lunes, 18 de marzo de 2013

EL REY DEL CONGO Y BERLIN 1931 PORQUE KATE HIZO MUJERCITAS.

En La canción de Tristan están haciendo una antología del cómic breve.  Y al leer o releer las que me encontré por allí, me acordé también de las que me habían gustado a mí.  Así que, a  riesgo de adelantarme o pisar una entrada en un blog vecino, os traigo una que me gustó especialmente.

"El Rey del Congo" escrita por Felipe Hernández Cava e ilustrada por Raúl

Leí esta historieta en la revista Complot, de la que no sé si salieron ese y otro número. Revista, que por cierto, no sé dónde narices he puesto, porque no la encuentro. 

Apareció también publicada en el álbum "Berlin 1931" de los mismos autores. En dicho álbum también se encontraba la historieta "Vendrán por Swinemünde", que empecé a leer años antes y de manera intermitentemente en el suplemento de un periódico cuando este aparecía por casa. Este álbum lo conseguí en una apuesta. Yo comenté que había una versión de "Mujercitas" en la que actuaba Katherine Hepburn (película que no he visto y sigo sin haber visto). La otra persona dijo que no, y apostamos un tebeo. Al menos, aunque no sé dónde tengo el número de Complot, puedo ver el álbum en una balda de la estantería.  Os dejo con la historieta. Espero que la disfrutéis.


















 Sin copyrigth, pero con buena intención.

lunes, 11 de marzo de 2013

SOBRE LOS PÉSIMOS EJÉRCITOS Y SUS MANDOS...

     
"La Batalla de Waterloo" por William Sadler.

"Lo que se debe admirar en la batalla de Waterloo es la Inglaterra, la firmeza inglesa, la resolución inglesa, la sangre inglesa; lo que Inglaterra tuvo de magnífico, digámoslo a pesar suyo, fue ella misma. No fue su capitán, fue su ejército.

      Wellington, caprichosamente ingrato, declara en una carta a lord Bathurst, que su ejército, el ejército que combatió el 18 de junio de 1815, era "un ejército pésimo". ¿Qué piensa de esta frase ese oscuro montón de huesos sepultados bajo los surcos de Waterloo?"

       Extraído de "Los miserables" de Victor Hugo. Traducción de Nemesio Fernández-Cuesta.



Añadido: No hay etiqueta de "Nolotengoclaro", porque ciertas cosas, las tengo bastante claras.

sábado, 9 de marzo de 2013

CRÉDITOS: DOS... Y FRANCESES...

Los primeros créditos son de un gran musical,  y una gran película.  "Los paraguas de Cherburgo" (1964)  de Jacques Demy, con música de Michel Legrand.



Por cierto, buscando la pieza del vídeo, he encontrado una página muy interesante sobre créditos de cine: Aquí (aunque yo no me olvidaría de las películas). 
Además, me da una información que no conocía: el diseñador de los créditos en esta película fue Jean Fouchet




Los otros créditos pertenecen a "Delicatessen" (1991), una película de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro. Cuando la vi en el cine me gustó bastante (y recuerdo que los créditos me encantaron). 
No la he vuelto a revisar...  Una vez vi un trozo en un pase televisivo, pero no me enganchó para verla de nuevo hasta el final...  Los créditos, que yo pensaba que serían idea de los directores,  fueron diseñados por Marc Bruckert, según comentan en este enlace

Tenéis el vídeo en este enlace.

RESCATANDO ENTRADAS XX: LINDA LINDA



SÁBADO, 17 DE FEBRERO DE 2007

                                                              Su majestad Helen Mirren 

Siempre que veo a la reina de Inglaterra, pienso en Linda Ronstadt.

¿Qué tienen en común el amor imposible de Philip K. Dick y la persona que quizá ordenó la muerte de Diana de Gales? Bueno, a pesar de que Estados Unidos ha luchado dos guerras mundiales contra el país de Goethe, después de Inglaterra, Alemania es la principal nación de origen de los norteamericanos. (Not many people know this) Demasiados para encerrar en campos de concentración, como hicieron con los japoneses-americanos. Linda Ronstadt, como su apellido sugiere, es de origen alemán, (también inglés y mexicano).

La familia de Isabel II se llamaba Hannover antes de la primera guerra mundial, y casualmente procedían del territorio alemán del mismo nombre. (Teniendo en cuenta que los alemanes estaban matando ingleses a miles en Flandes, un asesor de imagen decidió que no era de cajón que los reyes de inglaterra lucieran apellido alemán, y cambiaron el apellido a Windsor, una familia famosa por sus pinceles y sus dibujantes de cómic, y que suena razonablemente inglesa...)

Pero ése no es el motivo por el que conecto a Linda y a Isabel. En realidad la conexión es Michael Caine.

En su libro de memorias, Michael Caine cuenta cómo cuando vivía en California, allá por los setenta, fue invitado a una cena en la que el invitado de honor sería la reina de Inglaterra.

Caine se presenta a sí mismo como un hombre de ideas progresistas y no especialmente monárquico. Tuvo una infancia difícil y unos comienzos muy humildes en los que sufrió el feroz clasismo que imperaba en la Inglaterra pre-Beatles, y su terrorífica experiencia en la guerra de Corea seguramente le curó de cualquier vena patriotera que pudiera haberle quedado en el cuerpo.

Sin embargo, como buen inglés, Michael Caine fue a la cena encantado, y quizá se sintió un poco decepcionado al ver que no le sentaban al lado de la reina. Entre la soberana y él estaba un político americano, que era la autoridad local más importante en la cena. La primera parte de la cena transcurre con normalidad y cierto aburrimiento. Ni Michael Caine ni la reina disfrutan con la conversación de los comensales que les han tocado al lado. De repente, él oye una voz que le llama "Mr. Caine...Mr. Caine..." Se vuelve y ve que la reina se está asomando por detrás del político americano para dirigirse a él. Michael Caine sonríe y se inclina un poco para oír lo que ella quiere decirle. ¿Y qué quiere decir a Michael Caine una sonriente reina de Inglaterra?

"¿Por qué no me cuenta un chiste?"

Resulta que Michael Caine, además de un actor extraordinario, es una persona simpática y agradable, así que por supuesto que se sabe chistes, y seguro que los cuenta con mucha gracia. Así que la velada transcurre agradablemente, con Michael Caine contando chistes y la reina de Inglaterra disfrutándolos.

Bueno. Se ve que Linda Ronstadt tambien estaba presente en esa cena. De hecho, por entonces era la novia del político sentado a la diestra de Isabel II. La etiqueta de las cenas obliga a las parejas a sentarse separadas, de modo que ella estaría situada en alguna otra parte de la mesa, (había decenas de invitados, claro). De vez en cuando, quizá porque ella también se aburría, Linda se levantaba e iba a ver a su novio para ver cómo le iba. En una de esas visitas, se le ocurrió probar lo que él estaba comiendo en ese momento. Se inclinó hacia delante y, para guardar el equilibrio, apoyó una mano en el hombro de la reina de Inglaterra.

Michael Caine cuenta que nunca vio a nadie moverse tan rápido. La reina lanzó hacia atrás su brazo y dio un codazo a Linda Ronstadt que por poco la tumba. Devastador. Como David Carradine en Kung Fu. Linda Ronstadt soltó un quejido, y en adelante se cuidó mucho de rozar siquiera a la reina.

La interpretación que hace Michael Caine de toda la anécdota, y la mía, difieren sustancialmente. Creo que Michael Caine está haciendo un guiño afectuoso a la monarquía británica, que de cerca resulta tan campechana(1) y sencilla, que no le importa pasar una cena escuchando chistes de un actor inglés de origen humilde. En contraste, están las groseras estrellas de rock americanas, como Linda Ronstadt, (en los setenta sí era una estrella) que hacen cosas vulgares como probar la comida del plato de otro y apoyarse confiadas en el hombro de jefes de estado. Para Caine, el codazo de la reina es un recordatorio de que la realeza aún conserva algo de la gravitas de origen divino que va con el cargo, y que obliga a mantener las distancias entre los monarcas y la gente ordinaria.

Quizá Linda Ronstadt es un poco maleducada. Al menos peca de demasiado natural. No se planteó que pudiera ser incorrecto tocar a la reina de inglaterra, ni comer del plato de su amante. Y francamente, si tuviera que elegir entre Linda Ronstadt e Isabel Windsor antes Hannover, me quedo con Linda Ronstadt. Linda me hace feliz cuando canta Rock Me on the Water o Mohammed's Radio. La reina de inglaterra sólo me hizo moderadamente feliz una corta temporada que trabajé limpiando mesas en Inglaterra, y veía su cara en los billetes que cobraba.

Para mí, la actitud más grosera de la noche fue la de la reina. Quizá inconscientemente, puso a Michael Caine en su lugar, y da la impresión de que él ni lo notó. La reina nunca había hablado antes con Caine, de modo que no es como si ya se hubieran dicho todo lo que tenían que decirse. Podría haber inquirido por su larga carrera artística, por sus orígenes humildes, por su experiencia viviendo lejos de Inglaterra. Podrían haber hablado del tiempo, como los ingleses del tópico. Pero no.

La reina le pidió a Michael Caine que le contara un chiste.

Para ella, Caine era un cómico. La gente como él tiene que saber chistes para poder entretener a la gente como ella. Para eso están los cómicos desde los tiempos medievales.

Se puede pensar que su petición era un simple intento de amenizar una cena tediosa. ¿No tienen derecho los reyes a aburrirse también? Eh... sí, claro. Pero ella NO se ofreció a contar chistes. La reina no contó ninguno, de hecho. Todo el trabajo fue para Michael Caine.

Contar chistes es como el sexo. Si todo el esfuerzo lo pone una sola parte, hay alguien que disfruta mucho, y alguien que se siente utilizado.

  (1): ¿por qué le gusta tanto a la gente que los reyes sean campechanos? La monarquía es una institución antidemocrática e históricamente tan dañina como la viruela. Sin embargo, si el rey es campechano, se le perdona todo. ¿Qué pasaría entonces con los dictadores fascistas campechanos? ¿O los inquisidores campechanos?"Sí, ha quemado otros dos mil herejes y sodomitas en la hoguera, pero me sigue cayendo genial. ¡Es tan campechano!

Publicado por Nadie nadie

viernes, 8 de marzo de 2013

JOHN HEARTFIELD: RETRATANDO EL FASCISMO

En el muy improbable caso de que alguien me preguntara quién es mi artista favorito haciendo fotomontajes, lo más seguro es que respondería que Josep Renau.  Pero antes que él, y como claro antecedente y maestro,  ya estaba John Heartfield.  Os dejo con un texto de su hermano recordando al artista.

Los fotomontajes de John Heartfield sobre historia comtemporánea.
Por Wieland Herzfelde


John Heartfield
La producción de Heartfield se inició en 1917. Todo cuanto había creado con anterioridad, a partir de 1908 - dibujos, acuarelas y óleos en Wiesbaden; carteles, diseños para estampación textil y otros diseños decorativos o tipográficos en Munich, Mannheim y Berlín -, lo había firmado, caso de hacerlo, con su nombre civil de Helmut Herzfeld.

El encuentro en Berlín con Georg Gross, dos años más joven que él, le indujo a destruir toda la obra que había realizado hasta entonces. Ésta era de naturaleza académica tradicional y no expresaba en absoluto esa cólera que sentía contra la burguesía, contra los militares y -desde el estallido de la guerra del 14 - contra todo el Estado autoritario alemán. Su obra anterior no resistía la comparación con los caústicos cuadros y dibujos de su nuevo amigo, la propagación de cuyo arte convirtió espontánea y apasionadamente en misión suya. La realización de esta empresa de trascendencia histórico-artística le fue posible gracias a la revista Neue Jugend (Nueva Juventud) (1916-1917) y a la editorial Malik (1917-1938).


Ilustración de George Grosz
La amistad era mutua. En 1916 ambos artistas anglizaron sus respectivos nombres. Gross  transformó el Georg alemán en el George inglés,  y a partir de entonces escribió su apellido con sz (en lugar de ss), de forma que sonara con la brevedad del inglés boss. Helmut, por su parte, adoptó el nombre de John y tradujo el apellido Herzfeld por el equivalente inglés Heartfield. Con ello protestaba contra la fórmula de salutación implantada por los pangermanistas: "¡Dios castigue a Inglaterra!" - "¡Que la castigue!"

En 1928, Grosz escribió en Blättern der Piscator -Bühne (Boletín del Teatro Piscator) "Cuando a las cinco de la mañana de un día de mayo de 1916 John Heartfield y yo inventamos el fotomontaje en mi estudio del extremo sur de Berlín, ninguno de nosotros sospechaba todavía las enormes posibilidades ni el espinoso, pero feliz camino que luego habría de emprender dicho descubrimiento". En nuestra opinión, sin embargo, Grosz hubiera hecho mejor en utilizar el término "fotocollage". Posiblemente, la primera muestra del fotomontaje lo constituya la portada de la revista Jedermann sein eigner Fussball (Cada cual su propio balón de fútbol), cuya primera y única edición apareció el 15 de diciembre de 1919, si bien en aquella época todavía no existía el concepto de fotomontaje.



Entre 1916 y 1920, por el contrario, fueron creados numerosos fotocollages firmados con el sello de goma "Grosz-Hearfieldmont". La sílaba mont., en lugar de pinx, significaba "montado", aunque no hacía referencia a la técnica empleada, sino a John, a quien Grosz y otros amigos llamaban montador, debido a que solía ir vestido con un mono azul de mecánico. Para llevar el enredo conceptual al máximo, en su calidad de dadaístas berlineses los dos amigos presentaron en 1920 a la "Primera (y única) Feria Internacional Dada" los números del semanario Neue Jugend correspondientes a los meses de mayo y junio de 1917. Sin embargo, en 1917 no se podía hablar de dadaísmo en Berlín. Y al igual que las tres carpetas con obras de Grosz, en la citada feria estaban expuestas muchas cosas que por este hecho eran consideradas productos dadaístas, sin serlo realmente. El dadaísmo era una especie de cabaret, donde aparecían diversas personas cuyas intenciones, opiniones y talentos poco tenían en común. Lo que nosotros llamábamos "movimiento" dada, no era tal; todo sucedía de forma espontánea y sin imposiciones, sin que existiera una organización con oficinas, actas, fichero y demás requisitos.

     El grafista y tipógrafo Heartfield nunca quedó completamente anulado por el fotomontador. Así, entre 1920 y 1923 era director de decorados de los teatros Reinhardt, y ocasionalmente colaboraba en películas. Por desgracia, sin embargo, son pocas las pruebas que se conservan de sus trabajos para las actividades del Partido, para el movimiento de teatro proletario de aquellos días, y para los decorados del teatro Piscator. Entre sus colaboradores contaba con fotógrafos, puesto que comprensiblemente muchas fotos no podían encontrarse en los archivos, y por tanto, habían de ser hechas exprofeso.

Cuando comenzó a realizar sobrecubiertas para las editoriales Malik y Gustav Kiepenheuer, empleando para ello fotografías, no lo hizo en calidad de dadaísta. Y tampoco era su intención realizar fotomontajes. Quiso ofrecer sencillamente una imagen del autor o del tema del libro, que resultara comprensible para todo el mundo. Ello le llevó a combinar diferentes fotos y, por último, a utilizar esa técnica sólo por él dominada, que luego se denominaría fotomontaje. Un paso decisivo para que este nuevo y sorprendente arte quedara desligado del grafismo de revistas y libros, en favor de un testimonio más patente de los acontecimientos políticos de actualidad, lo constituyó el Fotomontaje sobre historia contemporánea. El primer trabajo de este tipo realizado por Heartfield lleva la inscripción: Al cabo de diez años: Padres e hijos 1924. Esta lámina fue expuesta el 4 de agosto de 1924 en un escaparate de la librería Malik, en conmemoración del estallido de la guerra el 4 de agosto de 1914. Se trataba de una advertencia ante la amenaza que constituían aquellas renacientes fuerzas que preparaban una guerra revanchista.


Al cabo de diez años. Padres e hijos 1924.

El comportamiento político de Heartfield no era casual. Desde que el 1º de mayo de 1916 Karl Liebknecht (Fundador del Partido Comunista alemán junto a Rosa de Luxemburgo) hiciera en Berlín un llamamiento público en favor de la lucha contra la guerra, los artistas inconformistas  por lo general jóvenes, le rendían entusiasta admiración. La gran revolución rusa de 1917 fue para nosotros un acontecimiento que necesariamente tenía que producirse, incluso en Alemania.  Los bolcheviques -era la primera vez que oíamos hablar de ellos- luchaban, cosa que todos veíamos claramente, la batalla de todos los seres humanos que merecían el nombre de tales. Si bien no conocíamos más detalles, de inmediato nos autodenominamos bolcheviques y en la nochevieja de 1918 ingresamos en el Partido Comunista fundado el día anterior. Para nosotros, ello significaba que nuestra profesión - que desde hacía tiempo entendíamos ya como obligación a la resistencia contra el autoritarismo- la debíamos ejercer de tal forma que fuéramos de utilidad al Partido y a la revolución mundial. Pero lamentablemente la joven República volvió a caer muy pronto en manos de los antiguos poderes.



Revista AIZ. "El sentido del saludo hitleriano"
Fotomontaje de John Heartfield 
 Sólo en 1927, cuando la Arbeiter-Illustrierte-Zeitung (A-I-Z; Periódico Ilustrado Obrero) se imprimía por el sistema de huecograbado en cobre, John Heartfield encontró por fin el medio ideal para la difusión masiva de sus fotomontajes políticos. Con regularidad casi total a lo largo de ocho años,  y a partir de mayo de 1933 en el exilio de Praga, creó para este gran semanario revolucionario más de 200 obras destinadas al uso inmediato del día (a semejanza de las poesías de Mayakovski y Weinert). No fue hasta finales de los años cincuenta cuando dichas obras despertaron por fin a nueva vida en la República Democrática Alemana, porque muchos de los fotomontajes tenían entonces(y todavía guardan hoy) la misma o mayor fuerza expresiva que en la época de su creación. Durante casi dos décadas el nombre de Heartfield había permanecido semiolvidado.  Durante su exilio en Londres, de 1938 a 1950, tuvo muy pocas posibilidades de exteriorizarse como artista agitador. Y regresado a la República Democrática Alemana, se había obligado durante muchos años  a realizar trabajos para editoriales y teatros. Pero a partir de 1957, con su ingreso en la Academia Alemana de  las Artes - que le facilitó  una exposición representativa de toda su obra - cobró fama como clásico de un arte moderno, incluso más allá de las fronteras de su propio país.  Todavía en la última década de su vida prosiguió a través de sus carteles la lucha por las viejas, pero todavía nuevas metas.


Goering, el verdugo del Tercer Reich.
Fotomontaje de John Heartfield
En el otoño de 1967 Heartfield asistió a la inauguración de la exposición de su obra - la última en vida - en el Moderna Museet de Estocolmo. He aquí el texto que en aquel entonces escribiera para el catálogo:   

                Berlín, 9 de junio de 1967

"Acerca de mi trabajo. 
"Puesto que vivimos en la era atómica, una tercera guerra mundial significaría una catástrofe para la humanidad entera, de al que en modo alguno podemos hacernos una idea suficientemente clara. El 13 de octubre de 1937, antes de estallar la Segunda Guerra Mundial, realicé un fotomontaje con el título de Advertencia, y en el que los espectadores de un cine contemplaban las escenas de terror causadas por un ataque aéreo japonés contra la Manchuria del lejano Oriente. El subtítulo del montaje rezaba: "¡Hoy todavía veis en el cine la guerra en otros países, pero sabed: si no os defendéis unidos, mañana también os asesinará a vosotros!" 



"Advertencia" por John Heartfield 

La actual guerra de exterminio contra el heroico pueblo vietnamita en lucha por su supervivencia me llevó a alterar la primera línea de tal forma, que ahora reza: " Hoy todavía veis en el cine la guerra en el lejano Vietnam". ¡ Pero resulta que ahora la guerra ya asola el cercano Oriente! Poco antes, en Grecia todo movimiento político democrático había sido ahogado por el putsch monarcofascista. ¡Las llamas ya crepitan ante nuestras propias puertas!
" Ahora es el momento de que en todos los países las personas amantes de la paz colaboren todavía más estrechamente y movilicen todas las fuerzas necesarias para el fortalecimiento y la salvaguardia de la paz mundial, en el momento en el que unos gobernantes belicistas buscan de nuevo la guerra. Y así como la Guerra Civil de España fue utilizada por los fascistas como campo de pruebas para la Segunda Guerra Mundial, las actuales confrontaciones bélicas están amenazando la paz mundial. Picasso apoyó con su famoso cuadro de Guernica a los heroicos combatientes antifascistas de España. Con ello siguió los pasos de su antecesor Goya en la lucha contra la guerra. También creó esa maravillosa litografía de la mundialmente conocida paloma de la paz, volando en plena libertad. Para que esta paloma no sea ensartada por una bayoneta (como expongo en uno de mis montajes), todas las personas amantes de la paz, cualquiera que sea su credo político, deben unirse estrechamente en la lucha por el mantenimiento de la paz.

" Mi hermano Wieland Herzfelde, mi constante ayudante y eterno compañero en la lucha contra la explotación y la guerra, escribió un poema titulado "Los soldados de la paz" , que comienza así:



Somos los soldados de la paz, 
de ninguna raza ni nación
somos enemigos

Y que concluye:  
Pueblos: que vuestros hijos
no hayan de vivir la guerra.
Que el evitarla,
constituya nuestra victoria.

"Desde nuestra más temprana juventud, mi hermano y yo hemos dedicado todo nuestro trabajo artístico a esta gran victoria."

Estas líneas, que se convirtieron en sus palabras de despedida, todavía guardan validez para nosotros, que vivimos hoy, así como para las generaciones venideras.


* Extraído de John Heartfield Guerra en la paz. Fotomontajes sobre el período 1930-1938.  Editorial Gustavo Gili, 1976. Versión castellana de Michael Faber -Kaiser. Libro con una portada que no utilizaba ninguna imagen de Heartfield.


Y para terminar,  algunos fotomontajes de este artista.



Adolf , el superhombre. Traga oro y escupe basura.

"Tal como en la Edad Media....        ... así en el Tercer Reich" 




Madrid 1936. ¡No pasaran! ¡Pasaremos!

La vieja consigna en el Nuevo Reich: "Sangre y hierro".


¡Urge el rearme!  Y el diálogo entre los esqueletos dice:  - "Sí, sí, vendrá el día en que también se
agoten los beneficios sacados de nuestros huesos".  - "No temas, ya  están previstas las nuevas
hornadas"


Bellotas Alemanas 1933

AÑADIDO: En este  enlace tenéis más información y ejemplos de la obra de Heartfield.

jueves, 7 de marzo de 2013

"LA HIJA DE RYAN" de Bob Fosse

En 1972,  Bob Fosse, Fred Ebb (y John Kander, aunque no conste) produjeron un concierto de Liza Minnelli  para televisión: Liza con Z...  Los cuatro ya habían trabajado juntos un año antes en la adaptación fílmica del musical Cabaret. 

En ese programa de televisión Liza interpretó varios números,  entre los que se incluía también este tema
  (que algún comentario por youtube decía que podía interpretarse como una canción dedicada a la relación entre sus padres; no sé...)


It was a good time
(Mack David/Mike Curb/Maurice Jarre)

I now pronounce you for the rest of your life
I now pronounce you man and wife

It was a good time, it was the best time
It was a party, just to be near you
It was a good time, it was the best time
And we believed that it would last forever
We would stay together and share the laughter
With never ever a morning after
It was a good time, it was the best time
It seemed a short time, but such a good time

Since you're gone and won't be mine again
There are many stars that will not shine again
Except some time deep in my reverie
You return and then I remember when

It was a good time, it was the best time
It was a party, just to be near you
It was a good time, it was the best time
And we believed that it would last forever

Here we go 'round the mulberry bush
The mulberry bush, the mulberry bush
Here we go 'round the mulberry bush, early in the morning

Mama wakes up and she's alone
She's alone, she's alone
Mama wakes up and she's alone, early in the morning

... Falling down ... Lon ... My fair lady
Yes she looks a lot like him, yes she does, but, yes
My fair lady

Baby, baby Bunting, daddy's gone a-hunting
Daddy's gone!

... Dor-mei-vous, dor-mei-vous
Mama will stay near you, mama will be near you
Not your dad, that's too bad!

Good - bye - good - and I believed - ah-hah

Since you've gone and won't be mine again
There are many stars that will not shine again
Except some times deep in my reverie
You return and then I remember when

It - was - a - good - time, it was the best time
It was a party, just to be near you
It was a good time, it was the best time
It seemed a short time, but such a good time


...  y que como algunos ya sabréis, es el tema de "La hija de Ryan" (mi película favorita de David Lean)


PD: ¡Ay! esos títulos tan engañosos de los tebeos que leía de niño... Tanta lectura tendría que salir por algún lado, ¿no?...

miércoles, 6 de marzo de 2013

LOS WYETH

He leído en algún blog que la familia Wyeth viene a ser a la pintura norteamericana lo que la familia Kennedy a la política...  Pero claro, entre la política y el arte, tengo claro qué familia me interesa más...

La cosa empieza con N.C Wyeth (1882-1945), el abuelo. Un gigante de la ilustración... Un clásico.






















Sigue con Andrew Wyeth, el padre (1917-2009). Otro clásico en la pintura norteamericana.

















Y termina (por ahora; aunque podríamos seguir con familiares no sanguíneos; que los Wyeth también emparentaron con otros artistas) con Jamie Wyeth, nieto de N.C e hijo de Andrew.


















LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...