domingo, 7 de marzo de 2010

"PARIS, TEXAS", O EL ORIGEN DE "EL GRAN ZAMBINI"

PARIS, TEXAS.



Partiendo de la inspiración que le provocó el libro de Sam Shepard, Crónicas de motel (Wenders afirmó que la película que él había querido hacer en los Estados Unidos estaba en ese texto, no como un guión, sino en la atmósfera, en el sentido de la observación), el cineasta alemán rodó Paris, Texas (1984) con un nuevo guión escrito por el propio Shepard.

No voy a entrar en las diferencias existentes entre el libro de Shepard y su guión. Como bien señaló Wenders, del libro se recogen más bien atmósferas, sensaciones, pero al contrario que el libro (una sucesión de breves relatos anecdóticos acompañados de poemas) Paris, Texas cuenta con una única historia centrada en varios personajes, a pesar de todas las ramificaciones que puedan derivarse de ésta.

Esta historia es la de Travis, la del reencuentro con su pasado, con su hijo Hunter, y la búsqueda que ambos emprenden para encontrar a la mujer de Travis, la madre del pequeño.

Si se han hecho en ocasiones comparaciones entre Travis con el personaje de Ethan (John Wayne) en Centauros del desierto esto se debe al carácter ajeno que ambos personajes comparten con la civilización, con el orden establecido. La similitud entre ambos personajes es clara. Ambos encuentran a parientes desaparecidos, y una vez que los han hallado, los dejan reunirse con quienes deben para ellos alejarse discretamente.

Este es uno de los motivos por los que el film de Wenders, además de ser claramente un film enmarcado en el género de las road-movies, puede ser también considerado un western moderno o contemporáneo.

Esta relación con el western se hará patente en más de una ocasión a lo largo de la película. Incluso aunque Travis y su hijo utilizan una camioneta para desplazarse, la imagen que utilizará Wenders para reforzarnos su relación con los antiguos vaqueros será en una de las ocasiones la de unas luces de neón con la figura de unos caballos al galope.

Paris, Texas es una película de viajes, de recorridos, no sólo para Travis, sino para los que le rodean. Y estos viajes van a tener una importante consecuencia, un cambio en la vida de todos y cada uno de aquellos con los que Travis se encontrará una vez aparece en escena. Walt (el hermano de Travis) y su mujer, perderán al sobrino al que habían criado como hijo propio; el pequeño Hunter conocerá y aceptará a su padre y decidirá unirse a éste en la búsqueda de su madre; el propio Travis descubrirá que el reencuentro consigo mismo o hallar a su mujer e hijo no presuponen el cierre o la desparación de las heridas que le llevaron a deambular de un sitio a otro durante los cuatro años que estuvo desaparecido.

Una estupenda película en la que la puesta en escena de Wenders potencia todas y cada una de las ideas narrativas que puedan rastrearse por el film. Si tuviera que señalar una, por gustarme especialmente y ser origen de algo en lo que participé, me quedaría con la del "reencuentro" entre Travis y su hijo cuando el primero va a buscarle al colegio. Después de un fallido primer intento de acercamiento, Travis decide vestirse adecuadamente (adoptar la imagen de un "padre") y va a buscar a Hunter. El niño, en esta segunda ocasión, camina por el lado contrario de la acera, observando con curiosidad a su padre, compartiendo con él un juego de imitaciones hasta acabar apareciendo junto a él caminando de vuelta a casa. Ambos han cruzado la carretera que les separaba, no sólo la física, claro está.

Y sí, funcionan igual de bien las actuaciones, fotografía, música y todos esos otros elementos, labor de equipo, que suelen acompañar a una gran película.


22 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Me paetece mucho verla después de leer tu reseña. Siempre me han gustado las películas de "viajes y recorridos", las road-movie con cierto sabor a western. Muy buena reseña.reric

Scotty dijo...

Hola David.

Yo hace ya bastante tiempo que la vi. En la memoria todavía su música, de cadencia nostálgica, sus paisajes áridos, sus moteles... y una fascinante Natasha Kinski. Un recorrido físico y emocional reltivamente emparentado con el que hace el personaje de Alvin (otra vez Harry Dean Stanton) en Una historia verdadera de David Lynch.

Me has dado una idea y voy a poner en mi blog la música de esta peli.

Un abrazo.

WODEHOUSE dijo...

Esta película es de las que llevo grabadas en mi memoria, de las que, cambiaron mi forma de ver la vida y mi persona. (Uno está hecho de lo que lee , ve , oye.) Fue como un puñetazo en el estómado, la amargura del que, no sé, la música es increíble, pero lo que más me afectó es como un hombre es capaz de perderse de esa forma por amar tanto a una mujer. Me impresionó que incluso acabara dejando su trabajo porque el tiempo que estaba trabajando no estaba a su lado. Es increíble la peli y la escena de la cabina del sex shop, cuando ella se da cuenta de que es e´l y está tan bella Natasha Kinsky con ese pullover rosa...aysss. gracias p0r el post.

Mr. Lombreeze dijo...

Es una película que me gusta mucho, aunque no acabo de ver que esa relación con el Western que dices vaya más allá de lo estético u ornamental. O sea, las atmósferas que comentas.
Quiero decir que esas similitudes que apuntas con Centauros del desierto no me parecen características del Western y esos comportamientos de sus protagonistas se pueden apreciar en otros géneros.

Aún así, una película muy bonita con una bso increíble y uno de los mejores arranques cinematográficos de la historia.

Es que Wim Wenders fue la gran esperanza europea de los 80. Luego se desinfló, pero bueno, nos dejó suficiente número de grandes pelis como para que se merezca nuestra admiración.

Valentín VN dijo...

Una de las películas que más te envuelven cuando la ves.

Me imagino que a muchos les habrá pasado como a mí, que al pricipio creías que ibas a ver un viaje de París (Francia) a Texas (Huston, supongo y en USA). No que había una ciudad llamada París en USA. En fin, cosas del desconocimiento.

Por cierto, también me resulta difícil emparejar a Travis (Harry Dean Stanton) con Jane (Natassja Kinski). Igual son prejuicios míos, pero ella es como muy joven, incluso para la edad del niño de ambos.

Valentín VN dijo...

¡Ah, se me olvidaba decirte que me encanta la ilustración de la cabecera!

Tengo que dedicarle un tiempo a los blogs de tu barra lateral, porque son impresionantes.

David dijo...

- Marcos: La peli es muy recomendable.

- Scotty: Si la música de tu blog es ya genial. No digo que la de Cooder mala. Pero entre Deleure, Rota o Cooder, tengo muy claro a quién prefiero.

-Wode: De nada, claro.

- Mr. Lombreeze: Estoy contigo. Yo veo esa relación ornamental con el western, pero en mi opinión (y en la de otros a los que leí, pero ni recuerdo) sí hay similitud entre el personaje de Ethan y el de Travis (que igual no fue ni buscada). Nada, haciendo música con tus comentarios, por lo que veo (je,je).

- Valentin: Sí. A mí me pasó lo mismo con lo de Paris. La ilustración es de Chris Sanders (co-director de Lilo&Stitch). Yo a lo mejor tengo que dedicarle menos tiempo a los blogs... Son (sois) impresionantes, es cierto. Pero demasiados y "comen" demasiado tiempo

antonilópez dijo...

Hola David, Hey me gusta el dibujo de cabecera del blog,es precioso y una pasada!!. Respecto a la peli, con lo bien que la comentas le entran a uno ganas de verla, seguro que es buena. La veremos pronto. Un saludo.

Crowley dijo...

Una película muy poética según mi opinión, amigo David, y lo cierto es que su música y sus "paisajes" te envuelven y no te sueltan. Nunca me había planteado su acercamiento al western, pero todo será cuestión de volver a verla (otra que pasa a engrosar la larga lista de pendientes o revisiones) y ver esos detalles que citas.
Si Scotty pone esa música, pues allá que nos iremos a escucharla.
Un saludo

eloy dijo...

PAra mí David, Paris,Texas es una indiscutible obra maestra del cine. una película que como dice Wodehouse cambió mi vida y mi forma de ver el cine, aunque suene exagerado.
Esa historia del hombre que huye y escapa del mundo por amor a una mujer es impresionante. La música de Ry Cooder, sublime. Nasstasja Kinski, amor de mi vida, es una diosa.
Y la conexión con el western que señalas estoy totalmente de acuerdo.
Saludos

Miguel dijo...

Gran película, y banda sonora evocadora como pocas (¡con tantas noches de 'Documentos TV' después para recordarla una y otra vez!). Con un punto desgarrador inolvidable. Estaría bien volverla a ver, sí...

atikus dijo...

Hace muchisimo que no veo la peli...bueno tanto no porque la tengo en dvd, vamos quizas 7-8 años, pero me parece mas, el caso es que no la recuerdo excesivamente bien, sólo a Nastassja Kinski, su belleza ten interesante y con esa melena corta. Los paisajes desérticos...esos, quizás si me recuerdan a los wenstern; en general me parece un road movie curioso desde luego...pero debería volver a verla, me temo!

Josep dijo...

La vi en el cine y no querido verla en la tele porque siempre he pensado que la forma de encuadrar merecía una pantalla grande; ahora que la tengo, creo que le daré un repasito con calma...

Muy buena la reseña, sí señor: apetece recuperarla.

Saludos.

eloy dijo...

Y lo de "el origen de el gran Zambini??????

ethan dijo...

Mmmmm nunca he estado del todo de acuerdo con esa comparación entre Travis y Ethan. En las coincidencias de la trama (la llegada, la busqueda y demás), pero los personajes son sensiblemente diferentes. Ethan está amargado y es hostil. Travis no es para nada hostil; los dos están perdidos, pero de forma muy diferente.
Saludos!

ANRO dijo...

Esta peli me emocionó muchísimo en su día. Las roadmovies me llegan mucho al corazón porque en ocasiones me recuerdan pasajes de mi vida ¡puede ocurrir tantas cosas en un recorrido sentmental!....Wender es un director muy interesante que sabe señalar con simples detalles toda una ola de sentimientos. Hay que volver a ver esta "Paris Texas"
Un abrazote.

David dijo...

Lo primero, gracias a todos, y a los que he respondido antes también por vuestros comentarios.

- Antoni: A mí me parece buenísima y muy recomendable.

- Crowley: Pues sí, qué más puedo decir.

- Eloy: Yo no diría tanto en mi caso, pero ya sabía que era de las favoritas de tu lista (de entre las cuales hay dos de la mía y otras que me gustan un montón.. pero no estarían entre mis favoritas-favoritas). Lo del origen de "El gran Zambini"... pues algo de ello sí digo en el blog... Y si has visto ese corto, pues sabrás un poco por qué digo eso.

- Miguel: Bienvenido. Sí. Cómo asocié también yo la música a ese programa.

- Atikus y Josep: Pues sí. Es de esas pelis con las que merece la pena repetir, desde luego.

- Ethan: Sí. No son los mismos personajes. Tampoco es la misma película. Pero hay similitudes... Yo sí las veo, a pesar de que las señalaron otros. Pero es algo opinable y sobre lo que tampoco tengo por qué tener razón.

- Anro: Tienes razón. La película emociona. Un abrazo.

Kinezoe dijo...

Esta película es de las que cuesta olvidar, empezando por su misterioso protagonista, del que poco se llega a conocer en realidad, y acabando por la bella Nastassja Kinski, de la que es difícil no enamorarse perdidamente. Entiendo a Travis perfectamente...

Yo creo que en la película todos los personajes andan perdidos, no sólo el interpretado por Harry Dean Stanton; será gracias al viaje que consiguen reencontrarse (consigo mismo, principalmente). Me encanta la iluminación en verde del reencuentro entre madre e hijo de la última escena; muy buena la fotografía.

La banda sonora, omnipresente, es de las que continúan martilleándote el cerebro con su quejumbrosa y melancólica guitarra durante horas y horas después de haberla visto. Hizo historia.

En mi opinión, "París, Texas", una de las mejores road movies que se hayan hecho nunca. Magnífica entrada, David. A la altura de la obra de Wenders ;-)

Saludos.

sé de cine dijo...

Llego a tu blog y me encuentro con esta entrada, una hermosísima película! Se me puso la piel de gallina al ver el trailer. Una banda de sonido impecable, una hermosa y jovencísima Natadja Kinski, y una exelente fotografía.
Otra pelícuia de fines de los ochenta que me marcó fue Bagdad Café.
Muy buenas las fotos posteadas en entradas anteriores.
Saludos

BLANCO dijo...

Casualmente, volví a verla el domingo pasado. Unos quince años después de la primera vez. En mi primera visita a tu blog encuentro tu estupenda reseña. Que comparto. Gradísima y bellísima película.
Un saludo.

Dr. Quatermass dijo...

Recuerdo que hace muuuchos años me gustó mucho y que decir de su banda sonora, un clásico. De verdad que se merece un repaso un día de estos.

Un saludo!

William De Baskerville dijo...

Es una de esas peliculas que hay que ver varias veces y no para entenderla si no para poder volver a disfrutarla.
Me gustaria verla de nuevo.
Siendo tan dramatica tiene un poder hipnotico y relajante extraño.

Se agradece el recuerdo.

Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...