer al público a quien va destinado. Tampoco en Spirou salen muchas mujeres aparte de Seccotine.
De cualquier forma, estupenda entrada

David dijo...

-abril en paris: Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario. Bueno, con tus dos comentarios. Me alegro de que te haya gustado la ilustración de cabecera.
Dos saludos ;-)

-Marcos Callau: Bueno, yo creo que se le podía tachar, pero él ya explicó los motivos, y como tú dices, afortunadamente evolucionó. Un saludo.

-Blueberry: Matizas más que los comentarios anteriores, que estás al tanto de la obra de Hergé...
Lo de valorar el pasado. Pues sí...
A mí me hace a veces gracia cuando nos ponemos desde este tiempo a pensar cómo o por qué las personas de acontecimientos históricos pasados hicieron esto o lo otro.
Hay que estar en su pellejo. Sobre el tema, te pego un comentario que hizo alguien en una entrada de este blog y con el que estoy plenamente de acuerdo:
"Toda la literatura de la Gran Guerra se basa en la desilusión y la ironía, porque es una guerra de la que se tenía muchas ganas, entre la gente normal y entre los intelectuales de todas las tendencias. El estado mental de 1914 es casi incomprensible desde nuestra mentalidad moderna, que tira claramente a lo pacifista y antibelicoso."
Traslada 1914 a la Bélgica de 1930 a 1950.

Lo de la bandera de los Estados Unidos en La estrella creo que hasta llegó a cambiarlo en alguna edición. Pero bueno, también he leído que si el patrocinador tenía aspecto judío, etc..
Si me disculpas, Blueberry, ahora no voy a levantarme a buscarlo para comprobar cuál es la que aparece en el editado aquí.

Sobre el apunte a la misoginia y la relación con Spirou. Es algo en lo que he pensado yo más de una vez. Y había pensado hablar sobre ello en la entrada. Pero por no alargarla más, lo he suprimido. Supongo que de haberse continuado por ese camino caso de que Hergé hubiera vivido otros cincuenta años, tal vez se hubiera modificado algo ese aspecto. Pero no lo sé.
Creo que en las nuevas aventuras de Spirou, la presencia femenina ha aumentado. Y no digamos en la serie de El pequeño Spirou, que gira casi sobre eso (ja,ja).
Lo de Hergé y Franquin eran otras épocas, otras formas de pensar, supongo (aún así yo recuerdo más "chicas de fondo" en los tebeos de Spirou).
Gracias por lo de la entrada. Tu comentario ha sido más estupendo todavía.
Un saludo.

Crowley dijo...

La censura es un tema peliagudo, porque no se debe callar ninguna voz, el problema es que hay voces que es mejor no escuchar, ¿no?, o al menos eso piensan muchos gobiernos y han pensado a lo largo de la historia. Yo creo que cada uno es libre de expresearse libremente como crea mejor, pero han de saber y conocer el poder que ello conlleva y que no deberían utilizar su opinión para el insulto ni la aberración. Si lo hacen, allá ellos y quienes quieran escucharlos, eso demuestra tan poco civismo y tolerancia como los censuran sin miramientos.
Lo del aire derechista de Hergé y su obra es más que evidente (y no sólo por lo visto enn esas viñetas comparadas), si bien es cierto que a lo largo de su carrera ha hecho gala de ese comportamiento "políticamente correcto" que dice tu amigo. Los tiempos cambian y los penasmientos también.
Yo no soy muy partidario de lo políticamente correcto, aunque sí del respeto a los demás.
Y en cuanto al racismo... todo el mundo es racista en mayor o menor grado, pero, por desgracia, no conozco a nadie que no lo sea y que sea absolutamente tolerante con todo el mundo y todas las etnias (yo incluído).
Saludos amigo David

David dijo...

-Crowley: Hay veces que sí, que hay voces que es mejor no escuchar. Y dejando a un lado la censura, el problema es que tonterías y mediocridades a las que aludía Hergé acaben estando presentes continuamente. Al final, por un efecto extraño acaba censurado el pensamiento y la inteligencia... Pero eso no es problema. Quien busca, encuentra. Y a quien le parece que la televisión ´solo ofrece basura, lo tiene muy fácil con apagar el botón, cambiar de canal o como decía Groucho, irse a una habitación a leer un libro.
El "aire derechista" de Hergé creo que es evidente al principio de la obra, pero luego fue diluyéndose y cambiando mucho. Hay estudiosos que apuntan que sus "denuncias" dentro de la serie lo situarían en una poítica de centro izquierda (esto a mí ya me parece demasiado; pero bueno...) Y sí, los tiempos cambiaron y, afortunadamente, Hergé cambió con ellos.
Sobre el racismo, opino lo mismo que tú. Creo que es mejor empezar por reconocer que todos tenemos dentro un pequeño dictador-racista-energúmeno, etc. que pugna por salir al exterior, y que debemos tenerlo controlado y saber lo ridículo que es.
Un saludo.

Desclasado dijo...

Todo el mundo tiene derecho a evolucionar y el mismo mundo evoluciona.
Ya viste que decir "mariconazos" en 1936 es un insulto muy guay en boca de un izquierdista y hoy sería pecado mortal. No se puede juzgar que alguien viviese en su momento imbuido en su época.

Mr. Lombreeze dijo...

El que no haya tenido pecados de juventud es que no ha tenido juventud. Rectificar es de sabios. Encuentro las palabras de Hergé muy sensatas.

Poco más puedo añadir; Tintín no es un personaje que me haya atraído nunca.

David dijo...

-Desclasado: Pues sí. De acuerdo con tu primera frase.
Y bueno, yo creo que sí se puede y se debe juzgar a alguien que viviese el momento imbuido en su época...pero que hay que considerar (y mucho) ese tipo de detalles.
Por eso tal vez valoro más a aquellos que a pesar de las épocas, corrientes y tendencias, seguían un criterio moral y personal que les es válido para cualquier época (e incluso los sitúa como adelantados en las suyas correspondientes).
Un saludito.

-Mr.Lombreeze: Tintín me encantó de crío y me atrae por muchos motivos. Pero no añado más. Totalmente de acuerdo contigo.
Un saludo.

Desclasado dijo...

Ok, de acuerdo con tu discrepancia y lo dejo, que nos llevaría a un debate muy complejo alejado de la entrada.

Saludos.

PAblo dijo...

Toda la polémica generada alrededor del pensamiento político de Hergé y su manifestación en su obra siempre me ha parecido el precio a pagar precisamente por su éxito.

En mi opinión, resulta absurdo que desde el presente se le tache de racista, colonialista, colaboracionista...y demás istas que se os ocurra sin analizar el contexto histórico en algunos casos de hace más de ochenta años y ver cómo se desarrolló y evolucionó como persona y,lo más interesante, como esa evolución se reflejó en su obra.

Me resulta cansino, poco riguroso y gratuito prejuzgar a Hergé y a Tintin con todas esas coletillas (o a la fotógrafa Leni Riefenstahl por causas quizás incluso más evidentes) y no valorar justamente su obra más allá de sus ideologías.

Y mucho me temo que antes del estreno de la película de Spielberg asistiremos a otro enjuiciamiento de Hergé y de "Tintin". Y van...

Impacientes Saludos.

Desclasado dijo...

Estoy de acuerdo contigo, Pablo, siempre he pensado que si no hay Leni no hay Eisenstein. Muertos por muertos el ruso lleva más...
Es una eterna polémica si el artista es responsable de su epoca, entorno y de quien recibe encargos.

David dijo...

-Pablo: Bueno, disiento y estoy de acuerdo. Desde mi punto de vista no resulta absurdo. Resulta lógico porque es lo que había. Son coletillas que queramos o no él se colgó. Joder! Fritz Lang se largó de Alemania. Si se hubiera quedado siguiendo la propuesta de Goebbels podríamos ahora "disculparle"...pero con su elección, ni siquiera hay necesidad. Y el contexto era el mismo. Otra cosa es el tema de ellos como artistas.
Con lo de la peli, me temo que tienes razón... Saldrán de nuevo las voces y el tema de lo racista y fascista que era Hergé. En fin... Tenía que haberse largado a los USA, como Lang (ja,ja)...

-Desclasado: No confundamos las cosas, Descla. Al ruso, el padrecito Stalin se las hizo pasar muy canutas, le censuraron guiones, le andaban fastidiando películas... Y si no acabó como Bujarin, poco faltó...Tal vez porque era conocido internacionalmente. Pero las depresiones que tuvo por lo gamberrete que fue Stalin, probablemente le llevaron más rapidamente a la tumba. Es otro más de los devorados por la revolución... Que no fue el caso de Leni. Así que no es el mismo caso, desde mi punto de vista.
Pero bueno, más allá de eso... no cargues muertos ni en Leni ni en Sergéi... Los asesinos fueron otros.
Un saludito.

Desclasado dijo...

Si no confundo, David, es eso justamente de lo que hablo: Eisenstein fue un genio que puso su arte al servicio de una ideología que costo millones de muertos. Leni también.
¿Valoramos su arte o sus servicios?

Desde luego estamos ante los casos extremos, a cualquier artistilla lo podemos tirar sin más al cubo de la basura si tonteó mucho con totalitarismos, pero estos dos... joder, es que son lo mejor. Además chico y chica, mira, paritarios.

Pd: a Leni también le censuraron, le fastidiaron películas, etc. No al nivel de Eisenstein, pero Goebbels (y otros) después de "quererla mucho" le tomó cierta envidia. Posteriormente, y pese a decir que ella "sólo trabajó para el nazismo", vamos, apostatar de él(realmente no tenía carnet del partido), los franceses trataron de "desnazificarla" a base de electros. La sombra de haber trabajado para Hitler ya no le abandonó nunca y solía ser marginada en cualquier sitio. Sólo la genialidad de su obra le hacía salir adelante. Tras fotografiar magistralmente a los negros negrísimos tribu Nuba, dijeron que en la perfección de esos cuerpos ¡buscaba el ideal nazi! (insisto: más negros que un tizón). Por lo que hastiada acabó fotografiando peces en un intento de que no pudieran acusarla de nada más.

Aún hoy los navi de "Avatar" son los negros nuba de Leni pintados de azul.

David dijo...

Desclasado: Vale. De acuerdo. Sabía lo de los negros, pero de lo de los electros no estaba enterado o no lo recordaba. He visto fotos, pero no he visto sus documentales. Aparte de la admiración que despertaba entre gente como Chaplin (y no recuerdo si el mismo Eisenstein...los artistas al final no entienden de ideologías), tengo entendido que Buñuel remontó o jugueteó con la peli en su paso por el Museo de Nueva York cuando se marchó de España... espera que compruebe... A ver, he encontrado esto: El director español Luis Buñuel trató también de remotnar en 1941 El triunfo de la voluntad. Mostró su trabajo a Charlie Chaplin, quien no podía parar de reírse.
Pero bueno, las de Eisenstein podrían remontarse con iguales resultados jocosos, desde luego.
Así que, insisto: De acuerdo.
Pero bueno, lo que quería decir es que los problemas vinieron con los franceses y "después", que no se la cargaron Goebbels y cia, aunque no sabía (o recordaba...es que vi un documental sobre ella) que hubiera tenido problemas.
A mí me da mucha pereza ver El triunfo de la voluntad. También me la dio ver la de Potemkin (que no me acaba de convencer, por cierto). La de Alexander Nevski estaba bien. Y las de Ivan me gustan más...pero de las que he visto suyas mi preferida es esa obra inacabada pero maravillosa al mismo tiempo titulada ¡Qué viva México!
Un saludito.

Desclasado dijo...

Pues mira, lo de Buñuel no lo sabía yo.
Ambos han sido copiádisimos. Incluso cine falangista "Rojo y negro" copia con descaro a Eisenstein en la escena de perfil de las escaleras subiendo a caballo, mientras que cine progresista "Espartaco" copia las escenas de masas de Leni de "el triunfo..."

La de "Qué viva México" carencia que tengo, ya la busco que me ha picado la curiosisdad.

Estos dos payos están por encima del bien y del mal... No ellos, que tendrían sus cosas, su obra.

David dijo...

Desclasado: La de Qué viva México! está colgada por partes en youtube: Puedes empezar desde
ESTE ENLACE . Es una peli inacabada... Pero ya te digo que visualmente es una pasada y la hay escenas en las que la música y las imágenes (la de la ejecución con los caballos) me pusieron la carne de gallina.
Como dijo Carlos Fuentes... tuvo que ser un ruso el que nos mostrara qué señas de identidad gráficas tenían los mexicanos.
Espero que te guste cuando la veas.
Un saludo.

Desclasado dijo...

¡Hostia qué bien! No suponía que iba a ser fácil. A ver si esta tarde puedo y ya te digo algo por alguna entrada tuya o mía nueva, para no andar reflotando esta.
¡Gracias!

Aprovecho, que me acordé de ti: si quieres ver una parida corrosiva actual: "Distrito 9" y si quieres ver cine uruguayo actual bastante interesante y diferente: "Mal día para pescar". Ojo que en el Ares la primera vez que bajé "mal día..." me salió una porno rumana.

David dijo...

Vale, Descla. Apuntadas quedan. Sobre la de Distrito ya había leído... De todas formas, tengo una lista enorme de películas a la espera todavía, así que, échale tiempo...

ethan dijo...

Soy tintinófilo a tope, tengo toda la colección y me la habré leído veinte veces por lo menos. ¿Razista Hergé? No me dió esa impresión cunado leía sus comics. En El Loto Azul se mete con los Japoneses (¿quién no? estando tan cerca la II Guerra Mundial) lo hace igual que con los fascistas de El Cetro de Ottokar y El Asunto Tornasol. Desde luego a los chinos los trata bien en El Loto... incluso allí hace una referencia a los tópicos que tenían de la raza (cuando Tchang le cuenta a Tintín -hablo de memoria, no sé si era Tchang u otro personaje-lo que pensaban los occidentales, que creían que los chinos les obligaban a las niñas a ponerse zapatos de una talla mínima para que sus pies no crecieran o que las uñas de los mandarines eran larguisimas) algo que repite en la entrevista. Es verdad que parecen ingenuos algunos de sus nativos en El Congo, y los de La Oreja Rota, pero como dice es más bien por el desconocimiento que se tenía, por la imagen que daban los documentales y los periodistas de la época, más que por racismo.

Como casi siempre llego tarde al debate...
Saludos!

David dijo...

Ethan: No voy a discutir con un tintinófilo (ja,ja). Esa escena de los pies creo que Tintín se la contaba a Tchang, sí. Pronto o tarde en estas cosas...Lo importante es llegar. Un saludo, Ethan.

Josep dijo...

Me parece que estoy bastante de acuerdo con Hergé en lo que hace a la censura.

Suerte tuvo de morirse, porque si ahora viera toda esa retahíla de estupideces que se vierten sobre su obra le daría un patatús.

He leído incluso los enlaces que insertas alrededor de las huestes de analfabetos que se encaraman a las más altas cotas de la idocia respecto a las aventuras de Tintín en el Congo y me parece todo ello una clarísima demostración que los estadounidenses, además de meternos una goleada con su halloween, están inclinando a cualquier tontorrón a creerse en el derecho de presentar demandas increíbles que seguramente algunos imbéciles togados acabarán por sancionar y todos tan contentos.

Y de ahí a la censura previa y a la persecución de idearios libres sólo hay un pequeño paso, el que pretende eliminar el debate razonado y busca la uniformidad de pensamiento.

Hay quien se ofende por cualquier estupidez: y no se dan cuenta, como dice el propio Hergé, que todos sus personajes son caricaturas y, además, hijos de su tiempo, con sus virtudes y defectos.

En mi pueblo decimos: "qui no té res a fer, el gat pentina"

Un abrazo.

David dijo...

Josep: Yo estoy más bien de acuerdo en lo que le dice Numa Sadoul acerca de la censura. Y sobre lo de Tintín en el Congo. Obviamente, yo no lo censuraría ni lo prohibiría, pero sí creo que sería bueno que el álbum viniera con una nota explicatoria o una introducción situándolo en el contexto, la época, etc...

No me traigas aquí Halloween, que de eso se habló en otro blog (bueno, se habló... su dueño no respondió a los comentarios (ja,ja)...)
Y a ver... Tú no te ofendes, yo tampoco, pero ponte en el caso de un niño negro que coge el tebeo y ve qué bueno y listo es Tintín y qué tontos e inocentes son los negritos. Estaría bien que supiera un poco el por qué de esa visión. Sólo eso. Una nota explicando por qué el cómic es así. El mismo Hergé modificó otros posteriores para no molestar. Como él dice...de haberlo hecho en años posteriores, sería diferentes en ese aspecto.

Es como lo de El nacimiento de una nación... Lo que más recuerdo cuando la vi es que Griffith sacaba rótulos como diciendo "¡Auténtico!. ¡Esto es real!" Cuando sacaba cada cosa que...¡¡vamos!!
No hay críos que estén locos por ver la película de Griffith...pero con la nueva peli de Jackson-Spielberg, sí que puede haber nuevos lectores potenciales de Tintín. Tintín en el Congo chirría comparado con el resto en ese retrato de la gente del Congo. Una nota explicando en el álbum el por qué, cómo era el Congo real, la situación histórica (además de disfrutar las aventuras, aprenden), para mí sería más que suficiente... No lo retiraría de la colección, por supuesto.
Pero esto son puntos de vista sobre los que nos podemos eternizar matizando esto o lo otro. Tú mismo.
Otro abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...