miércoles, 12 de mayo de 2010

"SOBRE EL ESTILO CINEMATOGRÁFICO DE CHAPLIN". PARTE I

El director de fotografía Karl Struss, que sustituyó a Rollie Totheroh durante el rodaje de El gran dictador, también intervino en Candilejas y, a partir de esta experiencia, pudo afirmar que "Chaplin no tenía ni idea acerca de la dirección de la cámara, sus films eran completamente "teatrales". Trabajar con él era muy rutinario; simplemente colocabas la cámara, la ponías en marcha y él y los otros intérpretes actuaban delante. Nunca intentó obtener efectos cinemáticos. En una o dos ocasiones le dije que intentaría hacer un esfuerzo para hacer un movimiento de la cámara (...) pero quería empezar a las diez - siempre empezaba a trabajar a las diez - y dijo que íbamos demasiado lentos."

Karl Struss a Charles Higham, Hollywood Cameramen


" Un día, me llamó para mostrarme las tomas de rodaje de Monsieur Verdoux. A la tercera toma en el transcurso de una panorámica, aparecía un eléctrico en campo. Chaplin me había pedido mi opinión y le dije que la cuarta toma me parecía la mejor. "¿Por qué no la tercera?", me dijo. "Porque aparece un eléctrico en campo". Vi cómo se levantaba y gritaba encolerizado: "¿Cómo te has dado cuenta? Eso es que no me mirabas en la pantalla. Los espectadores sí que me mirarán."

Robert Parrish a Bertrand Tavernier, Amis américains.

"... su estilo no sufrió ninguna evolución: no hay apenas diferencias entre La condesa de Hong Kong y Una mujer de París, entre Candilejas y Luces de la ciudad, por lo menos sobre el plano técnico. Cincuenta años de cine no parecen haber tenido la menor influencia sobre sus ideas, sobre su concepción de la puesta en escena. Siempre hay la misma fotografía plana, unidimensional, en la que se han eliminado los contrastes y las sombras, la misma planificación funcional que jamás destaca el decorado."

Jean-Pierre Coursodon y Bertrand Tavernier, 50 ans de cinéma americain.


"Charlot hace diez años podía proporcionarnos una gran alegría poética. Hoy, ya no puede competir con Harry Langdon. Los intelectuales del mundo lo han estropeado, y por eso, ahora intenta hacernos llorar con los más vivos lugares del sentimiento."

Luis Buñuel, La Gaceta Literaria, 15 de abril de 1929.

Textos extraídos del libro "Charles Chaplin" de Esteve Riambau.

(...) En realidad, en la que creo realidad, este vitadísimo film del espléndido inventor y protagonista de La quimera del oro no pasa de ser una lánguida antología de pequeños percances, impuestos a una historia sentimental. (...)

Objeciones más generales pueden aducirse también contra City Lights. Su carencia de realidad sólo es comparable a su carencia, también desesperante, de irrealidad. Hay películas reales –El acusador de sí mismo, Los pequeros, Y el mundo marcha, hasta La melodía de Broadway-; las hay de voluntaria irrealidad: las individualísimas de Borzage, las de Harry Langdon, las de Buster Keaton, las de Eisenstein. A este segundo género correspondían las travesuras primitivas de Chaplin, apoyadas sin duda por la fotografía superficial, por la espectral velocidad de la acción, y por los fraudulentos bigotes, insensantas barbas postizas, agitadas pelucas y levitones portentosos de los actores. City Lights no consigue esa realidad, y se queda en inconveniente.

Extraído de la crítica de Jorge Luis Borges a City Lights.

AÑADIDO: En realidad, poco más que añadir. ¿O vais a contradecir al director de la magníficas "Capitán Conan" y "Hoy empieza todo" y a los geniales Buñuel o Borges?
Por mi parte, decir que estimo la figura de Charles Chaplin de un modo similar a la de esos cuatro melenudos de Liverpool. Artistas (por definirlos de algún modo) plenamente sobrevalorados, proclives al gusto popular y que tal vez gozan (gozaron, más bien) de enorme popularidad no por su verdadera valía artística, sino por otros motivos en los que será mejor no entrar.

Y por último, y para aquellos que no me conocéis en persona y no sabéis de mis gustos, recordad antes de que dejéis vuestros comentarios lo que Nemo Nadir escribió una vez en este blog: " (...) la ironía no suele funcionar por escrito."
Pero ya veis que no sigo su recomendación e insisto en mis errores (demostradle que he hecho bien en esta ocasión al menos).

16 comentarios:

pilar mandl dijo...

¡MUY INTERESANTE! Es curioso, no se me había ocurrido ver sus películas desde la parte más técnica...
Gracias. Me ha gustado mucho. Has hecho bien. :-)

Kinezoe dijo...

Interesante post, amigo. Últimamente te veo muy activo. Me gusta. De Chaplin aún me quedan muchas por ver, pero bueno, como lo que hay va a seguir estando ahí, no tengo mucha prisa.

Por cierto, ¿ironía dices? Yo creo que nunca has hablado más en serio que en el añadido de esta entrada, te doy toda la razón. Cierto revolucionario personajillo apellidado Freud solía decir que nunca se habla en broma. ¿Tendría razón?... ;-)

Mis saludos. Tenga usted muy buena semana.

Josep dijo...

jajajaja

Recuerdo perfectamente la frase de Nemo y también en que entrada la dejó y además puedo demostrarlo porque no borro nada... ;-)

Precisamente ando rumiando una entradilla respecto a esos cuatro (que espero no me chafes con tu fervorosa actividad) y respecto al otro británico, decir que, para mí, siempre será un genio del cine aunque sus aportaciones al lenguaje cinematográfico no sean reseñables, pero, aunque me tiren piedras, prefiero mil veces pasar una tarde con Chaplin que con Buñuel.

Por cierto: se me viene a la memoria aquella frase que dice:

"Están verdes, dijo la zorra..."


Saludos.

Crowley dijo...

Me gusta mucho el tono que está cogiendo tu blog en los últimos días, con unas entradas maravillosas y que no se limitan a una simple reseña como hacemos los demás. Me uno al entusiasmo de Kinezoe, amigo David.
Ya sabe usted que de Chaplin soy un completo inculto (como en tantas otras cosas) pero los comentarios que hay aquí no le dejan en muy buen lugar, ¿no?. Y lo cierto es que no puedo coincidir en ellos. De lo poco que he visto de Chaplin, la parte técnica no importa demasiado y sí él mismo (como dice en una frase de las citadas). Nuestros ojos son sólo para él y su personaje. Lo demás, pococ importa cómo está grabado.
Yo, con mi ignorancia hacia Chaplin, me atrevo a contradecirles. Sí.
Y en cuanto a tu fina ironía, David, es como un ilustre estilete que rasga los convencionalismos y siempre consigue hacernos esbozar una ligera sonrisa de complicidad.
Un abrazo

WODEHOUSE dijo...

Si, recuerdo esa frase de Nemo, que me pareció lapidaria.
Ay que ver pobre Chaplin, lo suyo era otra cosa, junto con Harold Lloyd (el que más me gusta) y Buster Keaton los llevo sin olvidar al gordo y el flaco en un rinconcillo infantil, simple y sin artificios de mi corazón. Que salia un eléctrico, pues que más da si el centro era e´l!!!!
Muy buen post, bien. bss.

39escalones dijo...

Nemo Nadir se equivoca.
Me veo obligado a hacer una apreciación que los textos seleccionados y tu añadido obvian: Chaplin es un cómico. La comedia tiene sus particularidades, y éstas se centran, como la trama, como la atención del espectador, en la figura del cómico. En nada más: no utilizaba movimientos de cámara, travelling ni mandangas porque no le servían de nada a su finalidad. La fotografía de los filmes de Buster Keaton era espantosa. La composición de planos de todas aquellas películas era lamentable. ¿Y qué? Es pedirle peras al olmo que no es que no las dé; es que no quiere darlas.
El problema de Chaplin es que, como todo comediante que intenta cruzarse al drama, no cambia de registro y cree que en éste él puede seguir siendo el centro de atención único, que no necesita nada más. Otros, como Woody Allen, se dieron cuenta de que ese trasvase precisa un cambio de estilo, de tono, de forma y de estética. Pero la comedia, ayer, hoy y siempre, no necesita más que gags y situaciones divertidas, bien se trata de comedias de argumento bien comedias de personaje; la técnica, si la peli es buena y hace reír, no aporta nada. Si la película es aburrida, la técnica no la salva.
En cuanto a la figura de Chaplin, estoy igualmente en desacuerdo; como director es lo que es, como artista no tiene comparación posible. Se aceptan propuestas alternativas, pero no las hay.
Y en cuanto a los Beatles ocurre lo mismo. No pueden juzgarse los mitos desde la razón, el resultado se queda corto. Una vez alcanzada la trascendencia, racionalizarla es ocioso: ¿acaso puede pretender evaluarse la técnica o la calidad de Dios? Pues eso.

eloy dijo...

Coincido con Kinezoe y Crowley, me gusta la línea de las últimas entradas.
Pero no estoy de acuerdo con Nemo Nadir sobre lo de que la ironía no funciona por escrito. En tus posts y comentarios noto siempre una fina ironía muy recomendable tanto para la salud física como para la psíquica.

Un saludo sin ironía

eloy

Marcos Callau dijo...

Me encanta Chaplin. Creo que nunca puede estar sobrevalorado un artista que lo creaba TODO en una película. Cuando digo todo me refiero a la música ("Smile"), aunque plagiara "La violetera" para "City lights", los gags cómicos, la dirección, el guión, los diálogos... es que era un ARTISTA con mayúsculas. Lo que sucede es que la historia del cine se ha olvidado de valorar a otros artistas comparables con Chaplin que también fueron grandes como Harold Lloyd o el propio Buster Keaton.

PEPE CAHIERS dijo...

Lo que ocurre es que todos estos cómicos venían del mundo del teatro, del vodevil y les importaba bastante poco el lenguaje cinematográfico. A los hermanos Marx les pasaba lo mismo, y eso que ellos no se encargaban de la dirección de sus películas, pero incluso Sam Wood les daba ese aspecto teatral. Yo creo que es un error analizar este tipo de cine por su complejidad técnica. Es como salir cabreado de ver "Transformers" porque le falta profundidad y le sobra acción. Además no soporto a Buñuel. ¿Alguien le criticó el escaso sentido argumental de "Un perro andaluz"? Pues no, porque su intención no era la de ofrecernos una historia de sesuda elaboración.Por otra parte, los franceses siempre ha criticado a quienes les parecían tecnicamente inferiores o como llamaban ellos, despreciativamente, artesanos. Como si el cine francés pariera obras maestras en cada fotograma rodado.

Luis dijo...

¡Que tiempos aquellos!, eras un mocoso que iba al cine sin saber muy bien que ponían. ¡Como disfrutabas!, te zampabas la sesión doble matinal. De romanos, del oeste, de amor (buuuuu), de risa… ¡Que tiempos aquellos!, ya tenías pelusilla sobre el labio y la mirada “interesante” y empezabas a despreciar las “españoladas” y a leer en “Triunfo” las reseñas de Fernando Lara y Diego Galán, y los nombres raros e impronunciables se hacían habituales, la lástima era que “la censura no deja pasar el buen cine”. Fellini, Pasolini, Bertolucci…los franceses, el sueco ese, los de los países del este…bueno paro aquí porque a la censura se le coló una que creo recordar se llamaba “Cuerno de Cabra”
salían desnudos, se veían tetas y culos, había, creo, una violación. En un cine de Madrid de “arte y ensayo” estuvo en cartelera 3 o 4 años. No recuerdo si Fernando o Diego la reseñaron, pero hubiese sido irrelevante. El dictador de Chaplin no se pudo estrenar hasta que “franquito” no terminó de hacer los nudos. El discurso de Chaplin
sonaba de una manera especial en un país que despertaba de una pesadilla que parecía eterna. ¡Que grande puede ser el cine! Aunque el eléctrico cruce la escena y la mierda del caballo ensucie el fotograma. Yo solo me fijo en esas cosas cuando la “peli” me aburre. Perdona el tocho, David.
Un saludo

David dijo...

- Pilar: Gracias. La verdad es que cuando yo las veo tampoco lo hago.

- Kine: Gracias también por lo de la semana. Lo mismo para ti. Y mejor mes (y lo escribo en serio).

- Josep: Yo prefiero pasar una tarde con Paulette Godard. Y no te voy a chafar esa entradilla sobre esos cuatro, estáte tranquilo.
En este blog tenemos por norma no hablar de lo que no merece la pena.

- Crowley: No te voy a aumentar el sueldo. No insistas en tus elogios (ja,ja). Ahora en serio. Gracias. Me alegro de que te gusten las entradas. A lo de Chaplin hay que ponerle solución y se me ha ocurrido una cosa que...
Yo les contradigo igualmente.

- Wode: Sí. Lo suyo era otra cosa. Y eso era lo que importaba.

-39 escalones: De acuerdo.... en parte.
La técnica sí tiene que ver con la comedia. No sólo con el cómico se salva la situación. ¿Acaso un travelling no puede terminar en un plano final inesperado y sorpresivo que nos haga reír?
Así que la técnica sí puede aportar, depende los casos o la situación. Otra cosa es que al estilo de Chaplin poco podía aportarle. En cuanto a Chaplin... Estoy contigo (para variar). Yo suelo decir que no es de mis directores favoritos, pero sí mi cineasta favorito.

- Eloy (y vale también para 39): Nemo tenía razón en ese comentario por algo que ocurrió con uno de mis post. De hecho, si no llego a haber puesto el aviso de la ironía, igual llega aquí alguien y piensa que a mí no me gusta Chaplin, que lo considero un inútil y yo qué sé que más...

- Marcos: Pues sí. Como bien dices, un ARTISTA. Y uno de mis favoritos y de cabecera.

- Pepe: Gracias por tu comentario. No a todos les importaba tan poco el lenguaje cinematográfico (a Buster le interesó, por ejemplo)... Lo que pasa también, en mi opinión, es que el lenguaje cinematográfico no tiene por qué recurrir siempre al uso de todos sus recursos para ser lenguaje. ¿Es más pobre por ello? Puede... o puede que no... Si en un texto literario utilizas un vocabulario simple, incluso con errores de puntuación, ortografía o demás... pero lo que cuentas es mucho más interesante y... no sé.. vital o importante que otro más elaborado formalmente pero vacío de contenido...pues no sé.. tal vez prefiera el primer texto.

Un saludo a todos.

David dijo...

De perdona, nada. Me ha encantado. Y estoy contigo. Yo también me fijo en eso cuando no hay nada más en lo que fijarse. Un saludo.

David dijo...

Y por cierto, Eloy... ¿Qué haces por aquí? Luego te necesitan en tu blog y nunca estás presente. Aprovecho para darte las gracias (que te he saltado en los agradecimientos) y saludarte... que cuando vaya a verte seguro que no apareces.

39escalones dijo...

Pues dices lo mismo que yo, ni más ni menos, porque lo que te hará reír será la sorpresa final. Si ésta no funciona, si no hace reír, el travelling no sirve de nada, y por más que te esfuerces en presentarla en la forma, es el contenido de ésta lo que acertará o fallará. La forma es superflua. Puedes buscar ejemplos de travellings terminados en finales sorpresivos y comprobarlo.

David dijo...

39escalones: No digo lo mismo que tú.
Si el travelling es lo que va marcando el ritmo hasta llegar a esa sorpresa final, la técnica está influyendo en la comicidad o el humor de la escena. Es decir, la forma es también el contenido. Y hablamos del travelling, pero podríamos mencionar el famoso corte de Gilligan en el que un personaje dice por ejemplo "No lo voy a hacer, no, no lo voy a hacer". Y el hábil montador muestra la siguiente escena en la que el personaje está haciendo eso mismo. En fin, debatible, pero si insistes, te dejo el comentario y no digo más, que contigo no acabo (ja,ja). Un saludo. Gracias por tu comentario.

JLO dijo...

que difícil opinar... Chaplin era rustico para filmar, eso lo saben todos, pero su arte y su personaje serán eternos... eso solo lo hace uno de los mas grandes...

Keaton es mas moderno en ese ítem, no es verdad que sus películas tenían mala fotografía como decían por acá...

es mas, sus fotos publicitarias son mucho mejores que las de Chaplin, no hay una mala... las de Charles, espantosas... él haciendo pantomimas...

Buster es el número 1... Chaplin también jaja... salu2

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...