sábado, 2 de enero de 2021

EUSTACIA CUTLER

 Hace unos días vi un documental bastante interesante sobre Oliver Sacks.  Pero en realidad no voy a hablaros de Oliver Sacks... Viendo el documental aparecía Temple Grandin (a la que el doctor Sacks dedicó uno de sus relatos en "Un antropólogo en marte"; ahí fue donde la conocí). Hay publicados en castellano dos libros de Temple Grandin, "El lenguaje de los animales" de RBA y "Pensar con imágenes" de Alba (los tengo en casa, pero confieso que aún no me he puesto con ellos).


Oliver Sacks & Temple Grandin
Hay un telefilm biográfico del 2010 dirigido por Mick Jackson sobre ella que es también muy recomendable. Sí, como señalaría Tarantino (a quien no le gustan los biopics), cumple todos los esquemas argumentales de este tipo de películas,  pero la película está bien llevada y  los intérpretes son estupendos (no solo Claire Danes como Temple Grandin o Julia Ormond interpretando a su madre; también  Catherine O'Hara como la tía de Temple o David Strathairn como su profesor). La película entretiene,  y si no sabes quién es Temple Grandin y no has leído el libro de Sacks, te acerca adecuadamente a su persona.

                       



Aviso (spoiler para los que estén interesados en la película). Os pongo debajo un vídeo que es justo el final de la película.  Temple está dando consejos sobre cómo tratar a los niños autistas y por qué se comportan como le hacen. Una madre le pregunta "¿cuántos años tiene su hijo?" Ella responde que no tiene hijos (con la consiguiente desilusión de los padres presentes), para aclarar acto seguido que ella es autista (con el consiguiente asombro de los padres presentes).  Cuando le preguntan cómo se curó, ella dice que no está curada, que siempre será autista, pero que su madre se negó a que no tuviera una educación como el resto de los niños. La cara de  Julia Ormond como la madre que por fin se siente de alguna manera reconocida y valorada por su hija (tenéis que ver la película para entender esto) es lo que más me llega de esta escena. 



Y claro... cuando piensas lo que tuvo que pasar Eustacia Cutler, la madre de Temple Grandin... te llega más todavía. 
Una mujer que tuvo que enfrentarse tanto a su marido como a las autoridades médicas de la época que querían internar a su hija autista y olvidarse del asunto. Médicos que encima la "culpabilizaban" a ella como causante del autismo de su hija.

    
                                                       Eustacia Cutler y su hija Temple Grandin

Y para colmo, cuando su marido vio que no podía internar a Temple, decidió que igual era mejor internar a su esposa Eustacia, lo que conllevó un más que esperado divorcio. 

Eustacia escribió un libro sobre todo este tema, "A thorn in my pocket", que  no he leído (pero tengo intención de leer algún día) y creo que no han traducido por aquí.

Es curioso pensar en esta historia familiar en la que un padre decide que su hija autista no tiene por qué interferir en su vida y en cambio la madre hace todo lo posible para que su hija pueda relacionarse, recibir una educación e integrarse en la sociedad a pesar de su autismo.  Eustacia no solo logró esto por su hija. Con su comportamiento, fue una de esas personas que hizo por modificar y cambiar actitudes sobre el autismo.  Y claro, siempre se está hablando de Temple Grandin (con razón) y el biopic es sobre ella, pero no hago más que pensar que en la vida de Eustacia hay una historia tan interesante como la de su hija.

7 comentarios:

Alí Reyes dijo...

¡Qué bueno!...No voy a ver más porque este es un personaje de otro mundo y quiero ver esa película. Ya me anoto.
---
En otro orden, te voy a dejar acá un artículo viejito pero no por ello interesante. confío en que te gustará, y no puedo dejar de enviártelo en vista de que estamos en la fecha de marras. ¿Será que lo lees?

http://tigrero-literario.blogspot.com/2015/01/para-eduardo-j.html

Josep dijo...

No sabía que Tarantino coincidiese conmigo en el poco aprecio a los biopics y sin embargo, creo que como tú dices, sería mucho más interesante un biopic sobre Eustacia, aunque imagino que será más fácil realizarlo sobre la hija por merecer una fama que he de confesar ignoraba por completo.

El amor, la fe en el futuro y la determinación en conseguirlo de esa madre seguramente darían para una muy buena película de ficción.

Esperemos que este año que inauguramos sea muchísimo mejor que el pasado, porque ser simplemente mejor es demasiado fácil, en todos los sentidos.

Un abrazo.

p.d.: en el captcha, va y me sale el paso cebra de Abbey Road. jajaja

JLO dijo...

No conocía los nombres de nadie de los que hablas, pero te llega a interesar por esa historia de madre (cuando no) tan peculiar. En un gran porcentaje, los padres solo somos el problema... saludos

abril en paris dijo...

Otra historia de madre coraje. Sí que tiene mucho que ver con ese amor incondicional y de supervivencia de ciertas personas luchadoras que van contracorriente porque tienen fe en el futuro y saben lo que quieren. Chapó por esa madre.🙋🏻‍♀️
No conocía la historia pero me lo creo todo. Más de estos seres humanos necesitaríamos en nuestro viejo y machacado mundo.

Saluditos Deivi.

David dijo...

-Josep: Mmmm... Depende qué biopics (o en qué se centren) pueden salir pelis estupendas.
En este caso, ambas historias (las de madre e hija) me parecen geniales como material de partida para historias.
Esperemos... aunque nadie se esperaba que el 2020 fuese como ha sido.
PD: A mí no me ha salido nunca. Jopé!!
Abrazo!

JLO: Si no los conocías, te recomiendo que mires un poco por la red sobre ellos.
Saludos y feliz año!!

David dijo...

-Abril: ¡Hola! Sí. No he leído el libro (y en la peli no se le da mucho espacio a lo de la madre; se toca por encima porque se centra más en Temple)...pero lo que tuvo que aguantar la señora por parte de hija (berrinches y comportamientos lógicos provocados por lo que ocurría) y de su marido, tela marinera.
A mi me gustó la peli. Luego leí más sobre Temple y di con una reseña del libro de la madre que contaba un poco esto que os cuento (y más cosas) y ya fue cuando flipé. Y claro, cuando volví a ver la peli, esa escena me llegaba más todavía. Y Julia Ormond está fantástica aquí, por cierto.
Si puedes, mira la peli, que yo creo que te gustará.
Saludito ;-)

Alí Reyes dijo...

David ¿cómo pudiste ver la película? voy a youtube y no está ¿Acaso está en Netflix? Lo que si he hecho es revisar muchos videos de las conferencias de Grandin y algunas secuencias de la película pero hasta ahí. a mí me interesa sobremanera el tema, no solo por la madre de la Grandin sino por el trabajo de grado de Temple...Te cuento que soy médico veterinario (ya no puedo ejercer pues soy migrante en Brasil) y, aunque mi trabajo se centró en clínica de mascotas, todo lo que tenga que ver con el manejo de bovinos es algo que me interesa.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...