lunes, 21 de julio de 2014

NUESTRAS CRISIS, SUS SOLUCIONES II

Las élites africanas también hacen suya la ruin máxima de "todo para nosotros". Dos investigadores de la Universidad de Massachussetts, James Boyce y Léonce Ndikumana, han rastreado minuciosamente la dimensión de la fuga de capitales desde el África Subsahariana a los paraísos del Norte. Sus hallazgos en 40 países africanos durante un período de 35 años ponen de manifiesto que, en 2004, las élites económicas y políticas africanas robaron por lo menos  420.000 millones de dólares, que, con los intereses, ascienden a 607.000 millones de dólares rapiñados al erario público.


Buena parte del botín correspondía a préstamos exteriores: por cada dólar prestado destinado teóricamente a fomentar el desarrollo africano, 60 centavos abandonaban el país y acababan en uno de nuestros bancos, encantadísimos de ingresar el dinero en las cuentas individuales de los ladrones.

Muchas personas ya conocen los robos de dictadores como Mobutu en Zaire o Sani Abacha en Nigeria, pero lo que éstos consiguieron sustraer es sólo la punta del iceberg (o un árbol del bosque o un cubo de arena del desierto). Las cantidades procedentes de Latinoamérica en concepto de fuga de capitales eran mayores, pero, hablando en términos relativos, el dinero de África suponía una carga más onerosa para los africanos corrientes. Los "activos externos" del África Subsahariana, es decir, el dinero en manos de africanos en el extranjero, casi triplicaba la deuda externa del continente, que en 2004 era de 227.000 millones de dólares.
Ilustración de Adrian Raeside.

Por tanto, la fuga masiva de capitales suponía un doble crimen: no sólo era dinero público robado, sino que los préstamos saqueados constan en los libros de contabilidad, por lo que aún hay que devolverlos. Los intereses de estos préstamos - el 60% de los cuales abandonaron  el país de inmediato - fueron pagados gracias a recortes en los presupuestos de sanidad y educación, a innumerables sacrificios de la gente corriente, un año doloroso tras otro. Boyce y Ndikumana revelan que este trasiego de capital desde África significa que, si el dinero se hubiera quedado en el país, el PIB habría sido un 16% superior; lo robado representaba dos tercios de todo el capital social.

El África Subsahariana recibió muy poco dinero privado en forma de préstamos: el 90% procedía de fuentes públicas, de fondos oficiales para el desarrollo, o del Banco Mundial y el FMI. Podemos contemplar dos hipótesis: o bien estas instituciones financieras internacionales no sabían que el dinero de los préstamos pensado para programas de desarrollo, estaba siendo robado y enviado a cuentas en el extranjero - con lo cual, por tanto, demostraban ser incompetentes -, o bien sabían que estaba siendo robado y no hicieron nada por impedirlo, de modo que fueron cómplices de los robos. Me gustaría oírles hablar del tema, pues no se me ocurre una tercera posibilidad.

    Extraído de "Sus crisis, nuestras soluciones" de Susan George. Traducción de Joan Soler Chic.

12 comentarios:

Josep dijo...

Pues sí: si en los países "civilizados" la corrupción es vergonzosa, en Africa es terrible, deleznable e imperdonable, casi rozando el genocidio, porque con la hambruna evitable muchos perros revientan de gordos.
El último párrafo que reproduces, a leer con suma atención.....

Un abrazo.

Marcos Callau dijo...

Terrorífico, la verdad.

David dijo...

Josep y Marcos: Poco más puedo añadir a vuestros comentarios.
Un abrazo a los dos.

V dijo...

ya van saliendo los millones...¿como era aquello? a jugaaaaaar...
Por pedir que no quede Susan, pero no se yo si alguno se lanzará a comentar...

David dijo...

-V: Aquí comentamos nosotros y poco más... porque lo que es ellos...pero bueno, por pedir que no quede, desde luego. Aunque a las peticiones, parece que oídos sordos es lo común en estos casos.
Un saludito.

Kinezoe dijo...

Este tipo de cosas son las que me hacen creer cada vez menos en el ser humano. ¿Y será posible que para algunos sea tan fácil mover tamañas cantidades de dinero (y con semejante desvergüenza)?...

Un abrazo.

miquel zueras dijo...

Un amigo que colabora en una ONG tuvo que ir personalmente al Chad para entregar un donativo de 3.000 euros pues de otro modo habrían acabado en los bolsillos de un funcionario corrupto. 3.000 euros, una buena parte de lo que valía el viaje. Desgraciadamente hay miserables en todas partes, en el tercer mundo y en los otros.
Saludos. Borgo.

David dijo...

-Kine: Por lo visto a lo largo de la historia, suele ser más fácil hacer las cosas "mal" que bien...pero bueno, espero que sea verdad lo de que de los errores se aprende y vayamos progresando.
Y sí, ya ves que es posible (y ocurre continuamente).
Otro abrazo.

-miquel: Joder! Desde luego... Me parece ya tremendo que la cosa esté así. Y lo más fuerte es que igual las cosas llegan bien en algún sitio, pero luego se administran mal, o aparecen ladrones o yo qué sé...
En fin...
Un saludo.

nury dijo...

Sin comentarios. Qué más podría añadir?
http://youtu.be/pj0Y41La43Y

David dijo...

-nury: Pues sí. Muy bien traído el tema.

Blue dijo...

Tremendo, pero me creo todo y más.
Y ahora pienso que no es muy distinto a lo que está pasando o pasó aquí ¿o no? No todas las ayudas que tuvimos de la UE fueron invertidas correctamente. Se gastaron muchas veces en obras inútiles que hoy están abandonadas, obras que fueron dejando dinero por el medio que seguramente estará en cuentas en el extranjero.
Y ahora sumemos todas las obras que se hicieron a golpe de deuda, de esa que ahora tenemos que pagar todos.
Bah, es desesperante.
Besos.

David dijo...

-Blue: Pues sí. Eso que apuntas también... Y comparto tu "desesperación".
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...