jueves, 26 de abril de 2012

TONTOS Y SINVERGÜENZAS...

Spencer Tracy como Frank Skeffington en "El último Hurra" por Al Hirschfeld


Ayer vi dos viejas películas. "Lennon&McCartney en el Oeste"  y 
"Si Howard puede hacer dos veces la misma película, yo también. Cambiamos al juez por un alcalde y ya está".


La primera es ya un clásico del que sólo se pueden decir cosas buenas,  así que mencionaré las malas.


- Como comentó alguien ayer después de que la viéramos:
"a veces parece más un gran telefilm o una gran película de serie B que un gran western.  Se echan en falta los famosos exteriores fordianos"... Y sí, aquí vendrá alguno a decir que es una obra de cámara y no hacen falta, etc...  pero en ciertas escenas, como el asalto a la diligencia, parece que estemos viendo un episodio de Bonanza.


-Confieso que en esto no me había fijado las dos primeras veces que la vi (así que igual es una pega menor). Fue después de leer la reseña de Pauline Kael (y me duele reconocerlo, pero creo que tiene razón ). John y Paul están "muy mayores" para los personajes de la película.  El caso es que ahora siempre noto bastante sus años cuando vuelvo a verla.


- El "niño"  de la piruleta ( O.Z. Whitehead; Oothout Zabriskie; O.Z o Zebby para los amigos ) tiene muy poca gracia. Y después de un gag tan ingenioso como el del patriarca de los Carradine y el "discurso" que no va a leer, lo de las piruletas queda mal en comparación.


Y no puedo poner ningún reparo más a la legendaria película que  cuenta los hechos, no la leyenda.


Pocas pegas le puedo poner también a "esta no es la vida de James Michael Curley, aunque pueda parecerlo" ,  película que al contrario que la anterior nos cuenta más bien " la leyenda",  y no los hechos,  y aún así es menos mítica  tanto en lo que expone, como en la memoria popular. 


Lo cierto es que con Spencer Tracy como alcalde no íbamos a esperar que fueran  a aparecer los delitos de corrupción que se le imputaron al político en el que se basaban la novela y el film de Ford, ¿no?


Aquí Ford vuelve a coger a uno de esos personajes como el juez Priest de anteriores películas suyas. Un hombre justo que hace lo que debe y tiene que hacer para ayudar a su comunidad.


Revisando ayer el libro de Joseph McBride, me encontré con esta anécdota:  "El encargado de continuidad de Centauros del desierto era un hombrecillo que adoraba a John Ford, y éste le trataba de una forma terrible. (...) Yo le pregunté: "¿Por qué admira a un hombre que le trata tan mal?" Y él me contestó: " Le diré por qué. Cuando murió mi mujer (alguien que nadie del equipo conocía), el Sr. Ford llamó a todo el mundo por teléfono y les dijo que tenían que asistir al funeral. La iglesia estaba tan llena de gente que era imposible entrar".


Lo ideal habría sido que además de llamar a todo el mundo para que fuera al funeral, que  Ford hubiera tratado bien a ese hombre, ¿no?... Pero bueno, no se puede pedir todo. Al menos, además de hacer lo mismo que hizo Ford en una escena de la película, el Frank Skeffington de Tracy es bastante amable con los que le rodean. Curiosamente, la escena del funeral debe figurar en la novela original.




Como ya os he dicho, puede carecer  de la mítica que acompaña a la película anterior, pero es una de mis favoritas de este director y no me canso de verla.  Aquí, O.Z sí me parece que tiene mucha gracia cuando Tracy le propone para jefe de bomberos. Y la escena en la que el alcalde entra en el  Club Plymouth para pedir el crédito a su plan de viviendas para aquellos que lo necesitan me hace hasta pensar en votar si se presentara alguien como él.


Cuando uno de los personajes de la película dice  "prefiero a un simpático sinvergüenza a un tonto"...  me da por pensar que el  "sinvergüenza" o "pícaro"  que nos presenta la película jamás hubiera tolerado  aeropuertos como el de Ciudad Real u otros lugares... y que hoy en día no sólo nos tenemos que conformar con sinvergüenzas que no tienen nada de simpáticos, sino que además son más que tontos (pero tristemente,  no más que nosotros).


Sí, Ford no se mete con la Iglesia (ni con la católica, ni con la protestante) y da una visión amable de sus representantes aunque sean "enemigos" del alcalde. Y la imagen del político que interpreta magníficamente Spencer Tracy está tal vez más que idealizada, pero qué narices... Esto es cine,  y cine fordiano además,  así que se positiva la leyenda, ¿no?


Añadido I: Como ocurre hoy en día, el cine español estaba siempre por delante del norteamericano y servía de continua inspiración. 
Sirvan de muestra estas dos escenas: A y B.


Añadido II: La anécdota más divertida del libro de McBride sobre Ford tiene que ver con Ava Gardner y  Frank Sinatra. Sí, no tiene relación alguna con esta entrada, pero merece la pena traerla.
" (...) Cuando le presentó al gobernador británico y a su esposa, Ford le dijo a Gardner maliciosamente:
- Ava, ¿por qué no le dices al gobernador qué has visto en este enano de sesenta kilos con el que te has casado?
-Bueno - replicó Gardner - , sólo hay cinco kilos de Frank, ¡pero tiene cincuenta y cinco de polla!
Ford palideció y dijo:
- Nunca volveré a hablar con esta mujer. (...)

12 comentarios:

abril en paris dijo...

Primero deja que me ria a gusto y luego vuelvo.
Eres la re-pera..!;-D yo volviendome loca con el título y..¡ buenoooo!
Además ¡mira en lo que te fijas!..¡alucino !..
Tú y yo hemos leido el mismo libro y visto las mismas pelis..
Y te digo..luego vuelvo que voy a releerte..jajaja XD

abril en paris dijo...

Pues eso, que sí, que la escena de la diligencia es demasiado oscura y algo claustrofófica. Que están mayores ( yo es que ni me fije )le noto más mayor a Jimmy, eso de estar recién licenciado( no es realista)..uhm...pero está todo lo demás y eclipsa esos "fallos".
Lo bueno de esos actorazos es que hacen creible hasta eso.
El último Hurra me gusto mucho pero tengo que revisarla, no la tengo tan pillada como "Lennon&Mccartney" (jiji).

La anécdota de Ford y Ava es de las que siempre resultan efectivas porque le ponen "salsa picante" a cualquier biografia..asi eran y asi se lo hemos contado..jaja

Los videos son geniales y punto.

Un abrazo ;-D

William De Baskerville dijo...

Buenas,David!

No he visto ninguna de las peliculas que nos comentas,la de john si la conocia (pero no he visto) la del ultimo hurra (ni idea), pero, como digo siempre, al menos me informo.


Yo no se si mirar de buen grado el "Detalle" de Ford con el hombre maltratado, vamos, a mi me haria una faena llamando por telefono a todo el mundo para una ocasión asi (yo es que soy mu raro).


No imaginaba que acabaria con Terror pulsando A (que espontaneo todo y se ve que sin ensayar) y despues risas pulsando B.

Lo que me ha encantado...me reiré tipo americano que es mas corto (LOL!!!!!!) Ha sido la entrevista con Ava. (Re-LOL!!!!!!) BRUTALLLL! GeNIAL!.

Nunca volveré a hablar con esta mujer...
Ay! Ava! que Tremenda!.

Un abrazo!! y buen finde!.

Hasta pronto!

David dijo...

-abril: La verdad es que son tan buenos los dos que en lo de la edad no te fijas a menos que alguien te diga que Jimmy tiene que haber repetido bastantes cursos antes de licenciarse ;-)... pero tienes toda la razón... están tan bien los dos, y es una película tan buena, que no sé de qué "fallos" hablamos...
Lo de Ava es genial... Y los vídeos... Como que más espontáneo el de aquí, ¿no?
Un abrazo.

-Henry: Las dos son igual de recomendables, pero la de "El hombre que mató a Liberty Valance" diría que es mi western favorito, una obra maestra y una película imprescindible.
Para mí, el "detalle" de Ford no le exime de que se comportara mal con ese hombre (me da igual que el otro lo aceptara de buen grado).
Y sí, qué espontánea e improvisada resulta la escena de A, ¿verdad? (ja,ja)
Me alegro de que la anécdota con Ava te haya encantado... Le deja a Ford por los suelos (ja,ja)...
Un abrazo y buen finde!

V dijo...

No se que tiene más peligro si un sinverguenza o un tonto. La combinación de ambas cosas puede resultar letal.
Pues tirando de anécdotas, hay un documental sobre Ford que vi hace mucho en la tele donde le hablaban sobre la obra cumbre y la maestría de lo de Valance y él muy socarrón contestaba algo así como "y eso que el meollo de la historia se desarrolla en la cocina de un barucho de pueblo".
Lo de la leyenda y los hechos siempre me ha dado mucho que pensar. Nunca he tenido muy claro si el flashback que es toda la película en realidad no deja de ser una ensoñación idealizada del gobernador que a su vez se hace a si mismo otro flashback para contar el episodio real de lo que realmente pasó. No se...El caso es que se acaba muy pronto si quieres ponerle pegas.
Tengo un amigo que curiosamente ha terminado siendo alcalde de un pequeño pueblo. Estas navidades le regalé la película de Tracy. Está entusiasmado con ella. Ya la ha visto tres veces y estamos en abril.
Me gusta más la anecdota del entierro que la de Ava,que es muy chisposa y picante.Pero la otra realmente me ha conmovido. Muy buena. Saludos

David dijo...

-V: Siempre tiene más peligro un tonto... Pero si ya es un tonto sinvergüenza, como bien dices, es de lo peor.
Ja,ja... No conocía ese comentario de Ford. Sí, menuda coña. Como le comentaba a abril, es más que nada por molestar. En realidad, es mi western favorito (pero no mi Ford favorito).
La anécdota de de tu amigo me parece muy curiosa... y si toma de ejemplo al personaje de la peli en lugar del original, espero que le vayan francamente bien las cosas.
A mí me hace más gracia la anécdota de Ava... leyendo el libro te das cuenta de que Ford era bastante "guindilla" (siendo suave) con mucha gente, así que me encanta que Ava le ponga en su sitio (ja,ja)
La otra anécdota es emotiva por cómo la cuenta el hombre afectado... pero a mí me jode que Ford le siguiera tratando mal.
No me despido que te sigo en el post de arriba

Mr. Lombreeze dijo...

Qué quisquilloso, sacarle pegas a El Hombre que mató a Liberty V. Solamente se echan en falta los grande exteriores de Ford si esperas encontrar los grandes exteriores de Ford. Si no, no se echan en falta. Parece una obviedad pero yo me quito las gafas de crítico sabelotodo para disfrutar del Cine. Resulta que Ford también sabía de interiores y de intimismo:
http://www.youtube.com/watch?v=A7VUxnYHAYA


Duke y Jimmie nunca envejecieron.


Sí, lo de las piruletas es una chorrada, pero es tan anecdótico.

Hace años que no revisiono El último hurra, solamente me acuerdo de que salía Spencer Tracy que además "se salía" (toma chascarrillo). Tendré que revisarla.

Arriba España y Viva José Luis Moreno!.

PS, tengo el mismo "problema" que la Voz.

David dijo...

-Mr.Lombreeze:
Ja,ja... Joder, y luego vas diciendo que no eres fordiano, pero es en estas cosas cuando al final se va descubriendo al personal.
Duke y Jimmy no envejecen, a la peli no se le pueden sacar fallos...
Pues nada.
El último hurra a mí me gusta más cada vez que la vuelvo a ver.
Tus dos últimas líneas son muy graciosas.
Un saludito.

Josep dijo...

Pues yo diría que la fotografía en B/N es lo único criticable: eso de que los dos personajes se ven muy mayores me da risa: pues claro: uno es un pistolero semi-arrepentido y el otro es un hombre del pueblo que con esfuerzo ha conseguido estudiar y obtener un título y está claro que no es un señoritingo que llegue al lejano este desde una señorial mansión del este.

La única ventaja del B/N es para recordar mil veces la forma en que Liberty empuña, o hace como que va a empuñar, su revolver al encontrarse en el restaurante con Tom y ese B/N sigue siendo inmejorable para recordar el brillo de la dentadura de la risa sádica de Floyd, huidizos ellos ante Doniphon y Pompey...

Una de las grandezas de Ford es que trataba como esclavos a todos por igual, desde la estrella principal hasta el ayudante del que llevaba el botijo, así que entraban en el set de rodaje.

Que llamara a todos a rebato para ir al funeral signfica, claramente, el mucho aprecio por aquel sencillo empleado, preteniendo arroparle en tan triste trance con la mayor compañía posible.

Lo cortés no quita lo valiente.

A Wayne lo puteó mil veces y luego se iban de juerga juntos...

Un abrazo.

David dijo...

-Josep: Sí están mayores (pero busca las excusas que quieras que a mí no me parece mal).
A mí el b/n me parece bien.
¿que tratara a todos como esclavos es una de sus grandezas? Eeeeehhhh...vamos a dejarlo, Josep. Grandeza sería que tratara a todos por igual, pero por igual de bien.
Lo de Wayne era una relación paterno-filial y no es lo mismo. Y sí, el hombre establecía lazos y ayudaba a su equipo a sus trabajadores llamándoles habitualmente... pero eso no quita para que se comportara como un cabrón y que eso le restaba puntos.
Un abrazo.

Kinezoe dijo...

Curiosa y jugosa entrada. No podía dejarla escapar. La primera de las películas me encanta. La segunda la tengo muy olvidada; tendré que volver a verla.

Ya sabemos que Ava siempre fue una mujer de carácter. Menuda salida tuvo con Ford... jajaja... Ayer estuve un rato con ella en el hotel que regentaba en "La noche de la iguana". Vaya papelones se marcan todos en esa película, sobre todo un sudoroso Richard Burton.

Un fuerte abrazo y hasta pronto, amigo.

David dijo...

¡Kine!..casi se me pasa tu comentario... Espero que vaya todo lo mejor posible (y que no tardes mucho en volver ;-) )
Yo sí que tengo olvidada "La noche de la iguana"..Esa la vi de niño y creo que no la entendí mucho.
Un abrazo.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...