sábado, 25 de septiembre de 2010

LA POLÍTICA DE AUTORES Y LA POLÍTICA DE LOS "AUTORES"

Hace un par de días fui a ver La invasión de los ladrones de cuerpos, la versión de 1956 dirigida por Don Siegel. Lo cierto es que no la había visto hasta ahora. Me gustó. Es una película entretenida y supongo que la habréis visto todos los que pasáis por aquí, así que no voy a decir mucho sobre ella que me parece  no sepáis ya. Si no la habéis visto, recomendable.

El caso es que al finalizar la película, hubo una charla del crítico Quim Casas con una serie de preguntas o comentarios por parte del público asistente.

Entre estos, alguien (no fui yo) comentó algo que me pareció muy interesante... Cito a grandes rasgos y supongo que tergiversando alguna cosa de su intervención (no llevaba grabadora) :

"Lo que a mí no me gusta es que nos centramos en la figura de Siegel como autor de la película. Y esta es una película típica de un productor y un estudio.  Y es que Cahiers du Cinéma hizo muy bien al reivindicar a una serie de directores como Hitchcock y Fuller, pero a mí lo de su política de que el director es el autor en otras películas no me sirve. Pienso por ejemplo en Val Lewton, que era alguien muy importante en la creación de esas películas de terror..." y siguió con el tema, pero bueno, creo que veis por dónde va la cosa.

Lo cierto es que expuso algo sobre lo que yo ya había pensado aquí mismo.

Y Quim reconoció que era verdad,  pero que esa política de centrar la autoría en los directores había sido criticada en los últimos años y que en los 90 (y esto sí que me hizo gracia) en la misma Cahiers, ya no hablaban de los encuadres de Anthony Mann,  sino de cómo los componía o rellenaba un actor como James Stewart, por ejemplo.

Ayer, hablando con unos amigos de lo ocurrido en la charla, yo comenté que bueno, al fin y al cabo él escribía en una revista llamada Dirigido... Y uno de mis amigos dijo en tono de broma que lo había que hacer era otra revista llamada Iluminado por, o Interpretado por...

De todas formas, debo aclarar que el mismo Quim Casas se daba cuenta de este tipo de actitudes de centrar un ciclo en un director y no en un intérprete o un guionista no era del todo acertado, pero que no nos engañáramos: si la gente había ido a ver Harry el sucio en su reciente proyección durante el Festival de Cine donostiarra, no era porque estuviera dirigida por Don Siegel, sino porque era una película de Clint Eastwood.


Y aunque como ya os he dicho la charla de Quim estuvo bien,  en su intervención dijo que Elia Kazan había ido a la cárcel antes de testificar durante la caza de brujas y  aquello me sorprendió. Yo sabía que Edward Dmytryk sí había estado en la cárcel unos cuantos meses antes de testificar, pero no que  Kazan hubiera pasado por lo mismo. De hecho, cuando leí la autobiografía de Arthur Miller (amigo de Kazan) no mencionaba nada de esto como atenuante en lo que consideró una tración por parte del director  (claro que tampoco habló de su loable acción paternal, así que no sé...).   Aunque le pregunté a Quim Casas si no había querido decir Dmytryk en lugar de Kazan, él insistió en el hecho de que Kazan, al igual que Dmytryk  también había estado en la cárcel antes de delatar a sus compañeros, si bien no sabía cuánto tiempo. La verdad es que mirando por la red yo no encuentro nada que confirme este hecho, así que tampoco sé en este caso si Kazan pasó o no por la cárcel antes de "testificar".  Si alguien sabe algo más sobre este tema, agradecería que lo comentara.

Porque creo que el hecho tiene su importancia.

Dmytryk, por ejemplo, no testificó cuando fue requerido por el Comité,  sino que se marchó a Gran Bretaña para evitar ser encarcelado, donde pasó dos años y creo que hasta hizo alguna película. Pero al volver a Estados Unidos lo atraparon y lo metieron en la cárcel. Y qué queréis que os diga, si vas a la cárcel, pasan los meses, ves que ya no vives una vida más que holgada como la que tenías cuando eras director de cine, que no puedes trabajar, y tampoco sabes si la situación va a continuar del mismo modo ni por cuánto tiempo, pues no sé... Yo creo que "cantaría" antes de pasar una sola hora en la cárcel...   Así que entiendo que Edward lo hiciera después de  pasar unos meses.  Pero Elia lo hizo porque se "autoconvenció" de que era lo correcto, tengo entendido, no para salvar su trasero como en el caso de Edward. Aunque con su delación, Elia se evitaba sin duda tener que pasar por muchos problemas, y no me refiero tan sólo a algo como la falta de trabajo.

Tal vez os preguntéis cómo hemos llegado hasta aquí hablando de una película de ciencia-ficción de serie B. Bueno, supongo que todos sabéis que la película de Siegel fue vista en su momento desde dos perspectivas cuando se estrenó. Como una crítica de la caza de brujas por un lado, y como una crítica del comunismo por otro. Así de ambigua resultaba (y resulta) ser.

Pero durante la charla Casas empezó a tratar de aventurar hacia dónde se dirigía la película ideológicamente fijándose en el credo o las ideas políticas de Siegel.  Y esto mismo lo aplicaba también a la película de Harry el sucio (dirigida también por Siegel).

Es decir, ¿es Harry una película de ideología fascista o es una película que critica ese tipo de actitudes? El siguiente texto entrecomillado podéis leerlo con el  tono irónico que más os guste:

"No tenéis por qué saber qué es lo que os  está diciendo la película, lo que veis en ella o cuál era la intención del autor del guión.  Os basta con saber que Siegel  (director-autor) votaba demócrata, que era un hombre bastante liberal, independiente y progresista, así que no os sintáis mal si os gusta Harry."

La verdad es que hace tantos años que no he vuelto a ver la de Harry que ya no recuerdo si tiraba su placa o no tras acabar con el criminal. Pero sí recordaba la crítica que hizo Pauline Kael donde la tildaba de cuasi-fascista,  así como de clara propaganda a favor del uso de la fuerza policial (hace ya bastantes años un amigo me definía todas las series televisivas yankis como "apología de la policía", así que sobre el cine pensaría parecido).  Cosa que a Eastwood le hacía mucha gracia porque debía conocer la ideología de Siegel.
Y a mí me da que más allá de la actitud  del personaje de Harry de tomarse la justicia por su mano, Siegel pensaría que era una película de acción y que esa era la característica del personaje, su fuerza o atractivo.

Por el mismo motivo, pienso que tratar de buscar la ideología que subyace en una película como El juez de la horca tendrá más sentido si se hace atendiendo a la del autor de su guión (John Milius) que a la de su director (John Huston). Aunque lo que realmente pienso es que da igual qué votaran o pensaran los dos John, sino que tenían claro que el personaje vivía en los tiempos del salvaje oeste,  en un territorio  peligroso y fronterizo y que era el juez de la horca, al fin y al cabo...   Y a mí me  molestaría muchísimo que por un "seamos progresistas" lo hubieran hecho comportarse de un modo distinto al que refleja la película.


En definitiva, y para dejarlo bien claro, por si quedaba alguna duda: qué votaban los directores norteamericanos o de qué pie cojeaban ideológicamente para analizar el contenido político de sus películas me parece algo poco acertado y que puede dar pie a demasiados errores.

De hecho, en la próxima entrada trataré de demostrarlo exponiendo el curioso caso de "El director de ultraderecha que hacía películas de izquierda".

44 comentarios:

Dr. Quatermass dijo...

Buenas efectivamente gran reflexión, me hace gracia cuando lees en algún blog hablar de "la última de Michael Bay". Habrá quien consiga transferir su sello de autor a los productos finales pero no siempre es el caso y eso ha pasado toda la vida. Donde fue el evento por curiosidad, ¿en SitgeS?.

Un saludo

David dijo...

No. Aquí en Bilbo. Como montaban una retrospectiva de Siegel en Donosti, trajeron cuatro películas al Guggenheim.
Otro saludo.

PEPE CAHIERS dijo...

Que yo sepa Kazan no fue a la carcel. En su segunda declaración ante el comité de actividades anti-norteamericanas se arrepintió de su militancia en el partido comunista y denunció a 15 antiguos camaradas, aparte de publicar un artículo en The New York Times critícando ferozmente al comunismo. Efectivamente, Harry tira su placa al final de la película, que por cierto, si la analizamos friamente, no es más que la persecución que ejerce un duro policía a un psicópata que aprovecha los agujeros de la ley para escaparse de la misma. ¿Fascista o simplemente pragmática?.

redrum dijo...

Yo entiendo que cuando aplicamos el "un film de Eastwood" hoy día, ya sobreentendemos que es el director, ya que el autor siempre resulta ser un grupo de personas capitaneadas por una cabeza visible.

O muchas veces se usa para hacer lucir al figura de más renombre dentro del film, sea el protagonista o el guionista. Ahora bien, hablar de autoría es algo muy complejo, ya que incluso el sello de un director va asociado a su gente de confianza habitual.

Sobre ideologías y cojeras de autores, me importan poco, la verdad.

1 saludo!

David dijo...

-Pepe Cahiers: Pues yo estoy igual que tú. POr más que he buscado no he encontrado nada que dijera que Kazan pasó por la cárcel. Creo que Quim Casas se equivocó... pero no sé. Lo dijo con tanta convicción, que vamos, yo ni soy crítico ni historiador de cine..
Y lo de Harry... cuando vi esa peli, sólo vi una de polis, igual que cuando veo la de El juez de la horca veo un western. Esas historias de buscar ideologías a ciertas pelis que me parece que sólo buscan entretener...Pero bueno...

Redrum: Bienvenido! Porque juraría que es la primera vez que apareces por aquí. Aunque creo que ya te conozco. ¿tú tienes un blog, no? (ja,ja)...
Bueno, en serio...
Ese sobreentendemos, lo sobreentenderemos tú y yo. Lo del autor es un tema complicado. La gente sigue asociando al autor de una película con el director. Y esto no es así siempre. Es un tema complejo, como apuntas.
A mí las ideologías de los autores o directores también me importan bastante poco. Sí me importa la ideología de sus obras hasta cierto punto (no me voy a tragar algo con lo que no estoy de acuerdo, por ejemplo)...
Otro saludo.

William De Baskerville dijo...

Buenos dias, David.

La verdad que no tenia idea de los detalles que nos cuentas sobre "La invasion de los l.d.c." y ahora, pensandolo pausadamente si que tiene sus dobles lecturas.

La verdad, muchas veces pienso, si yo realmente he visto muchas peliculas, porque pocas veces asocio o relaciono detalles, como tu bien has dicho muchas veces, me gustan las buenas peliculas, y como eso todo, entiendose por buenas peliculas, las que nos lo parecen personalmente.

Sin prestarle atencion a ideologias: politicas o religiosas, o etc.etirisimas!

Una pelicula puede sacar lo peor de ti y no por ello dejar de estar bien hecha o dirigida o vete tu a saber.

Estas mostrandonos tu vena escritora a pasitos (al menos desde que yo vengo)desmenuzando, contandonos, siempre desde tu opinion personal, no inculcando.

Buena entrada!


Pd: Todavia estoy en un: actualizo? no actualizo? pero lo que no consigo quitarme es del placer de Blogear...
Poco, pero intenso.

Abrazos!.

Pd-2: Voy ahora mismo pal concurso Crowley. a ver que foto nos ha puesto hoy para pensar... :D. me encanta.

Josep dijo...

Es divertido.

Sentarse tras ver una buena película (ya has tardado en verla, ya: vergüenza debería darte) y discutir acerca de distintos aspectos de ella y de ahí partir y elevarse cual globo repleto de helio -que es muy inflamable- hasta llegar a la conclusión que es el productor el que puede señalarse como autor, es un camino sin duda entretenido aunque, en mi opinión, llega a un barranco embarrado, porque el director es el que acaba dejando su impronta; a menos, claro, que la personalidad del productor sea tal que pueda superarle.

Ciertos directores, como Wyler o Hitchcock, rodaban de forma que incluso en moviola la manipulación espúrea resultaba demasiado difícil.

Y respecto de las intenciones de esta película en concreto, creo que el amigo Casas hubiera debido informarse respecto a lo que dice el autor del libro:

Me copio a mí mismo:

El propio Jack Finney se asombró del éxito obtenido, como él mismo afirma en una carta enviada a Stephen King el día 24 de Diciembre de 1979:"He leído algunas explicaciones acerca del "significado" de esta historia que no pueden sino divertirme, porque no existe en ella significado alguno; escribí la historia con ánimo de divertir y ése es el único sentido que tiene....(...) La idea de escribir todo un libro para decir que no es tan bueno que todos seamos iguales, que lo bueno es la individualidad, me hace reir."

Un abrazo dominical.

p.d.: me he llevado copia del regalito: muchas gracias, gañán.

Crowley dijo...

Hola David,
de las 4 versiones de "The invasion of the body snatchers", me quedo con la segunda, la de los 70, que me marcó de pequeño, aunque la de Siegel está muy bien también (mejor que las otras dos que se han hecho.
Lo de la autoría de las cosas, como vimos en tu post, es allgo difícil de concretar.
Pues yo pensaba que Kazan no había estado en la cárcel como afirma Quim.
En cuanto a lo de buscar ideologías, hombre, en todos lados, si buscas encuentras, pero a no ser que sea algo muy escandaloso y evidente, intento no hacer demasiado caso (cuántas veces se ha hablado de Gapar Noé o Haneke como fascistas y yo no veo nada de eso en su cine).
Muy buen post, amigo.
Saludos

David dijo...

William De Baskerville: Buenos días,Henry. Lo de las asociaciones o detalles son lecturas posteriores. Cada uno saca las que encuentra, y las de "he disfrutado" me parecen tan válidas como los otros etcéteras que señalas.
Lo que sí es cierto es lo que dices que una película puede sacar lo peor de ti y estar bien realizada o escrita. Pero yo, igual erróneamente, tiendo a valorar más las que sacan lo mejor de nosotros.
Gracias por lo de buena entrada.
Si tardas mucho, te actualizaré yo aquí en Rescatando entradas.
En lo del concurso yo hoy no tengo ni idea. Igual tú tienes más suerte (que me da que sí,porque no he visto publicada tu respuesta).
Un abrazo.

Josep: Lo que es divertido es tu comentario. Menos mal que tienes el alfiler para pinchar el globo, que si no... al final acabamos nombrando autor al extra.
Más vergüenza me debería dar no haber visto La heredera de Wyler o Vampyr de Dreyer... y mira... aquí me tienes tan tranquilo (bueno, a veces me fustigo por ello (ja,ja))

Y ahora en serio.
Tienes razón en lo de Wyler (y los de Cahiers negándole autoría), Hitchcock y tantos otros como Ford (eso de metía el puño para "cortar" el plano y que no se montara la peli), Capra, Chaplin, etc..
Pero también es cierto que en el Hollywood clásico había productores con mucha "personalidad". Y en otras ocasiones, me parece injusto no hacer partícipes de la autoría a gente que marca tanto una película como Comden&Green en Cantando bajo la lluvía o Melodías de Broadway, por ejemplo. Sí, son Kelly-Donen y Minnelli, pero ahí están no sólo los intérpretes, sino esta pareja (sólo laboral) de guionistas y encima Arthur Freed!
Por no sacar el tema de Kirk Douglas, que me parece más autor que Kubrick en Senderos de gloria (ya sólo porque no aceptó cambiar el final) o Espartaco (lógico que Kubrick renunciara a su autoría) y tantas otras ocasiones en las que da igual qué impronta deje el director, disfrutas de la película sea mala o buena por quién está en la pantalla.

Y no te vayas, que sigo...

David dijo...

Puede que la intención del autor de la historia original de "La invasión..." fuera sólo la de divertir. Le creo. Pero esa no tenía por qué ser la de los guionistas que le adaptaron o de Siegel al filmarla (aunque yo personalmente pienso que trataban de hacer lo mismo... entretener).
Pero mira, siempre recuerdo con estas cosas lo del corto de los tres cerditos de Disney. Dicen que Disney no entendía cómo la canción "¿Quién teme al lobo feroz?" podía utilizarse como metáfora de la crisis económica de entonces, pero al parecer se hizo bastante popular en parte por ese motivo.
Pero estoy de acuerdo en que a veces se sacan interpretaciones que acaban por ser ajenas a la intención original de la película. Aunque en otras, yo creo que la cosa está más o menos clara (Johnny Guitar, por ejemplo).
No me has dicho nada de lo de Kazan.
Dominical abrazo.
PD: Espero que ahora que tienes "compañía" estés más tranquilo (je,je).

David dijo...

Crowley: No debería ni responderte, y menos hoy, que me lo estás poniendo difícil (ja,ja).. Pero bueno, lo dejaré pasar.
Yo sólo he visto esta. Me han comentado que la de los 70, la interpretada por Shuterland también está muy bien, pero no la he visto.
No me vale "yo pensaba que no había estado en la cárcel", Crowley... no me vale!. Eso también lo pensaba yo y mira cómo me cortó el otro (ja,ja). Aquí quiero certezas. Quiero hechos. Pruebas. Así que deja de marearnos con tu juego y ponte a hacer mis deberes (jaja).
En lo de las ideologías pienso lo mismo que tú. Procuro no hacer mucho caso, a menos que sean tan evidentes que "apesten".
Gracias por lo de muy buen post (al menos no "martirizo" a mis lectores con fotitos como tú (je,je)) y por tu comentario.
Un abrazo.

lokodatar dijo...

Y Charlton Heston que diría de todo esto...???

lokodatar dijo...

Por cierto, como ya hemos hablado David, me sumo a Crowley ya que pese a gustarme mucho el pseudofascismocríticoabusivo de Siegel también me quedo con la de los 70.

David dijo...

¡Malditos! ¡Malditos!...

David dijo...

Jo, lokodatar vas más rápido que yo... Un saludito y gracias por tus comentarios.

Blue dijo...

Par mí una película empieza cuando empieza y termina cuando termina. Lo demás, interesa como anecdotario, pero a veces solo contribuye a confundirnos.

Saluditos.

Esta entrada es larga...¡Como pase por aquí el Desclasado, ja, ja!

David dijo...

Es verdad,Blue (ja,ja)... Pero yo he metido como más fotos para aligerar, ¿no? (ja,ja)
Tienes razón en lo que dices. Pero mira que nos lo pasamos bien hablando de todo ese anecdotario...

eloy dijo...

Bueno David, "un post muy interesante, con sus desviaciones, meandros afluentes y riachuelos".
En 1er lugar lo de la autoría en el cine, yo lo veo como una linea que va de 0 a 100 pongamos por caso y en ella podemos situar más o menos cada caso. Entre el director que escribe un guión basado en "su visión del mundo y su universo personal" y tiene un control casi total sobre su obra, y el que es elegido para un encargo con un guión escrito un reparto cerrado y unas directrices claras, entre esos dos puntos caben todos los casos, aunque eso no tenga nada que ver con la calidad de la película. Hay películas de encargo que son obras maestras y cine 100 x 100 de autor que son bodrios insufribles.

La invasión de los ladrones de curepos es una gran película que tiene muchas lecturas. A mí, la ultima vez que la ví, me pareció de una actualidad total como metáfora de la sociedad en la que vivimos. Y es que estamos rodeados de vainas y es tan díficil no convertirse en uno de ellos.

Bueno ya está bien, que esto es muy largo.
Hasta otra, feliz domingo.

eloy dijo...

Lo de curepos no está bien dicho, creo que hay una vaina bajo mi cama

David dijo...

"Hay películas de encargo que son obras maestras y cine 100 x 100 de autor que son bodrios insufribles". Estoy de acuerdo. Pero ahora..al leer este comentario, pienso que no lo ha hecho el Eloy que todos ¿conocemos?...Porque él no suele aparecer en los comentarios... ¡¡Tú no eres Eloy!!!

Bueno, en serio.

Desgraciadamente, en lo de que estamos rodeados de vainas pienso parecido.
Feliz domingo para ti también y gracias por pasar.

Marcos Callau dijo...

Me parece impresionante que tengas la oportunidad de ir a ver películas como "La invasión de los ladrones de cuerpos". Toda una gozada. En cuanto a lo de Kazan no sé nada al respecto y también me has recordado que tengo que volver a ver "Harry el sucio". Es curioso lo de la autoría de las películas. En "Casablanca" todo el mundo recuerdaa Bogart pero ¿quién la ve por Michael Curtiz?. Creo que nadie. Saludos.

GCPG dijo...

Pues no tengo nada que añadir en el dossier: Kazan. Me suena que estuvo, lo que no quiere decir nada.

En cuanto al debate, debió ser bastante interesante, aunque infinito: ¿Cuánto Nykvist hay en Bergman? ¿Qué impronta dejó Selznick en sus producciones? ¿Con cuánta independencia trabaja Allen con respecto a su elenco?

Una entrada muy sugerente. Saludos

David dijo...

-Marcos: Pura chiripa, Marcos. La de Harry también la tendría que volver a ver yo. Pero entre las que todavía por ver y las que tengo que volver a ver... no puede ser. Yo esa la veo por Ingrid (ja,ja)
Un saludo.

GCPG: A mí me suena que no, pero estamos en las mismas. Necesito algo que pueda demostrarlo. Lo de Nykvist no sé.. Pero la de Selznick ya te la digo yo... Para que King Vidor se largara del rodaje de Duelo al sol... Su impronta debía ser la hostia!!
Gracias. Un saludo.

4 strongs winds and 7 seas dijo...

Kazan fue un ególatra y un creador de obras maestras, pero no fue nunca a la carcel.su amigo y colaborador Arthur Miller, ademas de ser uno de los que apoyaron que se le concediera a Kazanun Oscar honorario.En 1956 le condenaron a un año de cárcel y a pagar una multa de mil dólares,por desacato al congreso.
Un abrazo

ANRO dijo...

Te puedo confirmar, DAvid, que Elia Kazan en su exhaustiva "Mi Vida" no menciona nada sobre haber estado en la cárcel. He vuelto a repasar todo el capítulo desde su cita por el Comité hasta la decisión del director de declarar y nada de nada. Así que el señor Quin Casas está equivocado sobre este asunto.
Un abrazote.

William De Baskerville dijo...

Por supuesto, David.
Yo, las que mas recuerdo, y valoro , son aquellas que me tocan todas las fibras sentimentales, y que me provocan el recordarlas de vez en cuando en el blog.


Pd: Pues no, no sabia la del concurso de Crowley de hoy :).
La verdad que cuando he visto ya tu comentario esta mañana, pense, uuuuh , chungo. Voy a darme otro paseo por Crowley-World, para ver como va la cosa.

Actualizame cuando desees, ya sabes de antemano que sera un honor y un placer.

Otro Abrazo!.

David dijo...

4 Strong Winds: Gracias por la información. Cada vez tengo más claro que efectivamente no fue a la cárcel. Su amigo Arthur Miller dejó de serlo después de lo que pasó, pero supongo que quiso diferenciar un premio otorgado por una carrera profesional y creativa al margen de su trayectoria personal o política. Un abrazo.

Anro: Por fin!! Alguien que aporta "pruebas". Después de leer lo que ha dicho 4 Strong acerca de lo ególatra que era, dudo que obviara mencionar su estancia en la cárcel. Así que estoy casi seguro al 99% de que no fue a la cárcel en ningún momento y de que Quim Casas se equivocó (es normal, nos pasa a todos)... Y Anro, digo lo del 99%, porque en su también exhaustiva "autobiografía", Arthur Miller se "olvida" mencionar que tuvo un hijo, Daniel, con síndrome de down. Muchísimas gracias por tu información y las molestias que te has tomado.
Después de esto, nada de abrazitos. Un abrazote de los tuyos.

William De Baskerville: Yo creo que esas son las que nos gutan a todos, sólo que las fibras sentimentales no son siempre las mismas para cada uno. Crowley cada vez lo pone más difícil y tiene que dar demasiadas pistas (ja,ja).
El honor será mío. Y te avisaré, por supuesto.
Otro abrazo de mi parte.

CINEXIM dijo...

Uuuuuuuuuuuuuufff menuda entrada la de hoy, creo que voy a tener que leermela dos o tres veces para poder degustar todos los matices que detallas.

A bote pronto te diría que de Kazan sólo tenía entendido que fue un delator, pero del hecho de que pudiera haber estado en la cárcel, nada. Lo que sí leí fue esa lectura que se podía hacer de la Invasión De Los Ladrones De Cuerpos en referencia con el McCarthysmo (¿por cierto recuerdas una serie de principios de los 80 con ladrones de cuerpos también?)

Respecto a la política de productor, hace poco leí un post tuyo por ahí que me encantó, decía algo así más o menos que Duelo Al Sol no era una peli de King Vidor, sino de Selznick y entonces automáticamente pensé en Proceso Paradine.

¿El director de ultraderecha que hacía películas de izquierdas no sería John Ford, no?


Un saludo!!!


PD: como colofón a tu entrada anterior me gustaría comentarte que como catalán me he sentido muy decepcionado por la NO prohibición de los correbous en Catalunya, supongo que había muchos votos en juego y las elecciones están al caer.

David dijo...

-Cinexim: Hola, CNXM. Parece que sí, que fue delator (qué palabra más fea. Venga, digamos que fue un ciudadano que cumplió con su deber(ja,ja)).
Anro, un par de comentarios más arriba, dice que en su autobiografía no menciona nada acerca de la cárcel, así que bueno, yo dudo que llegará a ir.
Creo que ese comentario sobre Selznick que te encantó (gracias) fue en un post de Crowley.

¿John Ford? No... Es otro, pero también lo mencionaremos, no te preocupes (ja,ja).

Un abrazo!

PD: La política suele decepcionar bastante. Supongo que eso fue lo que ocurrió. En fin, como uno que está escribiendo esto, decirte que a mí también me ha decepcionado.

Mr. Lombreeze dijo...

Buenooo, cine de autor, bonita expresión que significa de todo. El térmno de el cine de autor se emplea, cada vez más, como sinónimo del cine de la sensibilidad minoritaria o el cine solamente apto para la autoproclamada élite intelectual, pero Mankiewicz o Wilder eran más autores que la mayoría de muchos de estos señores.

La expresión "cine de autor" es muchas veces tan incoherente y falaz como esa otra de "ejército de paz".
Yo estoy con los neorrealistas italianos, el único cine de autor que existe es la película de las vacaciones que grabas con la cámara de vídeo. Para el 90% de las películas que conocemos se necesitan director, productor, guionista, actores, directores de fotografía, directores de la 2ª unidad, músicos, diseñadores de producción, etc. Y el director, pues eso, dirige a toda esa panda para que el resultado sea lo mejor posible. Pero considerar al director como un superhéroe de acción que puede con todo y menospreciar la labor y sabiduría del resto del equipo y de lo que puede aportar al resultado final es una pose muy intelectual pero alejada de la realidad. El cine es el arte menos de autor que existe. Por eso me gusta tanto. Existen las sinfonías de autor y los libros de autor.

Es lo mismo criticar al comunismo soviético y al maccarthysmo, porque son dos formas de totalitarismo que pretendían la misma cosa: controlar los medios para monopolizar los canales a través de los que lanzar su propaganda para tener a la genta acojonada y gobernarla con más facilidad. Pero no olvidemos que aquellos años de la Guerra Fría fueron realmente peligrosos y complicados. Y que en los USA hubo una gran paranoia anticomunista, desde luego, pero también muchos agentes soviéticos infiltrados en todos los estamentos. El maccarthysmo fue una cosa repugnante, pero cargar tintas hoy día contra artistas que consideraron que hacían bien al delatar a supuestos infiltrados pagados por la URSS, es injusto.
Elia Kazan dirigió Viva Zapata que tiene mucho de apología revolucionaria y America, America que es una de las películas sobre la inmigración más hermosas jamás filmadas.

Me niego a ver La Invasión de los Ultracuerpos con otros ojos que no sean los de la serie B. El resto de lecturas me la refanfinflan, la verdad.

La gente somos algo más que clichés de izquierdas y derechas. Y la grandeza de las personas reside en no pensar en bloque según dictamine el partido sino en actúar en conciencia. Es por ello que John Ford filmó Qué verde era mi valle o Las uvas de la ira, o que Charlton Heston fue uno de los primeros actores que encabezó manifestaciones contra el racismo en los USA.

No sé si Siegel era de izquierdas, pero el que venga a contarme que Harry el sucio es una peli que critica la brutalidad policial y no una buenísima película reaccionaria que nos saca la bestia que llevamos dentro, creo que se está engañando a sí mismo.

David dijo...

Poco más que añadir a tu comentario, Mr.Lombreeze. Estoy bastante de acuerdo en casi todo. Aunque dudo que hubiera tantos agentes encubiertos... Que los artistas a los que se delataron eran del partido comunista, sí. Agentes al servicio del gobierno soviético...Pues no sé.. Eso me parece más peliagudo. Creo que serían unos "idealistas" ciegos ante lo de Stalin en muchos casos (en otros no sé)... y bueno, el tema es complicado... Kazan consideró que hizo bien (yo creo que no), y al parecer Dymytrik supo que hizo mal. Da igual, yo no viví esas circunstancias y no voy a andar juzgándoles. Vamos, que yo hubiera sido uno de los que hubiera aplaudido en los Oscar (aunque en realidad dudo que hubiera ido (jaja)) Pero ya me entiendes..
En todo lo demás, ya te digo que estoy contigo. Y sí, la de Harry debe ser bastante buena y conservarse bien, que ayer me lo dijo un amigo (la vio en el ciclo de Donosti). Tendré que volver a verla. A mí también me gusta que me saquen la bestia.
Mándalos al infierno, John! Cómo disfruto con ese cartel de Rio Lobo (lástima que la peli no esté a la altura).
Por aquí colgué una foto de Heston manifestándose en contra del racismo.

Un saludito.

Scotty dijo...

De este tema, David, creo que ya se ha hablado en un post tuyo anterior.

No sé si Kazan estuvo o no estuvo en la cárcel antes de sus famosas delaciones. El caso es que tengo una autobiografía suya, un tocho impresionante, que leí hace ya tiempo pero que ahora no localizo entre tanto libro, que he buscado sin éxito para ojear esa supuesta parte de su vida que el señor Casas te aseguró que existió. Claro que en una autobiografía cada uno pone lo que le interesa… Y, creo recordar, Kazan no entonaba ningún mea culpa por nada que hubiera hecho en su vida.,
Pero, en este post ¿se trata de dilucidar si un director deja su impronta ideológica en sus películas por encima del tema que trata y del guión que ilustra? Yo creo rotundamente que sí. Menospreciar las reflexiones que puedan hacerse en este sentido es actuar con ligereza. Siegel sería ideológicamente lo que quisiera, o revelaran sus adscripciones, o sus hechos. En este sentido no sé nada de nada, pero sus películas destilan cierto totalitarismo reaccionario. El caso de La invasión de los ladrones de cuerpos, según los sagaces que han detectado más de una lectura progresista en sus imágenes, puede desmentir esa tendencia suya a lo radical… o ese radicalismo le salió después.
Eso no tiene nada que ver con que fuera un director extraordinario y que sus películas fueran estupendas. Pero sí es verdad que un mismo guión puede expresar unas intenciones y unos logros diametralmente opuestos según quién lo dirija. En este sentido, la importancia que se le da al director y su responsabilidad sobre los resultados de una película, están más que justificados: el director es el autor por encima del guionista y del productor, por mucho que su trabajo haya sido condicionado por ambos. ¿Acaso no podemos imaginar un guión como el de El verdugo, de Berlanga, dirigido por un Pedro Lazaga o por un Sáenz de Heredia? Que cite como ejemplo a esta película y a estos directores tiene su lógica pues, al igual que Kazan, Dimytrick o Siegel, vivieron esas partes de sus vidas y realizaron sus trabajos en similares circunstancias. Hoy día ningún director está presionado por su ideología y no podrían hacerse comparaciones con ellos y sus películas, aparte de que ya no se hace ese tipo de cine...
Tampoco creo que sea un anacronismo fijarse hoy en esas cuestiones. Al fin y al cabo son historia. Hay ahora una tendencia, a mi entender descorazonadora, a relativizar esas cosas y a menospreciar a quienes se posicionan sin tapujos en ciertos principios políticos. Estamos en democracia, sí, pero hay que estar muy poco atento como para no darse cuenta de que la metralla impresa y verbal que se utiliza en los medios y en la propia calle nos está diciendo que la guerra, por muy fría y metafórica que se perciba, sigue abierta y lo seguirá siempre entre las diferentes formas de entender la vida. Y es muy conveniente y muy sano que no lo perdamos de vista, estemos atentos y sepamos dónde nos encontramos cada cual.
Un fuerte abrazo.

David dijo...

Scotty: Hola, Scotty. De este tema hablamos tú y yo en los comentarios. Pensé utilizar alguna cosa de las que decías para el post, pero igual lo hago en el siguiente.

Definitivamente, creemos que Kazan no fue a la cárcel (por el comentario que puedes leer de Anro, pero gracias también por mirar en el libro). Y creo pero no al 100% por eso de que en una autobiografía cada uno pone lo que quiere (si lees mi respuesta a Anro lo entenderás).
Es cierto que Kazan jamás se arrepintió. Es que el delató "convencido" de que hizo lo correcto.
Yo creo que un director puede dejar su impronta ideológica hasta cierto punto, pero no del todo. También hay que tener en cuenta el guión, cómo puedan alterar el film las productoras, qué impresión o ideas preconcebidas pueden darnos los actores...

Y de hecho, el ejemplo que pones de Siegel. En ese sentido estoy de acuerdo en lo que dices. Porque más allá de la ideología del director, cosas como Harry el sucio no ofrecen exactamente una visión progresista de la acción policial. Tampoco creo que tengamos que ver en cosas como Harry el sucio lecturas políticas cuando para mí es una peli de polis sin más. Es ficción.

En el caso de "La invasión de los ladrones de cuerpos", me pasa un poco lo mismo. Creo que no es más que una peli de ciencia-ficción, y que las lecturas, son eso, lecturas… Pero bueno, todo es debatible.
Acabo de comentar más arriba que no creo que un director pueda (aunque a veces sí, ojo!) modificar tanto un guión. Hombre, si cogemos un guión con una ideología totalmente fascista o comunista de manual o lo que sea, y el director, que no cree en todo eso lo filma como si fuera una comedia o burdamente, que lo hace más ridículo de lo que es... pues sí. Puede ser.
El director es el autor por encima del guionista, el productor o el actor en algunos casos. Yo considero que la autoría en el cine es muchas veces algo compartido.
¿Podemos imaginar Qué verde era mi valle dirigida por Wyler?
No creo que sea un anacronismo fijarse en estas cuestiones en absoluto. Y claro, en el caso de una película como la que mencionas de "El verdugo", en absoluto. Pero es que esa película de Berlanga-Azcona tiene una intención que tal vez no tiene esas otras dos de Siegel (más allá de entretener). Es decir, hay películas, que más allá de su valor como espectáculo o entretenimiento, apuntan a otras cosas (Las uvas de la ira, El gran dictador, Tiempos Modernos, El Manantial y muchísimas otras...) y ahí no me parece en absoluto un anacronismo fijarse en esas cuestiones. En otros casos, sí creo que fueron lecturas que tal vez han quedado un poco superadas.
Tampoco creo que sea un anacronismo fijarse hoy en esas cuestiones.
A mí, desde luego, no se me ocurre despreciar a nadie que se posicione políticamente (en un sitio u otro). Puedo no estar de acuerdo con esa persona, pero no voy a pasar a despreciarlea automáticamente. Y estoy bastante de acuerdo con tu último párrafo...Si bien yo procuro encontrarme lo más alejado posible de esa metafórica guerra, aunque no te creas, ya sé que el tiempo y la vida nos va posicionando a todos, queramos o no... Por ahora me considero "desertor" (sí, en cuanto me pillen, me fusilan, lo sé (ja,ja))...
Otro fuerte abrazo para ti.

Desclasado dijo...

Y luego me dices que hago yo entradas largas. Anda que...

De los ladrones de cuerpos vi de crío la versión posterior y me dejó muy marcado. No recuerdo haber visto la que citas.

En cuanto al cine "de director". Hombre... hay directores que marcan mucho, que llevan su sello personal y vas a ver sus pelis por quien las ha dirigido. Tarantino, por ejemplo.

David dijo...

Ya me avisó Blue cuando dijo "Esta entrada es larga...¡Como pase por aquí el Desclasado, ja, ja!"..
Para una o dos que hago por cada veinticinco tuyas, no te quejes tanto (ja,ja).
El caso de Tarantino está claro que es uno de esos en los que la autoría se decanta hacia su lado.
Un saludo.

Desclasado dijo...

Ya leí a Blue pinchando, ya, jajajaja.

No sé... a mi me vienen a la cabeza varios directores que he seguido por su sello: Wilder, Kubrick, Kazan, Ford, Hawks...
E incluso Hitchcock. Está claro que algunos marcan mucho sus pelis, aunque sean de temática diversa.

David dijo...

Sí. No lo pongo en duda.
Y puedes añadir por mi parte a Chaplin, Bergman, Minnelli, Allen, etc..
Pero aunque encontremos y nombremos a 50 ó 60... son poquísimos con todos los directores que han hecho películas en el mundo del cine. Así que, ¿si esos otros no son autores? ¿Quién lo es de esas pelis?
Sólo digo que no siempre el autor es el director, ni que tenemos que olvidarnos de todos los demás participantes en la obra terminada, centrándonos, como a veces lo hacemos, en la figura del director.

Desclasado dijo...

No, si tienes razón: hay un montón de pelis que me gustan que no sé ni quién será el director. Otros muchos trabajan por encargo...
Yo tengo mis directores icono y lo demás me da igual, no pregunto nunca "de quién es?" la peli.

Möbius el Crononauta dijo...

Bueno, se podría comentar mucho al respecto, y yo no lo haré hoy jeje, oero diré que el conocer las afilaciones políticas del director no es malo per sé, para entender una obra puede ser necesario de hecho, pero interpretarlo todo a partir de eso ya es más arriesgado. Y bueno, al final lo mejor es saber quién es el director, el productor, si el primero es de los que dejan su impronta o un mero artesano, si le dejaron o no, o si el productor era David O. Selznick.

¡Saludos!

Blue dijo...

David, ¿Sigue sin funcionar el servidor?...es que me tienes intrigada...

;-)

Saluditos.

CINEXIM dijo...

David, no el famoso post no estaba dirigido a Crowley, sino a Pepe Cahiers. Qué gran entrada ésta y qué grandes comentarios la de los diferentes bloggers.

Gracias por tus post, en especial el de Alicia, un libro que adoro, y los diferentes dibujantes que lo ilustraron. Tú hablas de ciencias, los críticos hablan de ciencias, pero en una entrevista a Capote, hablaba de chismorreo y murmuraciones incestuosas de la época-y lo compara en este aspecto con los Viajes de Gulliver.

Respecto a la cabecera pensaba que todo el mundo se me iba a echar encima, pero no. A mi como película me ha llamado más la atención que el mundo Narnia -del cual no he visto ningún film- y pienso que es una lástima que no pueda tener continuidad.


Feliz finde!!!

pilar mandl dijo...

¿Y dónde fuiste a ver/escuchar esa charla tan interesante...
Ya puedes trabajar de crítico de cine.

ethan dijo...

Muy buena entrada. Las paradojas de las ideas y las obras. Un ejemplo claro está en algunas películas de Sam Wood, un director tachado de reaccionario.

abril en paris dijo...

Lo dicho éstas entraditas tuyas son de las inacabables..pero interesantisimas. Siento no haber estado en su momento..
Y no, Kazan no estuvo en la cárcel, precisamente entre otras cosas el miedo a ir a ella le impulsó a la delación además de su desengaño del comunismo y su salida del Partido porque como ideologia convirtió "su vida en un estado policial y una dictadura del pensamiento"..mayormente creo que era un creador y bastante ególatra pero genial cineasta.

Lo dicho..¡ menuda entrada !

Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...