martes, 5 de febrero de 2013

LOS PADRES DE NEVILLE.

Harry giró la cabeza con rapidez. Habían descorrido las cortinas que ocultaban las dos camas del fondo de la sala, y dos visitantes iban por el pasillo: una anciana bruja de aspecto imponente, que llevaba un largo vestido verde, una apolillada piel de zorro y un sombrero puntiagudo decorado con un buitre disecado; y detrás de ella, con aire profundamente deprimido, iba... Neville.



Ilustración de M.S Corley.

     De pronto Harry comprendió quiénes debían de ser los pacientes de las camas del fondo. Miró alrededor con urgencia en busca de algo con lo que distraer a los demás, para que Neville pudiera salir de la sala sin ser visto y sin que le hicieran preguntas, pero Ron también había levantado la cabeza al oír el apellido "Longbottom", y antes de que Harry pudiera impedírselo, gritó: "¡Neville!"
    Éste dio un brinco y se encogió, como si una bala hubiera pasado rozándole la cabeza.

- ¡Somos nosotros, Neville! - exclamó Ron, muy contento, poniéndose en pie - . ¿Has visto...? ¡Lockhart está aquí! ¿A quién has venido a visitar tú?

-¿Son amigos tuyos, Neville, tesoro? - preguntó gentilmente la abuela de Neville, y se acercó a ellos. 

Parecía que Neville deseaba estar en cualquier otro sitio. Un intenso rubor se estaba extendiendo por sus rollizas mejillas, y no se atrevía a mirar a los ojos a ninguno de sus compañeros. 

¡Ah, sí! - exclamó su abuela mirando fijamente a Harry, y le tendió una apergaminada mano con aspecto de garra para que él se la estrechara -. Sí, claro, ya sé quién eres. Neville siempre habla muy bien de ti.
- Gracias - repuso Harry, y le estrechó la mano. Neville no lo miró: se quedó observándose los pies mientras el rubor de su cara se iba haciendo más y más intenso.

- Y es evidente que vosotros dos sois Weasley - continuó la señora Longbottom, y ofreció majestuosamente su mano primero a Ron y luego a Ginny -. Sí, conozco a vuestros padres, no mucho, desde luego, pero son buena gente, son buena gente... Y si no me equivoco, tú debes de ser Hermione Granger. - A Hermione le sorprendió mucho que la señora Longbottom supiera su nombre, pero de todos modos también le dio la mano -. Sí, Neville me lo ha contado todo sobre ti. Sé que lo has ayudado a salir de unos cuantos apuros, ¿verdad? Mi nieto es un buen chico - afirmó mirando a Neville con severidad, como si lo evaluara, y lo señaló con su huesuda nariz - , pero me temo que no tiene el talento de su padre.
 - Y esta vez señaló con la cabeza las dos camas del fondo de la sala lo que provocó que el buitre disecado oscilara peligrosamente.

-¿Cómo? - dijo Ron, perplejo. A Harry le habría gustado darle un pisotón, pero eso es algo que resulta mucho más difícil hacer sin que los demás se den cuenta cuando llevas vaqueros en lugar de túnica -. ¿Ese de allí es tu padre, Neville?

-¿Qué significa esto? - preguntó la señora Longbottom con brusquedad - . ¿No has hablado de tus padres a tus amigos, Neville? - Éste inspiró hondo, miró al techo y negó con la cabeza. Harry jamás había sentido tanta lástima por alguien, pero no se le ocurría ninguna forma de ayudar a Neville para salir de aquel apuro -. ¡No tienes nada de que avergonzarte! - exclamó la señora Longbottom con enojo -. ¡Deberías estar orgulloso, Neville, muy orgulloso! Tus padres no entregaron su salud y su cordura para que su único hijo se avergüence de ellos, ¿sabes?

- No me avergüenzo - dijo Neville con un hilo de voz. Seguía sin mirar a Harry y a los demás. Ron se había puesto de puntillas para mirar a los pacientes de las dos camas.


-¡Pues tienes una forma muy peculiar de demostrarlo! - le reprendió la señora Longbottom-. A mi hijo y a su esposa - prosiguió volviéndose con gesto altivo hacia Harry, Ron, Hermione y Ginny - los torturaron hasta la demencia los seguidores de Quien-vosotros-sabéis.  - Hermione y Ginny se taparon las bocas con las manos. Ron dejó de estirar el cuello para mirar a los padres de Neville y puso cara de pena-. Eran aurores, y muy respetados dentro de la comunidad mágica - continuó la señora Longbottom. Ambos tenían dones extraordinarios, y...Sí, Alice, querida, ¿qué quieres?

La madre de Neville, en camisón, se acercaba caminando lentamente por el pasillo. Ya no tenía el rostro alegre y regordete que Harry había visto en la vieja fotografía de la primera Orden del Fénix que le había enseñado Moody. Ahora tenía la cara delgada y agotada, los ojos parecían más grandes de lo normal y el pelo se le había vuelto blanco, ralo y sin vida. Tal vez no quisiera decir nada, o quizá fuera incapaz de hablar, pero le hizo unas tímidas señas a Neville y le tendió algo con la mano.

-¿Otra vez? -dijo la señora Longbottom con un deje de hastío -. Muy bien, Alice, querida, muy bien... Neville, cógelo, ¿quieres? - Pero Neville ya había estirado el brazo, y su madre le puso en la mano un envoltorio de Droobles, el mejor chicle para hacer globos -.  Muy bonito, querida - añadió la abuela de Neville con una voz falsamente alegre, y dio unas palmadas en el hombro a su nuera.

Sin  embargo, Neville dijo en voz baja:
-Gracias, mamá.

Su madre se alejó tambaleándose por el pasillo y tarareando algo. Neville miró a los demás con expresión desafiante, como si los retara a reírse, pero Harry no creía haber visto en su vida nada menos divertido que esa situación.

- Bueno, será mejor que volvamos- dijo la señora Longbottom con un suspiro, y se puso unos largos guantes verdes -. Ha sido un placer conoceros. Neville, tira ese envoltorio a la papelera, tu madre ya debe de haberte dado suficientes para empapelar tu dormitorio.    
    Pero cuando se marchaban, Harry vio que Neville se metía el envoltorio del chicle en el bolsillo. 
    La puerta se cerró detrás de ellos.
- No lo sabía - comentó Hermione, que parecía a punto de llorar.
- Yo tampoco - dijo Ron con voz ronca.
- Ni yo - susurró Ginny.

    Todos miraron a Harry.

- Yo sí - admitió él con tristeza-.  Me lo contó Dumbledore, pero prometí que no se lo revelaría a nadie...  Por eso fue por lo que enviaron a Bellatrix Lestrange a Azkaban, por utilizar la maldición cruciatus contra los padres de Neville hasta que perdieron la razón.

Extraído de "Harry Potter y la Orden del Fénix" de J.K. Rowling. Traducción de Gemma Rovira Ortega.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Una de las mejores escenas de la serie. Si has leído todos los libros hasta aquí, esto te estruja el corazón.

David dijo...

-Anónimo (no para mí): Sí. Ya sabes que estoy de acuerdo.
Me parece que esta escena tiene incluso una fuerza enorme sin haberlos leído...
Aunque como ya sabes también, mi favorita es cuando Ron regresa y su charla con Hermione ;-)..
Estoy buscando una cosa al hilo de esto...a ver si la encuentro...

abril en paris dijo...

¡Vaya saltos ! ahora Harry Potter..¿seguimos hablando del pasado ? ;-P

¡Buenas noches !

David dijo...

-abril: Sí, seguimos hablando del pasado. ;-)
¡Buenas noches!

pilar mandl dijo...

Vaya, mi viejo amigo Harry Potter regresa... Me gusta! Buena escena, sí, bien escrita...

David dijo...

-pilar mandl: Y tú también regresas por aquí. Eso es bueno también ;-)
Un saludo!

Lidix dijo...

¡Que gran escena, sin duda!Y estoy de acuerdo con vosotros, te deja hecho polvo.. y aunque efectivamente cuando lees esto ya lo sabemos a través de Harry no deja de emocionarte verlo desde la perspectiva de alguien que ya sabe lo que ha pasado y los demás no.
J.K Rowling sabe contar muy bien esos momentos y los que hablan del pasado de los personajes, la saga está llena de "flashback" y referencias al pasado y es una de las cosas que hace tan grande estas novelas, no solo te cuenta la historia de lo que está ocurriendo con Harry sino que hay cientos de hilos por donde tirar con historias interesantes de muchísimos personajes.

De esas historias "laterales" mi favorita es todo lo que tiene que ver con los "Merodeadores", precisamente.
Y creo que James es un personaje muy interesante, (siguiendo con lo que comentas en otra entrada más adelante)no creo que fuera un abusón como pudiera serlo Malfoy(aunque sí tenían en común la arrogancia y el saberse populares)es que él y Severus se odiaban a muerte,eran eternos enemigos y se comportaban como tal,que yo recuerde, James solo era mezquino con Snape..pero la lealtad y compañerismo que tenían James, Sirius y Lupin era similar a la de los gemelos Weasley..no se,me encantaría que Jo sacara un libro sobre la historia completa de ellos, jaja, aunque no creo que lo haga..:P

Un saludo!!

David dijo...

-V: Lo de los "Merodeadores" y las ganas de saber más de ellos es algo que le debe pasar a muchos lectores. Es más, como dice un amigo, los "merodeadores" sí eran más bien unos aventureros o unos rebeldes. Ellos crearon el mapa, se hicieron animagos, etc... El trío dorado se ve más o menos forzado a seguir las aventuras. Pero claro, a los "Merodeadores" les falta Hermione para que me gusten más que el trío ;-)(jaja).
Yo creo que James sí fue un abusón. Con Sanpe. Si un abusón es leal o buen compañero de otras personas no impide o compensa el hecho de que sea un abusón con otros. mmm.. No es Malfoy, vale... Pero tal vez porque se encuentra a alguien como Lily, y como dice Sirius, "madura"...
Yo tampoco creo que J.K lo haga (y a veces, viendo lo que ha hecho Lucas con su saga, creo que es hasta mejor).

Un saludo!!

Lidix dijo...

Um...¿que crees que si Snape hubiera tenido oportunidad no se la habría devuelto?jajaja :P

David dijo...

-Lidix: Supongo que a casi todos los que han sufrido abusos les gustaría poder "devólverle" alguna a sus "torturadores". La cuestión está en quién empieza...
De hecho, Snape podía habérsela devuelto ("sectum sempra") y no lo hizo porque sabía que aquello sería demasiado tal vez. Y ojo! que no digo que Snape sea mejor que James o que actuara mejor... James maduró, Snape tuvo un error garrafal que le acarreó horribles consecuencias, dejándole marcado y "cambiado" para el resto de su vida.

David dijo...

Y ops!, Lidix veo que en un comentario anterior te llamé V en lugar de Lidix. Ya puedes perdonar... Esto de responder varios comentarios seguidos acaba liando...pero bueno, ya te diste cuenta de que el comentario era para ti ;-)

V dijo...

Esta entrada para mi tiene al menos dos pasados. El de la escena y el de los personajes que la protagonizan, dado que aun no he leido a Potter. La escena funciona, pero ya te dije que me dijeron "si no has leido a Potter,no hables". Y ya sé que no es necesario, ya que el tema es otra cosa, pero no estoy en mi elemento. Saludos

David dijo...

-V: Bueno, pero la escena te ha "funcionado"...
Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...