domingo, 13 de marzo de 2011

FAC UT GAUDEAM

La Gran Guerra del 14 al 18 ha terminado, y en el pequeño  pueblo de Corcaigh, sus habitantes esperan la llegada del tren que traerá de vuelta a casa a los soldados. Allí también espera  la familia del artillero Henry Godot, sin saber que Godot jamás podrá volver a casa, pues ha muerto en el frente.


Tal vez hayáis leído alguna vez que Esperando a Godot  de Samuel Beckett (a vuestra derecha) es una novela en la que no pasa nada, en la que unos tipos están esperando a que llegue Godot, y este no termina de llegar. Pero os puedo asegurar que eso es una reducción y una entrada al universo de Beckett sumamente absurda. En esta maravillosa novela pasan multitud de cosas...  Los personajes van recordando los momentos del pasado y las relaciones que tuvieron con Godot. Y Beckett da voz tanto a los familiares como a aquellas otras personas que conocieron a Godot y que en algún momento se acercan a hablar con los familiares del personaje protagonista. ¿Protagonista? Sí. Porque aunque ausente y a pesar de que  Beckett nunca le otorga la palabra en estilo directo, nos muestra un calidoscopio de las ideas, sensaciones y momentos que tuvieron el resto de personajes cuando trataron con él. Ellos sólo existen en la novela en tanto que tienen una relación directa con Godot. Un Godot ausente, pero presente en el recuerdo.
Y luego está el estilo del escritor. El singular modo en el que Beckett maneja la prosa de esta novela, sin apenas diálogos. Basta señalar el lamento del traductor Javier de Juan cuando anota la imposibilidad de trasladar al castellano el ritmo y la cadencia del inglés de esta obra.
Después de leer esta imprescindible novela, entiendo perfectamente por qué es considerada un clásico, y  el hecho de que a Beckett  no le otorgaran nunca el Nobel por aquellas desafortunadas declaraciones sobre los miembros de la Academia Sueca, sólo revelan la injusticia de este tipo de premios, y cómo en lugar de juzgar la obra de un escritor se centraron en otro tipo de cosas.

17 comentarios:

Fran G. Lara dijo...

¿Nos está usted poniendo a prueba, querido David?

Fran G. Lara dijo...

Ah, y Dirty Harry.

Anónimo dijo...

¿Otra vez has descuidado la medicación?

Fran G. Lara dijo...

Y sin embargo, anónimo Anónimo, comprendo a nuestro anfitrión. Es más, comparto lo que dice.

Lula Fortune dijo...

Bueno, yo no sé si nos pones a prueba o no, y a riesgo de quedar como marisabidilla o de tonta del bote por picar en tu anzuelo...veeeeega, vaaaaaa, lo digo: no es una novela, es una obra de teatro.
Besitos.

Lula Fortune dijo...

JAJAJAJAJAJAJAJ...Cómo me molan estas chorradas...

¿Conoces las "Coplas a la muerte de Darth Vader"? Un clásico imprescindible, oye. ;)

Josep dijo...

Pues yo, como que la leí en catalán y hará algo así como más de treinta años, juraría por Snoopy que no me pareció una novela aceptable. Pero a puntito estuve de representarla, eso sí...

Saludos.

Blue dijo...

No la leí. La ví en teatro hace muuuuuuchos años. Solo recuerdo que me sorprendió y me gustó.
Un abrazo.

maryshelley dijo...

La vi hace bastantes años en un festival de Avignon-de cuando era gafapasta- y la verdad es que la puesta en escena era tan apabullante: un mar de arena y los protagonistas sumergidos hasta el cuello. Se me quedó el Godot en la garganta.
Me gustó, pero no la leí.
Un beso

Anónimo dijo...

Qué interesante. Es que me ha parecido interesantísimo, oye. Enhorabuena por el blog.

abril en paris dijo...

Es teatro sin duda... y creo que he visto más de una representación incluso en la tele. Si le buscamos significado a lo peor va de eso..buscar o esperar algo que no llega, con la insatisfación o el aburrimiento.Con lo absurdo de la existencia o algo asi.
Por algo éste hombre tenia que ver con aquello del nihilismo ¿ o me equivoco?..

P.D. Me encanta la filosofia de Calvin y el pasotismo de Hobbes

Saluditos :-)

Mr. Lombreeze dijo...

Coño, pues yo he leído Hamlet y juraría que también es una obra de teatro.

Confieso como Blue que yo no la he leído y es más, no la vi en teatro hasta hace 3 ó 4 años en el Teatro Principal de Zaragoza. La verdad es que me gustó mucho. Absurdo 4ever.

X dijo...

No entiendo nada...

antonilópez dijo...

Me pica la curiosidad, voy a buscarlo y lo leere. Últimamente no doy con nungun libro que me llene. Gracias y un saludo.

Marcos Callau dijo...

David, siempre me han atrído las historias con protagonistas ausentes. Me la apunto porque no la he leído. Un abrazo.

Desclasado dijo...

Un buen cómic, si señor, el de Waiting for Godot.

Fac ut gaudeam?... Vera, potas bene.

Möbius el Crononauta dijo...

Entonces, ¿esperamos o no?

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...