lunes, 14 de julio de 2014

VIVIR "LA EDAD DE ORO"

En Cartoonbrew están publicando unas interesantes entradas de Steve Hulett recordando la década que pasó trabajando en el equipo de guionistas de Disney. Y en la entrada dedicada a recordar la figura de Larry Clemmons , me ha hecho gracia encontrarme con esto.


Larry Clemmons frente a un mural pintado por él mismo. 1935

"¿Todas esas chorradas sobre la Edad de Oro de la Animación? ¿En los años treinta? Esa no fue MI Edad de Oro. Estábamos en mitad de una puñetera depresión. No había un puñetero trabajo. Y ahí estaba yo, haciendo intercalaciones en un puñetero corto del Pato Donald. Y entonces el manager de producción entraba y decía "¡Tenemos que acabar esta película! ¿Quién quiere venir a trabajar el sábado? Y si querías conservar tu trabajo levantabas la mano y gritabas cuánto querías pasar tu sábado allí. Sin cobrar. Como te he dicho, esa no fue MI Edad de Oro."
                                                                                                   Larry Clemmons.


Y he recordado entonces cómo en varios libros que he leído sobre Disney comentaban que los animadores y la gente del estudio se quedaba a dibujar o trabajar más horas "motu propio", excitados por el ambiente de trabajo y por lo que estaban haciendo. Es decir, que trabajar en Disney era tan maravilloso, que te quedabas allí más horas de las debidas (sin cobrar, claro) en lugar de ir a tu casa a descansar, o a otro sitio a relajarte después de la jornada laboral.
 Y yo me lo creí. 

Y luego me he puesto a pensar en la "Edad de Oro" del cómic y cómo estaban pagados los autores que trabajaban en el medio, los derechos de los que disponían...

O en la "Edad de Oro" del cine de Hollywood y... casi lo mismo. Sí, las "estrellas" (de la Metro o de otros estudios) tal vez vivirían muy bien, pero habría que plantearse qué tuvieron que hacer o por qué tuvieron que pasar para llegar a ser estrellas.

13 comentarios:

Marcos Callau dijo...

Imagino que el precio fue demasiado alto. En cualquier caso, Walt Disney tenía fama de usurero y esclavizador según tengo entendido. Desde luego el mundo idílico que la factoría Disney representaba poco teníoa que ver con la realidad de aquellos estudios. Abrazos, David!

David dijo...

-Marcos: Supongo que para los "creadores", sí. Luego están las obras y ya lo vemos de otra manera. Disney no era ni usurero ni esclavizador, pero...buuuff... igual para otra entrada, que es un tema interesante (al menos para mí). Pero sí es verdad que una cosa es la imagen ídilica que se presenta de ciertos lugares de trabajo, y otra las condiciones de trabajo que allí te encuentras. Pero eso pasa en casi todos los sitios, no sólo en Disney.

Un abrazo.

abril en paris dijo...

La fabrica de sueños ..vale.
El producto ha sido (y es tan bueno) que uno imagina que aquello es el paraiso y bueno sí, para la gente que trabaja por vocación y le dejan desarrollar su trabajo, nada importa, ni las horas, ni el esfuerzo;la perfección exige un nivel tan alto que todo lo que se diga es poco, y si me apuras hasta el dinero importa menos, pero son contados.
Como en todas las profesiones, hay gente que vive para ello..y es feliz.
Comparativamente los animadores, los ilustradores, están mejor considerados, han trabajado y lo siguen haciendo por eso mismo y porque trabajar con los mejores es un lujo..seguramente nada que ver con cualquier otro gremio donde la explotación raya la esclavitud.
Otra cosa son los "freelance"(trabajar por tu cuenta, autómono) donde existe mayor nivel de precariedad. Claro que esto es un tema laaargo y no para ésta entrada.
Resumiendo: que no todo es glamour ni estrellas en el paseo de la fama.
¡Bonita foto!:-)

Saluditos

Josep dijo...

Me parece que Clemmons debió de ser un tipo arrogante, incomprendido e insatisfecho: justo en a quella época -igualito que ahora- el mayor número de personas se ocupa en un trabajo para el que no siente ninguna vocación y también le pagan poco.

Entiendo que lo del "Oro" jamás se ha referido a las condiciones laborales de nadie y sí al producto final, siempre sujeto a la apreciación del que está adjetivando: a modo de ejemplo, supongo que las condiciones existentes en el llamado Siglo de Oro no serían siquiera parejas a la época "dorada" del cine hollywoodiense que, en mi apreciación adjetivadora, desde luego no pertenece a este siglo que vivimos.
Creo que no te falta razón, David, al señalar que la más apreciable época de una producción artística no forzosamente conlleva la felicidad de todos cuantos son necesarios para su producción, pero eso, ya sabes, no es tan extraño...
Un abrazo.

David dijo...

-abril: No sé. Bueno, en realidad podría decir que nolotengoclaro (jaja) Creo que aunque uno trabaje por vocación, llega un momento en el que a lo mejor te planteas si te están "explotando", o si es justo que ya que tú haces tanto por la empresa, esta no valores lo que haces, o no haga también por ti . Pero también es verdad lo que dices. Estoy seguro de que si la gente trabaja en algo que le interesa o que le motiva, mete horas y lo que haga falta para hacerlo lo mejor posible y que el dinero no es aquello en lo que piensa o le guía, ni le importa tanto (pero me da que a la larga ese tema pesa y puede "desmotivar"). Pero sí, como bien dices sería para un tema laaaargo.

Saludito.

-Josep: Jaja.. No sé. No lo creo... Y sí, vale, es verdad. Lo del "Oro" jamás se ha referido a las condiciones laborales, pero lo curioso del caso es que Clemmons, que estoy seguro que cobraría un dineral trabajando para Disney después de tantos años y por el lugar en el que trabajaba...comparaba sus inicios con años posteriores y claro, para él "esos no fueron buenos tiempos", aunque aquello en lo que trabajaba tenga ahora más consideración artística o lo que sea que su carrera posterior en la que ganaba más y no tenía que meter horas extras no remuneradas.

Pero sí, en realidad la entrada venía a señalar eso mismo que dices: "la más apreciable época de una producción artística no forzosamente conlleva la felicidad de todos cuantos son necesarios para su producción...
Y a veces es curioso cuando esos creadores o artistas que pasaron por esas etapas "doradas" luego sí se encuentran en mejores situaciones económicas, pero ya no están en la "edad de oro" y no se tienen tan en cuenta sus méritos posteriores. Buuff..¡cómo me enrollo! (pero creo que me entiendes).
Otro abrazo.

miquel zueras dijo...

Los dibujantes de cómic (y supongo que de animación también) siempre estuvieron mal considerados y con nulo respeto por parte de editores... mejor no digo nombres que me haré muy largo. En 1941 y temiendo una invasión japonesa de California, Disnet trasladó a sus dibujantes a Nuevo México para terminar "Dumbo". Se dice que escenas como la de los elefantes rosas estuvieron inspiradas por el peyote.
Saludos. Borgo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Lo de edad de oro del comic se dice por el surgimiento de grandes personajes, como Batman y Superman, del surgieron mucho de los otros. Había historias para personajes con poderes, como Superman. Y historias para heroes como Batman.
Nunca se dijo que fuera por sus creadores. De hecho, no es un secreto que los creadores de Superman fueron mal pagados.
Prefiero la edad de la plata, cuando surgieron las segundas versiones de algunos superheroes. Versiones mejores que eclisaron a las primereas. Como el segundo The Flash, que es el de la serie de los 90. Y sobre todo el segundo Green Lantern.

V dijo...

Interesante. Esto me recuerda una entrevista que leí hace muchísimo con Bette Davis, en la que le recordaban su famoso anuncio pidiendo trabajo en el periódico comparándolo con su época "dorada" y en general la época dorada de Hollywood.
Venía a decir que guardaba muy gratos momentos de aquellos tiempos, pero que fueron muy duros. Que allí todo el mundo echaba una mano para construir un establo o en la decoración.
Y que ella era una estrella, cierto, pero que como casi todas las estrellas hacían de todo y que fueron tiempos muy duros.
Al no especificar en que consistía ese de todo, no me queda claro, pero supongo que algo parececido a lo que vivió este dibujante y otros tantos. Un caso claro era United Artist... No todo era Xanadu....aunque la imagen que quede sea esa....un abrazo

Anónimo dijo...

V. supongo que Bette Davis se refería a la falta de poder sobre sus propias vidas que tenían las estrellas en la época de los estudios, cuando ellos elegían con quién trabajaba cada uno, y cuándo, y cómo,y si dabas problemas te suspendían y te enviaban a casa, donde tenías que esperar calladito a que te levantaran el castigo, porque los contratos exclusivos de larga duración te impedían hacer ninguna otra cosa. Cobraban un dineral, por supuesto, pero era una jaula de oro, y psicológicamente humillante. Y por supuesto en el caso de las mujeres era mucho peor, porque tenían una imagen que proteger.

De lo que estoy bastante seguro es que, ya siendo una estrella, Bette Davis no ayudó a construir ningún establo...

V dijo...

Respondo. Pues no sè...la verdad es que yo tampoco la veo de entrada. Pero luego me pongo a pensar que su primera època digamos "dorada", ella trabajaba para Warner....y si Jack Warner dice que todo el mundo a levantar un establo....pues no sè...en ùnico testigo levantan uno...y es verdad, Kelly Macgillys se queda haciendo limonada...pero no tenian de capataz a Jack Warner...

Josep dijo...

Ja,ja.... la Kelly se queda haciendo limonada porque en esa comunidad las mujeres se quedan guisando, si saben, o haciendo limonada, si no saben, pero no se ocupan de trabajos "de hombres" que son los que gobiernan, si no recuerdo mal...
Respecto a la dedicación, tampoco hay que centrarse: justo ayer, buscando otras cosas, di en pararme ante el documental de Leonard Bernstein y la grabación del vinilo de su musical West Side Story con Carreras y kiri Te Kanawa: aparte de la bronca con Carreras por "María" (que está aparte, en un vídeo más corto), nada más empezar hay una invitación rompe-hielo con el reparto y, ya que estamos, el maestro empieza a darles instrucciones de lo que quiere y desde ya empiezan los gorgoritos: o sea, venid a tomar una copa, que ya os daré pal pelo.... No creo que nadie se quejara, David.

Un abrazo.

David dijo...

-miquel zueras: Sí. Ahora en teoría están mejor considerados...pero...bueno, vamos a dejarlo estar como bien dices.
Saludos.

-el demiurgo: Sí,ya sabemos que la Edad de Oro, la de Plata y demás tienen muy poco que ver con los creadores detrás de esos personajes e historias. Y eso es injusto, ¿no?
Fueron también esos autores los que "eclipsaron" a los anteriores. Ley de vida, supongo.
Saludos.

-V, Anónimo y Josep: mmm. La Kelly McGillis de "Único Testigo". Anda que no han pasado años. Esa la vi yo en el cine y era un retaco (bueno, como ahora).
No sólo no era Xanadu, sino que además podía acercarse al Hollywood-Babilonia, ¿no?
Me da que las estrellas femeninas de Hollywood harían otras cosas en lugar de levantar establos... y vamos a dejarlo estar.
Lo que cuenta Anónimo (que me da que sé quién es) era más o menos así. Y la industria prescindía "facilmente" de aquellos que ya no le servían o eran problemáticos...sin ningún problema.
Lo de "West Side Story" y Bernstein no es lo mismo... puede que sí con las estrellas de cine, pero no con los animadores o los dibujantes de tebeos. Pero es más... no crees que nadie se quejara "ahí", pero eso es como esas películas en las que todo el mundo dice que "ha sido maravilloso, nos hemos compenetrado con todo el equipo; qué bien hemos trabajado, etc..." y pasan unos años y lees que aquello fue una mala experiencia y algo insoportable.
Debbie Reynolds no se quejará de Gene Kelly en "Cantando bajo la lluvia" en un extra de la peli... yo le he oído decir lo disciplinado, trabajador, férreo, estricto, "como deber ser" que era...pero eso lo dice ya siendo mayor y habiendo "olvidado" en parte el rodaje. Pregúntale a ver qué le pareció al año de rodar la peli y verás qué te contesta.

Un saludo a los tres.

nury dijo...

Pocas cosas son lo que parecen. Como decía un amigo (supongo que es un dicho popular): de lo que te cuenten no te creas nada y de lo que veas, la mitad.
"El ratoncito feroz, Disney o el fin de la inocencia" de Giroux es un libro interesante. Pero confieso que sigo disfrutando de las animaciones de Disney un montón.
Saludos.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...