domingo, 3 de septiembre de 2017

COLABORACIONES "MÁGICAS" I


James Stewart y Jane Wyman en "Magic Town"(1947)
Termino de ver "Ciudad Mágica" dirigida por William Wellman. Una película de 1947 interpretada por James Stewart en la que en muchos planos, escenas, diálogos y momentos no haces más que pensar en Capra. 

Pero si esto ocurre no es por un Jimmy que acababa de hacer esa película de la que por aquí nunca hablamos (aunque sin duda eso ayuda), sino porque la película la produce y la escribe Robert Riskin.
¿Y quién era Robert Riskin?

¿Os acordáis de todas estas películas de Capra: "La locura del dólar", "Dama por un día", "Sucedió una noche", "El secreto de vivir", "Horizontes perdidos", "Vive como quieras" o "Juan Nadie"

Todas esas películas las escribió Riskin... 


Robert Riskin y Frank Capra.
Y colaboraron juntos en algunas más que no he citado.

La leyenda dice (y aquí siempre imprimimos las leyendas, no los hechos) que Riskin se cansó tanto de escuchar lo del "toque Capra" que un día se presentó en el despacho de Frank, le echó sobre la mesa un montón de folios y le dijo: "Toma, pon el toque Capra a esto".

Y la cuestión es que a pesar de que "Ciudad mágica" recuerda a una película de Capra... no lo es. No termina de serlo, y realmente le falta el genuino "toque Capra".  Y Wellman no es un mal director, pero quien lleva el peso de la película es Riskin, porque lo primero que aparece en los créditos es el nombre de RISKIN como productor (y también después). 



Y a lo que apunta esta película es que Riskin no tenía el toque Capra. 

Y esto no es una defensa del director como creador aunque pueda parecerlo...   Estoy seguro de que sin Riskin, las películas de Capra no habrían tenido el éxito que tuvieron y que ese toque Capra está más que riskin-condimentado. 

El cine, al igual que otras artes en las que a veces se requiere que trabaje un equipo de personas, es un arte colaborativo, en el que participan muchas personas y en el que todas en mayor o menor medida tienen una responsabilidad en el acabado final. De eso ya hablamos por aquí hace tiempo... 
Y en muchas ocasiones (tal vez por culpa de la dichosa "teoría de autor") consideramos que todo se debe a un "autor" o que la película es obra de un único "creador" (eso también le debe gustar mucho a los directores que en los créditos dicen A film by... y añaden su nombre en lugar de poner algo como "todos los que participaron".).

9 comentarios:

Josep dijo...

¡Prime!

Lo del toque de Capra es una consecuencia del toque Lubitsch: una invención más de los encargados de la mercadotecnia de la época.

Está claro que cada director que sabe lo que hace tiene una forma especial de dirigir sus películas y ello significa, para mí, que aprovecha las enormes virtudes de sus colaboradores -que lo son, precisamente, por ellas- para conseguir un producto final, un acabado que los más pijoteros, como tú, son capaces de distinguir.

Para el resto de los mortales, leer los títulos de crédito ayuda(ba) a saber quien había participado y así, en un futuro, decidir si ir al cine o a dar un paseo.

Además, Riskin se ocupa de escribir y producir, labores que antaño tenían suma importancia, no como ahora.

Su intervención, como las de Ben Hetch o las de I.A.L. Diamond, por citar ejemplos clásicos, constituye una garantía de solidez y de producto bien acabado.

Estaremos atentos a la continuación.....

Un abrazo.

David dijo...

¡Como los niños! Ay, esta chavalería.

Mmmm...Sí, una invención, pero basada en un estilo o como podrías decir tú, una caligrafía personal que destaca en las películas de esos directores... y que distinguen no solo los más pijoteros, sino aquellos familiarizados con las películas de ese director.

Lo de que las labores de producción tenían suma importancia. Cuántas películas pensamos que son del tal o cual director y han metido en ella mano (o zarpa) para bien o para mal los productores de turno. Además de los casos que mencionas, podríamos añadir otros como Dudley Nichols (hace nada revisé Esta tierra es mía; aunque no me dio por pensar que podía ser de Ford), John Michael Hays (me teng que hacer con el libro sobre él de su trabajo con Hitchcock), Borden Chase por citar a guionistas que dejaban ver su toque en las películas.

La continuación a no mucho tardar...

Otro abrazo!!

abril en paris dijo...

¡Segun..!

Clac clac clac..!! A ver si esto no decae.

Me paso luego que ahora tengo prisa.

Saluditos

abril en paris dijo...

Creo que me remito al comentario que te dejé en la entrada que has enlazado.
Aunque se pueda conceder eso de "el toque" la marca "es de Ford o es de Hitch" que señala algunas obras sobresalientes y que nos sirve de guia a la hora de acercarnos a ellas...antes era una peli de Paul o de Jack..pero segun ha ido creciendo mi cinefilia tambien me fijo en los guionistas, en la banda sonora o la dirección artistica ;)


Seguiremos atentos.

Saluditos

V dijo...

De modo que Wellman no era un mal director...deduzco que magic town es una película de Riskin, que produce y escribe y este busca un director que ¡¡claro que no es Capra!! como que es Wellman.
En esa época es verdad el productor tenía mucha importancia...el toque Selznick, incluso el toque Jack Warner.., que a su vez habría delegado su aroma en el toque Hall Wallis
Lo de los autores y su importancia llegó cuando llegó, pero muchas películas de Tracy-Hepburn, no tienen el toque x ejemplo de Stevens...tienen el toque del estudio, y las de Bette Davis igual, sea quien sea el director.
En lo de la asistencia a funerales no entro...pero tienen jugo las entradas. Saludos sin toque de autor.

Josep dijo...


Off tòpic (uno es que es ya muy veterano)

"Las de Bette Davis igual, sea quien sea el director."

Pagarás cara tu osadía, Víctor: más temprano que tarde, espero... XD

David dijo...

-abril: Sí. Con la edad valoras más (en la medida en que vas sabiendo) las aportaciones de todos esos que están detrás del nombre del director o autor de turno... Y pasa en todo, no solo en el cine.

-V: Te doy la razón en parte, pero no de pé a pá...por algo que has escrito y me ha hecho acordarme del lorito. En el comentario de abajo la explicación.

-Josep: Jajaja... ha sido leer lo que ha escrito Víctor y pensar "uy uy...que se están metiendo con el Wyler del lorito" jajaja...

Pero Víctor tiene razón en parte. Muchos estudios y productores de la época tenían un peso garrafal y "determinaban" el producto final en el que trabajaban tal o cual estrella. Es más... hasta los directores que "imponían" su autoría como Ford, Capra, Hitchcock, etc... tuvieron que bregar con la intromisión de los productores. Recuerdo estar viendo la de "Pasión de los fuertes" con comentarios y decían que tal escena no la rodó Ford sino que fue impuesta por el productor, y lo mismo en las biografías (cortes, intromisiones). Y las broncas entre Capra y Cohn son ya leyenda... Cohn le dejaría hacer porque tenía éxito y funcionaba...pero si algún director tenía un resbalón o dos seguidos, me imagino que los estudios empezarían a meter mano y a hacer y deshacer.

María Perlada dijo...

Tienes un blog interesante, iré poco a poco descubriéndolo, con tu permiso.

Besos.

David dijo...

-María Perlada: Hola, María. Bienvenida. No te hace falta mi permiso.
Un saludo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...