viernes, 25 de diciembre de 2015

NADIE TE QUIERE CUANDO ESTÁS ACABADO.

Para ser una película con fama de cursi o sentimental, "¡Qué bello es vivir" tiene desde luego una serie de momentos bastante duros. Traigo dos relacionados con el señor Gower (H.B. Warner).


El primero sería ese en el que golpea violentamente a George Bailey niño en su oído malo.   Los golpes que propina el señor Gower son bastante fuertes (si os fijáis bien, sale hasta sangre de la oreja del pobre George) y Capra es lo suficientemente listo como para cortar y mostrar la horrorizada cara de la futura señora Bailey mientras escucha los golpes que se están dando en la trastienda.  Pero viendo la película, en ningún momento vamos a pensar que el señor Gower es un maltratador. Lo que se nos muestra es a un hombre que acaba de enterarse de que su hijo ha fallecido y se encuentra trastornado por lo que acaba de ocurrirle.


El segundo momento transcurre durante esa parte en la que George Bailey no ha nacido y por lo tanto no pudo impedir que el señor Gower mandara por error el veneno en lugar de las pastillas. Así que cuando aparece un avejentado y descuidado señor Gower, claramente trastornado pero ya no momentáneamente, sino completamente, que no es más que un borracho que ha pasado veinte años en la cárcel y del que hacen mofa grupal mojándole el rostro con un sifón, George sale a defenderle ya que no puede entender por qué le hacen eso. Porque el señor Gower que ha conocido George Bailey no es ese hombre al que todos desprecian tan miserablemente. Es un amigo. Alguien que le pidió perdón después de aquellos golpes y agradeció lo que el George niño hizo por él. Alguien que le regalará una estupenda maleta de viaje y que acudirá como muchos otros vecinos de Bedford Falls cuando sepa que George necesita ayuda.

Este clásico de Capra (porque aquí solemos hablar de esta película, pero Capra tiene otros clásicos y obras maestras con y sin James Stewart) nos muestra lo triste que sería la vida de muchos de aquellos que conoce George de no estar él. No solo con el señor Gower. También está su tío Billy (Thomas Mitchell), por ejemplo. Ese momento en el que su madre le dice que su tío ha estado en el psiquiátrico desde que  cerró la empresa. ¿Os imagináis que se muere tu hermano y al mismo tiempo cierran tu empresa y te quedas sin trabajo? ¿Acaso no es motivo para perder la cabeza? Y la dureza con la que casi se lo escupe su madre a George. Tal vez porque el tío Billy es ya alguien que está "acabado", y al parecer la gente se olvida de aquellos que están mal. O también porque habiendo perdido a tu hijo (que murió ahogado siendo niño) y también a tu marido no tienes ganas de aguantar los desvaríos de un desconocido que dice ser tu hijo.

O tenemos también el caso de Ernie (Frank Faylen), el taxista. La expresión de su rostro en esa parte fantástica en la que George no ha nacido es muy distinta a la otra, y se aclara cuando sabes que le abandonó su mujer llevándose al niño, y que ahora vive solo en una barraca de Potter, no en el Parque Bailey.





Y luego está la parte que algunos han señalado tal vez como la más forzada dentro de la trama. El asunto de Mary acabando como una bibliotecaria solterona... "¿Qué tiene de malo ser un solterón/solterona?" pueden decir algun@s.  Nada, de no ser porque la película nos muestra a una Mary Hatch (no Bailey) que parece ser más infeliz, apocada e introvertida que la Mary Bailey que nos ha presentado la película.  Sí. Puede parecer algo machista el pensar que Mary no se hubiera desarrollado igual de no ser porque encontró a George en su vida, pero vamos a situarnos en la época y el contexto y lo dejamos pasar. Y si no, pues os montáis la película de que  aunque no conoció a George, tuvo una intensa vida y hasta fue amiga de Angela Carter, como han hecho en este enlace.

Lo importante no es solo que George ha tenido una influencia decisiva en la vida de los que le rodean como se encarga de mostrarnos la película, sino que estas personas han tenido mejores vidas porque tenían en George a un amigo.  Y él también tiene una vida mejor gracias a esos mismos amigos.


Pero George se olvidará por un momento de que tiene muy buenos amigos que pueden ayudarle. Y lo olvidará en un momento crítico, un momento decisivo. Tal vez cuando más falta le hace recordarlo. Supongo que cuando alguien piensa que está acabado, es lógico también pensar que nadie se va a preocupar de tus problemas, y que lógicamente van a dejar de ser tus amigos. Pero aunque George lo olvide y piense erróneamente que su vida es un fracaso, será Clarence quien se encargará de recordarle que "nadie es un fracasado si tiene amigos"  y Mary y su tío Billy quienes acudirán a buscar a los amigos de George en ese momento de necesidad. Y  George es amigo de muchos de sus vecinos de Bedford Falls. Un verdadero amigo. 

Podemos pensar también que esto es una película, y que en la vida real, cuando mucha gente se ve abocada a una situación mala o está deprimida o desesperada,  a veces los "amigos" desaparecen y nadie quiere saber nada. Puede ser, y no dudo que a veces ocurra eso. La vida da muchas vueltas, y las relaciones de amistad entre la gente van y vienen y cambian con el tiempo... Pero estoy seguro de que otras veces también habrá gente y amigos dispuestos a ayudar para salir adelante de esas situaciones que a veces pueden aparecer ahí. Entre otras cosas, esta película nos dice que a veces es cuestión de no olvidarlo antes de dirigirte hacia un puente sin intención de cruzarlo.

Tal vez lo que hace grande a George Bailey como amigo es que él no abandona a aquellos que lo están pasando mal... Ni al señor Gower (promete no decir nunca lo que ocurrió en la tienda), ni  a su amigo Ernie (él le concederá el préstamo para su casa que le ha negado el banco del señor Potter), ni a su tío Billy (se autoinculpará de la pérdida de los 8.000 dólares para evitar que vaya a la cárcel), ni a muchos otros de forma directa (la inauguración de ese Bailey Park que suelen cortar en algunas versiones de la película; el comentario de ese vecino que dice al final que de no ser por George, él no tendría un techo sobre su cabeza) o indirectamente (cuando le dice a su amigo Sam que por qué no monta la fábrica en Bedford Falls porque mucha gente se quedó sin trabajo desde que cerró la vieja fábrica). Y además, George es amigo de todos aquellos que conoce, excepto tal vez del señor Potter; aunque creo que hasta le ayudaría en caso de que este lo necesitara, porque además George es una buena persona. Y por eso estoy seguro de que pedirá disculpas a la profesora de Zuzu y a su marido por lo que ocurrió.

Os puedo asegurar que no es mi caso, que no me considero una buena persona, pero como tampoco creo que estoy al nivel de alguien como Potter,  quiero desearos a los vecinos y amigos que paséis por aquí una

                                   ¡FELIZ NAVIDAD!



                                                   
Otras entradas sobre "¡Qué bello es vivir!" en Safari Nocturno:

- No sabes lo que tienes hasta que lo pierdes.

- La vida es lo que te ocurre mientras estás ocupado haciendo otros planes.

Héroe de la clase trabajadora

Y al final, el amor que recibes es igual al amor que das

¿Maravillosa? Lo siento, George. Es una vida miserable y terrible.

Pez o cebo, es nuestro futuro lo que estamos haciendo...

Sabes que la vida puede ser larga/ Y has de ser fuerte / Y el mundo es tan duro / A veces siento que ya he tenido bastante

Otras entradas sobre Frank Capra en Safari Nocturno.

Capriana diversidad de criterios.

La "raíces" de Capra son las mías.

El padre de Katherine Hepburn

10 comentarios:

JLO dijo...

bueno, pero a pesar de que te enfocás en las fiestas en alguein "acabado" ja, es una entrada positiva...

recuerdo haber visto la película una vez y me gustó aunque no la consideraría de mis favoritas... recuerdo verla porque era influencia de una de Nicolás Cage que me gustó mucho (!!!??) donde era un padre de familia cuando su vida era ser un empresario solitario y ruin... seguro que sabrás de la que te digo...


felices fiestas master para todos ahí!!!!!!!!!!!!!

David dijo...

-JLO: Bueno, es que nadie está del todo "acabado" si tiene amigos, ¿no? Es solo que él se olvida de ello por un momento.
Y sí, sé de qué película hablas. No me disgusta, no sé si porque es una versión actualizada de esta (aunque para mí no le llega ni de lejos).
Felices fiestas para todos por allá!!!!

Miquel dijo...

He visto tu comentario en mi blog, y me he acercado aquí. Por lo que veo, la película de Capra te entusiasma. Cuando yo la vi por primera vez, recuerdo que estuve un buen rato llorando después de que acabara. Mi hermano entró en casa y no entendía que tuviera tal ataque de llorera. Creo que es una de las principales películas de la historia y que además intenta ensalzar los valores de la Navidad. Así que Feliz Navidad

David dijo...

-Miquel: Hola, Miquel. Bienvenido y gracias por acercarte. Pues la película de Capra me gusta mucho, y es una de mis favoritas (no solo de las de él) y sí, me entusiasma. Yo lloro cada Navidad que la veo, así que entiendo perfectamente tus ataques de llorera. ¡Feliz Navidad! también para ti.

V dijo...

Feliz Navidad David......no me digas que eres como Capone....que lloraba en la opera y a la salida mandaba despachar a un par de tipos...
El tema de Mary bibliotecaria solterona...daria para hablar mucho...sobre todo si se compara x no salir del universo del director con la Barbara Stanwick de bola de fuego....aunque bien pensado esa mary entre libros seria equiparable no a la Stanwick sino a Gary Cooper...buena entrada....aaaayy la espalda a los acabados...que gran tema. Un abrazo

V dijo...

Me anticipo que te veo venir.....no me importa quien sea el director de bola de fuego....que se muy bien quien es....el universo que destila esta en la onda de lo que tu llamarias good feelings....

abril en paris dijo...

Hola vecino,de nuevo en Bedford Falls ¿eh?;) Menos mal que no hemos saltado por el puente.. pero ésta vez empiezas dandole caña. Tal vez haga falta pasarlo muy mal para que luego nos aferremos a la vida con ganas.. por eso ésta historia funciona y lo hace a todos los niveles y siempre.
La he visto hoy again y he llorado. Vale que no ha sido una llorera pero unas cuántas laguimitas de emoción se me han escapado.. por eso digo que sabiendo de qué va y conociendo el final sigue siendo efectiva, a mí me sigue emocionando.
Desde luego siempre me pareció uno de los momentos más crueles el del golpe del Sr. Growe a George. Hoy, eso desde luego se vería casí de cárcel, tambien "la explotación infantil" (era otra época y nunca hay que olvidar eso) y ahí tambien voy. En casa hemos saltado todos en el momento en que presentándole el panorama terrible de mi vida sin Mi hacen hincapié en la tragedia de Mary..¡ooohh ooh una bibliotecaria y solterona ooh my god..!!la parte femenina más joven de la familia ha puesto el grito en el cielo y con carcajada incluida por esas gafitas para afearla. Y no por machismo, o no sólo. Por esa idea de los patrones que se han seguido siempre, de lo que cada género tenía que hacer y lo que marcaba el éxito o el fracaso de tu vida y desde luego no me refiero a los amigos, parece que ella no tiene ni eso sin Bailey.
La historia es tan buena que hasta eso se puede pasar por alto e inventarse una vida paralela para Mary. Lo que ocurre que el personaje está tan ligado a George, la historia de amor es tan potente o quiere subrayar el carisma de Baily, que se supone que ella no iba a encontrar a nadie como él (le iba a regalar la luna), tambien puede ser que el pueblo no es muy grande y no habia mucho dónde elegir.. ( pero sí, quizás es algo que patina un poco, siempre he creido que no existe sólo una media naranja para uno, puede haber tambien media pera o medio melocotón, alguna variente de otra fruta.. jaja)
Está claro que es un melodrama en el mejor sentido de la palabra, nunca una comedia edulcorada, como tampoco lo es El Apartamento, y no establezco comparaciones porque el nivel de acidez de ésta última no es comparable a la maldad de los personajes ( o de Potter) de la primera. Digamos que una es una historia rural de cuento moralizante y la otra que tambien es moralizante, es completamente urbana. Lo que es similar es la voluntad de ser mejor persona, de ayudar al prójimo mientras que otros se burlan y te ponen zancadillas.

Muy buena reseña of course siempre apropiada para un dia como hoy..en realidad para todos los del año.

Un abrazo

David dijo...

-V: Pues ahora que lo dices, sí tengo cierto parecido. Pero por lo de los impuestos ten claro que no van a pillarme. Jajaja... Me ha encantado esa corrección instantánea con lo del director. Vaaaaaale. De todas formas, y por recurrir a la misma actriz y al mismo director, podías haber ido a Juan Nadie, porque el personaje de ella ahí es de armas tomar. Ella es más bien el Pigmalión en esa peli (bueno, vale, con la ayuda de los escritos de su padre).
Y de acuerdo con lo de dar la espalda a los acabados. Creo que pasa más de lo que creemos y que también actuamos así (me incluyo, por supuesto) más de lo que pensamos (a veces hasta sin darnos cuenta; o no queriendo darnos cuenta). Gracias por lo de la entrada.

Otro abrazo.

-abril: Empiezo por el final. De buena reseña, nada. En todo caso, ¡qué buen comentario! Aquí sí que podríamos decir eso que dice el lorito de “Los comentarios son lo mejor del blog”. Y vuelvo al principio.
Creo que muchas veces cuando lo pasamos mal es cuando vemos luego la vida de otra forma, o al menos la valoramos de un modo distinto. Eso no quiere decir que tengamos por qué pasarlo mal. Pero es un poco lo que tú dices. Después de pasarlo mal, nos aferramos a la vida con ganas.

Yo la vi ayer y al final también lloré (sobre todo con el final)…
Y sí, lo de la Mary solterona es de las cosas que peor ha envejecido. Pero hay que situarse en el contexto. Y además, es que la película tiene que mostrarnos que a todos aquellos que han conocido a George les va a ir peor cuando él no esté. No podían sacar a una Mary felizmente casada con otro hombre. “Mira George, Mary se casó con Sam y nunca más tuvo apuros económicos de ningún tipo” “Ah! Pues lo siento por tus alas, Clarence, pero creo que mejor me vuelvo al puente y acabamos antes con todo esto!
Tal vez podía haberse optado por otra situación dramática… que se hubiera casado con otro hombre pero fuera infeliz, o que George le hubiera evitado yo qué sé que accidente o enfermedad como hizo con su hermano, o qué sé yo… Pero me da que eso que propongo, como lo de otro matrimonio pero infeliz, por ejemplo, que ahora tal vez chirriaría menos que lo de la biblioteca solterona para el espectador actual, hubiera sido peor aceptado en su día por el público de entonces. No iría con la historia. ¡Y eso que es lo que ocurre en el cuento original!

Lo de las diferencias urbanas y rurales me ha encantado. Creo que Wilder era más cínico y que “El Apartamento” es bastante más triste. Para empezar, no tiene fantasía, sino que es una película realista, y para terminar, tampoco tiene un final feliz, sino uno “falsamente feliz”. Pero estoy de acuerdo en lo que apuntas sobre ambas pelis. Y poco más que añadir. Muy apropiado comentario para este clásico de Capra.

Otro abrazo.

Josep dijo...

Felices fiestas, David.
Ya me extrañaba no leer nada respecto al clásico navideño del safari.

Por no repetir, me centraré únicamente en esa Mary que no llega a conocer al bueno de George: antes que nada, aplaudir la decisión de incorporar ése enlace: a pesar que mi inglés no es como el tuyo, me ha encantado la fantasía, anque hubiera preferido Picasso antes que Miró, puestos a pasear por Barcelona con Hemingway... ¡Muy bueno!

Es un lastre aceptable si nos situamos en el contexto, pero entonces técnicamente resta puntos de clasicismo y envejece la propuesta que, pletórica de buenismo, cruje por esa grieta. Siempre podríamos agarrar las tijeras y aligerar el metraje suprimiendo esa parte y el conjunto no sufriría merma, porque lo realmente importante no es, ciertamente, lo que le ocurra a George ni a su familia.

No quiero extenderme, porque, si lo hago, aparte de resultar latoso, vas a acabar diciéndome que, visto el tema, la película forzosamente debe ser muy interesante, y ahí, David, aunque sea navidad, no quiero darte el gustazo. Más que nada, por solidarizarme contigo y considerarme tan poco buena persona como tú.

Un abrazo.

David dijo...

-Josep: Felices fiestas, lorito.
Empieza a ser más lista la larga de entradas sobre el clásico navideño de Safari que la entrada en sí. Creo que el año que viene reduzco la lista (jaja).
A mí también me gustó mucho esa otra versión de la vida de Mary (por eso la enlacé, claro).
Pasa con el tema de Mary lo que ya han comentado más arriba V y abril. ¿Aligerar el metraje? ¿Más aún de lo que hicieron por aquí quitando la escena de la madre, la inauguración de la casa de Martini en Parque Bailey? Quita, quita... Esta película ni tocarla y el conjunto si sufriría...¿Que lo importante no es lo que le ocurra a George y su familia?
Ni en Navidad das tregua, lorito ;-)... Pero en la entrada del año que viene sobre este clásico vas a posicionarte a su favor y la vas a valorar por... bueno, no voy a adelantar nada. Te queda un año de espera, que pasa volando. Ya ves que ni tú ni yo somos buenas personas (jeje)

Otro abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...