jueves, 21 de febrero de 2013

UN AMISTOSO ACERCAMIENTO AL MUSICAL. I

Esta entrada va dedicada como una cariñosa puñalada a  Lughnasad.

Recuerdo que de niño no me gustaban los musicales. Excepto alguna película de Gene Kelly, no era un género que me tuviera muy pegado al televisor. Veía las películas porque yo me pasaba horas viendo la tele y si daban una película, da igual la que fuera,  ahí que me quedaba...pero me costaba más engancharme al género musical.

¿Cuándo cambió la cosa?

Damos un salto a  cuando tengo 17 años...  Conozco entonces a un chico, al que llamaremos J. , con el que empiezo una fuerte amistad. A ambos nos gusta el cine, leer, y como no es que conectáramos mucho con las cuadrillas o amistades que frecuentábamos, empezamos a quedar continuamente.... Tanto, que su madre llegó a pensar que yo era gay y estaba interesada en su hijo, y la mía me diría un día "todo esto has empezado a hacerlo desde que sales con ese amigo homosexual tuyo".  ¡Ay! Esa homofobia encubierta tan divertida.  Por "todo esto",  mi madre se refería entre otras cosas a que llegaba demasiado tarde a casa casi todos los días...  Pero eso se debía más bien a que durante años había sido al revés... Pero bueno, eso es otra historia.

Damos otro salto de dos años. J. me propuso ir a la reunión de una asociación universitaria que se creó para transportar alumnos de Vitoria a Bilbao porque querían hacer una revista que se repartiría en el autobús, y buscaban colaboradores.


Así que vamos allá y conocemos al resto de la gente que iba a participar en la revista. Entre ellos, un chico al que llamaremos Fred.

Fred quería escribir sobre cine en la revista... Y es que era un verdadero cinéfilo. Uno de esos que si alguna vez se quedaba a tomar algo,  te decía que se iba a tal hora porque daban "La loba" de Wyler y no quería perdérsela.  

Fred también era, más o menos, otro "inadaptado" social como nosotros y pronto empezó a quedar y compartir nuestras tardes y noches hablando de cine, libros y demás historias.  Nos hicimos muy amigos, hasta el punto de que en ocasiones prefería quedarse con nosotros a pesar de que tuviera que perderse algún clásico que tenía "programado". 

A Fred le encantaba el cine. Y también el género musical.  Se grababa cintas y cintas de un programa de radio que había sobre musicales... Compraba también  cintas originales de musicales no estrenados. Y nos hablaba de Cole Porter, de Rodgers&Hammerstein, Lerner&Loewe, de Mary Martin,  de Marni Nixon...  Adoraba el musical de "Los miserables" , y también la novela, que si no recuerdo mal era su libro favorito y releía de vez en cuando. 

Cierto día pillé seguidos por televisión una serie de documentales sobre el género musical con escenas sueltas (y canciones subtituladas) y me gustaron un montón...Le llamé a Fred emocionado después de verlos (y también durante los intermedios) y charlamos sobre ellos...y poco a poco empecé a entrar en el mundo de los musicales...

Fred había estudiado francés en el colegio, pero el día que daban "La bella de Moscú" (con letra y música de su admirado Cole Porter) podía canturrear "Capitalistic, you're optimistic". Cada vez que vuelvo a ver esa película y oigo eso, me acuerdo siempre de él.


La cosa no acabó muy bien ni con Fred, ni con J.  Con Fred tuve una serie de desencuentros... no sobre cine ni sobre política, pero se agotó mi paciencia y corté por lo sano. J. fue quien cortó conmigo.  Pasados un par de años me enteré por otro colaborador de la revista al que apodábamos "el monje"( porque costaba horrores sacarlo de casa), que tanto J. como Fred estaban interesados en retomar su amistad conmigo. Yo no lo estaba. 

Pasaron bastantes más años, Fred consiguió mi mail por otra persona que me conocía, y me mandó una texto en plan "recuperemos los viejos tiempos".  Pero yo seguía sin estar interesado. 

Hace un par de años, mientras trabajaba con un horroroso peto naranja como informador en un centro ludico-cultural, apareció Fred para ver una exposición sobre Akira Kurosawa. Intercambiamos cordiales saludos y poco más... Y hace aún menos, mientras tomaba un café con un amigo, volví a encontrármelo (estaba de visita por la ciudad; no vivía aquí). Una vez más, saludos cordiales y ya está... 

No le deseo ningún mal a Fred. No le guardo ningún rencor y no tengo mal recuerdo de la amistad que compartimos. Es más, Fred era un chaval excelente, y supongo que será un tipo estupendo. Aquí os he hablado de que le gustaban el cine y los musicales, pero podría comentaros muchas cosas buenas de él.  Y aunque no tengo ningún interés en volver a ser amigo suyo, cuando ayer leí la página en la revista cultural Aux (feb-mar nº59) con la entrevista de Germán Castañeda que os reproduzco a continuación,  no pude evitar acordarme de él.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

POSTITS. Noticias breves y gente interesante.

Los musicales hollywoodienses, según JOSEMI BELTRÁN












Cada miércoles hasta junio (20hr) en el Teatro Principal (Donostia) Entrada: 4.5 En abril publican un libro sobre el ciclo. Más información donostiakultura.com



Cine// Mientras arrasa en cartelera, en nominaciones y en premios "Los miserables", el Teatro Principal de Donostia inicia el ciclo "El cine musical USA" con el que repasa cronológicamente la historia de un género a veces infravalorado. De "Un día en Nueva York" en los años 40 a "Moulin Rouge" en 2001, pasando por clásicos como "Hello, Dolly!" y rescatando piezas de culto como la "Corazonada" de Coppola con música de Tom Waits. Todas, "producciones norteamericanas cuyos números musicales y canciones se integran de la manera más natura posible con la trama", resume desde la Unidad de Cine de Donostia Kultura su director, Josemi Beltrán, firme defensor del género: "El cine es esencia una gran mentira y fantasía; y el buen musical lo ejemplifica".

1. ¿Cómo se inaugura este genero? La primera película sonora norteamericana "El cantor de jazz" (1927) es ya un pseudomusical. Una de las primeras cosas que el cine USA quiso hacer con el sonido fue cantar. "La calle 42" (1933) puede ser clave en un intento de crear un lenguaje propio de cine para los musicales, más allá de filmar el teatro de Broadway, que es como nació el género.

2. El ciclo se centra en los años dorados de los grandes estudios, ¿qué filmes de esos años están indiscutiblemente en la Historia del cine? "Un día en Nueva York" (1949) y "Cantando bajo la lluvia" (1952), ambas de Stanley Donen y Gene Kelly. Y "Melodías de Broadway 1955" (Vincente Minnelli, 1953). Aquella fue la era del canon de la perfección.

3. Las partituras más memorables: "West Side Story" y "My Fair Lady"

4. Los mejores guiones: "Cantando bajo la lluvia" y "Siempre hace buen tiempo".

5. Las canciones más míticas: "There's No Business Like Show Business", "Cheek to Cheek", "Singin' in the rain" y "That's Entertainment".

6. Los números inolvidables: El ballet de "Un americano en París", los de "Melodías de Broadway 1955" y el "Make'Em Laugh" de "Cantando bajo la lluvia".

7. Los musicales más infravalorados: "Oliver" y "South Park, la película"

8. Alguna pequeña joya desconocida: "Mi hermana Elena" o el musical de oficina "Cómo triunfar sin dar golpe".

9.No habéis programado ninguna cinta de los 90, ¿qué pasó en esa década? Lo mejor de los 90 fue el rescate del musical clásico de Disney: "La sirenita", "La bella y la bestia"... También los homenajes de Woody Allen ("Todos dicen I love you") y Kenneth Branagh ("Trabajos de amor perdidos")

10. Cerráis el ciclo con "Moulin Rouge", que logra la revitalización del género. ¿Hay otros musicales posteriores reseñables? Destacaría el homenaje a Fosse del "Chicago" del 2002, la divertida "Hairspray" con Travolta, y quizás "Rent", adaptación de un exitoso musical pop de teatro. Ah, y "Los productores".

11. "Grease", "Fiebre del sábado noche"...Es un género caldo de cultivo de placeres culpables. ¿Los tuyos personales? Sin vergüenza ninguna: "South Pacific", la película de South Park y "La bella y la bestia"

12. Es muy típico lo de "no me gustan los musicales porque no soporto que canten sin motivo". ¿Cómo se puede superar ese prejuicio?  Si no te convence "Cantando bajo la lluvia", poco te convenceré yo. Es el musical que todo el que se considere cinéfilo debería haber visto.
                                                                                                                  Texto de Germán Castañeda.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

23 comentarios:

Lughnasad dijo...

Ja, ja me ha hecho mucha gracia eso de "puñalada cariñosa". ¡Qué bueno!

También me ha hecho ilusión la dedicatoria, aunque sea en plan puñalada...uno es de un sensible que roza la ñoñería.

De la entrada, lo que más me ha gustado es ese episodio "filogay" y la intriga de...¿qué habrá pasado para romper una amistad asi? Sabes crear tensión...Sabes que todos te van a preguntar lo mismo, ¿no?

En la última pregunta de la entrevista está la clave. Yo soy de esos que no soportan que la gente se ponga a cantar (además que, generalmente, las canciones y números de los musicales, se encuentran lejísimos de mis preferencias).
Si la prueba definitiva es (volver) a ver Cantando bajo la lluvia, me comprometo, como acto de contrición, a revisarla en breve. Eso sí no prometo nada, es probable que no regrese al redil de los musicales...

De todos modos, gracias David por esa "dedicatoria" tan cariñosa (yo también te quiero) y por el intento loable de conversión.

Ichi dijo...

Eres un rencoroso y punto. No hay mucha gente rarita en el mundo y considero que debíais hacer piña. Ja ja. No sabía lo de j y madre. Si se que diste tu cazadora nueva y eso no lo olvida.

David dijo...

-Lughnasad: Vale, me alegro de que te haya gustado la dedicatoria.
Lo que pasó para romper una amistad así...mmm... es complicadillo. Dejémoslo en el pasado.

Y sobre la clave. Podrías también empezar por un musical como Cabaret. Ahí se canta por un motivo, los números responden a una lógica, y además es un PELICULÓN. Pero que repitas con "Cantando bajo la lluvia" como "penitencia" no es mala idea ;-)
No hay de qué... a ver si hay suerte...Prueba con Cabaret, All that Jazz o Chicago (que el director tuvo que vender la peli como que los números musicales que no pasaban en escena ocurrían "en la mente de los personajes" para que tipos como tú pudieran aceptar la lógica de estos (jaja))
Un abrazo.

-Ichi: Has dejado de ser mi hermana y no quiero que vuelvas a comentar nunca más por aquí (jaja)
Ya tengo otros "raritos"...Ellos tendrán los suyos. Sin más. A J. le di mi cazadora nueva porque le quedaba mejor...y a mí no me gustaba (la había comprado tu madre, no era de mi gusto).

abril en paris dijo...

¡Esta sí que me ha encantado !:-)
Tiene todo. Repaso y recuerdo. Suspense y desenlace.
Y yo que me considero otra "rarita" ( hasta que no entré en éste mundillo bloguero creia que solo era yo )me encanta saber que hay gente así por el mundo, me siento "menos sola" jaja

A mí no tienes que convencerme, supongo que ya lo sabes. Me encanta el musical, unos más que otros como es obvio y considero que la gente deberia hacer el "esfuerzo" y aprender a amarlos. Le pone una nota de color a la vida, bastante "perra" ya de por sí, aunque sea para llorar como en Los Miserables.

Un abrazo

PD. ¿ el de la entrevista es "él" ?

David dijo...

-abril en paris: Me alegro de que te haya encantado. Bueno, de todo, de todo... faltan algunas cosas más que irán en la segunda parte ;-)

Todos somos "raritos"...lo que pasa es que los "raritos" con gustos o aficiones más comunes parecen más normales.

Y sí, ya sé que a ti no hay que convencerte ;-)
Un abrazo.

PD: ¿y quién es "él"? (parece la letra de aquella canción (jaja) )
El de la entrevista me ha recordado a aquel chaval...

Marcos Callau dijo...

Siempre he idolatrado el musical. Me parfece un género que nunca pasa de moda. A mí me gusta por Frank Sinatra, of course (creo que el musical que más veces he visto ha sido "Alta sociedad") pero también por ese gran cómico llamado Danny Kaye. Pero hablando del gran musical, las grandes superproducciones, está claro que Fred Astaire tiuene guardado ahí un lugar destacado e inamovible. Más aún que Gene Kelly. Abrazos david.

Mr. Lombreeze dijo...

No si al final voy a tener que hacer una lista con los mejores musicales... jajajaj. Grease y Fiebre del Sábado Noche "guilty pleasures"?, si son cojonudas.
Yo creo que los musicales de la última década son todos bastante flojos. Los últimos "grandes" fueron, para mí, West Side Story, El Violinista en el tejado, Oliver, Hair y Jesucristo Superstar.

V dijo...

Debo admitirlo. No estoy en mi elemento. Creo que es el género al que menos tiempo he dedicado. Eso no quiere decir que no los haya estupendos y que he disfrutado con unos cuantos, más de antes que de ahora.
Pero tal vez los que me han gustado mucho ha sido o ha tenido mucho que ver más con otras cosas (como la trama, los actores, la historia) que por el mero hecho de ser musicales,aunque de hecho lo eran. Algunos con números estupendos. Pero no es precisamente eso lo que más recuerdo de esas películas. Saludos.

Anónimo dijo...

Estoy con Mr Lombreeze, Fiebre del Sábado Noche es una película estupenda. Muy de los setenta, de los buenos setenta.

Ahora, como musical no la veo. Sale un tío que le gusta bailar, y va a discotecas. ¿Eso convierte una peli en musical? Entonces Pulp Fiction también sería un musical. Y Reservoir Dogs. Lo bien que baila el señor Rubio.

Qué entrada más maja. Enhorabuena por el blog.

David dijo...

-Marcos: La anécdota que más me gusta de Frank relacionada con los musicales es cuando va a rodar su primera peli con Gene Kelly y le dicen que va a tener que ensayar tres semanas para una escena "¿Quéeeeeee? Pero si en ese tiempo me hago yo una película" Jsjaja... pero Frank ha estado en algunos musicales ya clásicos.
Lo de Fred y tu "más aún"... mmm.. ¿no podemos dejarlo en los dos igual? ;-)
Abrazo.

-Mr. Lombreeze: Jajaja. No te me adelantes, que primera va la mía. Chicago me gustó mucho (pero tal vez por lo mismo que Los miserables; tienen unos números tan buenos, que a poco que lo hagas bien).

-V: Yo tampoco creas que le he dedicado mucho tiempo. Me gustaría dedicarle más. Y sí, los hay estupendos, que además son también estupendas películas. Como dijó André Previn, "Siempre hace buen tiempo" era una buena e película incluso sin los números musicales.

-Anónimo: Jopé... No sé. Pues yo tal vez no la consideraría un musical, pero si alguien la quiere ver como tal, no le veo problemas. No voy a empezar como los críticos que cuando entrevistaron a Donen y el mencionó Grease le dijeron que eso no era un musical como los de antes. Donen, que era mayor que ellos demostraba ser más "joven" y menos estrecho de miras para aceptar otras propuestas. Y a ver quién discute hoy si Grease es un musical o no.
Gracias, no tan anónimo.

Anónimo dijo...

No, bueno, pero, en fin, vamos a ver, Grease sí es claramente un musical. Gustará mucho, poco o nada, pero tiene canciones que hacen avanzar la historia, y la gente se pone a cantar así de repente, que es como la definición clásica de un musical, ¿no?

"Eh, Danny, ¿qué tal el verano?¿Mojaste?" "Pues te lo voy a contar cantado y bailado... pa chulo yo..."

Blue dijo...

No me encantan los musicales, pero es posible que me pase lo que te pasó a ti hacen tantos años, que tenga que ver más.
Ejem...y eso que mi casa se llama Brigadoon, ya ves, jajaja.
Bonita historia "a pesar de". Me pasa algo parecido, cuando una amistad se rompe, no encuentro la forma de recomponerla.
Besos.
Besos.

Mara Miniver dijo...

Jeje, yo tampoco soy de musicales, pero tengo mis excepciones y "Cantando bajo la lluvia", me encanta.

Un abrazo

Mo Sweat dijo...

Yo siento una nostalgia especial cada vez que escucho el famoso tema de Cantando bajo la lluvia...

Aunque no fueran musicales con todas las de la ley, personalmente tengo un recuerdo especial de varias de aquellas actuaciones musicales de las películas de los Hermanos Marx.

Saludos.

David dijo...

-Anónimo (no para mí): Sí. Grease es claramente un musical. Yo casi diría que hasta un musical clásico. Igual de la "edad de bronce" si nos ponemos a dividirlas como en los tebeos ;-), pero un musical sin duda alguna. El problema venía de que le decían a Stanley qué había pasado con el género, que había muerto y blablabla...y él mencionaba cosas como Grease y...pues igual también la de "Fiebre.." No sé, no recuerdo y no tengo ya la entrevista. Pero luego los otros le decían que eso no eran musicales entendidos como los de antes. pffffff... Pero si nos atenemos a lo que dices, ni la peli de Travolta o Flashdance son musicales, desde luego. ¿lo sería The Commitments? mmm...

-Blue: A cuadros me has dejado...Pero si intenté hacer una entrada hace nada con las primeras entradas de algunos blogs vecinos y veía que la tuya era el cartel y texto en inglés de la peli. Tienes que ver más, sin duda ;-) En la próxima entrada, recomendaciones...
Lo de las amistades es tema más complicado que el de los musicales, me parece.

Abrazo.
Abrazo ;-)

-Mara Miniver: Cantando bajo la lluvia es un peliculón.
Un abrazo.

David dijo...

-Mo Sweat: Vaya! Qué bueno verte por aquí. Y en una entrada no de cómic ;-)
¿Quién no tiene un punto nostálgico con esa escena?
A mí, curiosamente, los números musicales de las pelis de los Marx era lo que menos me solía gustar de estas (bueno, me gustaba Harpo con el arpa o Chico con el piano, pero los otros números..mmmmm)
Un saludo.

Blue dijo...

Creo que ya te lo conté. La vi de pequeña y se me quedó grabada, muy grabada. Lo que me gustaría saber hoy es por qué, jaja.
;-)

nury dijo...

Me encanta el musical, así que esperaré impaciente la 2ª parte. No olvidarás a Bob Fosse ¿verdad?.
Saludos.

David dijo...

-Blue: Si no lo sabes tú (jaja) ;-)

-nury: No. Cabaret y All that jazz me encantan. Lenny también me gusta, aunque no es un musical...
y creo que es una pena que él no hiciera Chicago como peli, porque es "tan suya". Y el "Chicago" de Rob Marshall me gusta mucho, pero con él creo que habría sido una maravilla.

Mo Sweat dijo...

Bueno, sí, me refiero básicamente a los numeritos de Chico, especialmente, y Harpo. Los demás eran un poco casposos.

Sin duda lo mejor de las pelis de los Hermanos Marx eran otras cosas.

Saludos.

JLO dijo...

Ooooodio los musicales! jaja...

y me parecen muuuuy gay además...

no es que los esquivo a propósito, pero bueno, trato de evitarlos je...

el último fue el de Burton y su barbero asesino... no estaba tan mal, pero quizá porque era de él...

Chicago me aburrió mucho... salu2 no musicales..

David dijo...

-JLO: Pues vaya... Tú te lo pierdes.
Pero, ¿tú has visto "Cantando bajo la lluvia"? ¿Y no te ha gustado?
¿Ni Cabaret?
Lo de que te parezcan gays, ya es más grave. No sé... igual es que no debiste fijarte en Catherine Zeta Jones cuando viste Chicago.
De todas formas, está demostrado que si eres fan de Chaplin o de Keaton por separado puedes ser gay o no, pero que si te gustan los dos, eres absolutamente gay (supongo que no tengo ni que añadir jajas o simbolos de sonrisa para que te des cuenta de que pretendo ser irónico).

Musicales saludos ;-)

JLO dijo...

menos mal que no le dieron el oscar a los miserables jaja...

para algunas cosas soy bastante gay, por que no!

pero los musicales, mmm, too much... salu2

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...